Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Real Zaragoza: Juan Ignacio Martínez y la tercera vía

El alicantino asume el reto de emular a Láinez y Víctor Fernández como solución hacia la salvación

Real Zaragoza
Jim , en imagen de archivo.
Alberto Losa/LOF

Ascensos malogrados, temporadas anodinas, sufrimiento insospechado... Los proyectos del Real Zaragoza en los últimos ocho años en Segunda División están marcados por grandes altibajos, pero ninguna de estas temporadas en el fútbol de plata devoró entrenadores con tanta premura. Juan Ignacio Martínez se convirtió en el tercer inquilino del banquillo zaragocista el pasado 13 de diciembre, cuando se habían disputado 18 jornadas de liga, 10 de ellas con Rubén Baraja al frente y ocho con Iván Martínez como interino. 

En apenas cuatro meses, los que van desde el pasado 20 de agosto (nombramiento de Rubén Baraja como técnico después de que Víctor Fernández anunciase su marcha) al mencionado 13 de diciembre en el que Jim tomó el mando, el club aragonés ha apostado por tres nombres para salir de una situación que ya cuenta con dos precedentes en la actual etapa en Segunda.

El más reciente es el de la campaña 2018-19.Víctor Fernández tomó las riendas el 18 de diciembre y, aunque se llevaban jugadas exactamente las mismas jornadas ligueras (18) que cuando Juan Ignacio Martínez aterrizó en la capital aragonesa, sus predecesores habían disfrutado de mucho más margen de tiempo para trabajar. Fundamentalmente, un Imanol Idiakez que llegó a mediados de junio y salió el 21 de octubre, habiendo disfrutado del mismo espacio (cuatro meses) que Baraja e Iván Martínez juntos. 

A diferencia de la presente, esa campaña 2018-19 fue preparada con una pretemporada al uso. Imanol Idiakez manejó los plazos habituales, alejados del atípico verano que sufrió Baraja en su aterrizaje, pero no fue capaz de hacerse con el equipo y, justo después del Pilar, fecha en la que año tras año se sucede un bache de juego y resultados en el Real Zaragoza, Lucas Alcaraz tomó las riendas de un equipo que se encontraba a cuatro puntos del ‘play off’, a 10 del ascenso directo y a tan solo dos del descenso, peligro que se acrecentó durante los dos meses que el granadido estuvo al frente.

Cinco derrotas, dos empates y un único triunfo (cinco puntos de 24 posibles) fue el rédito obtenido por un Alcaraz que tuvo que ser sustituido por Víctor Fernández a la desesperada, abriendo una etapa que contuvo una montaña rusa de emociones, con la salvación del equipo del infierno de la Segunda División B, el no ascenso marcado por la maldita pandemia y un adiós que más bien pareció un hasta luego. 

La sombra de Víctor

Tanto, que a las primeras de cambio, cuando los resultados no acompañaron a Baraja, la alargada sombra de Víctor volvió a asomar. Y lo siguió haciendo mientras Iván Martínez no daba con la solución que ahora busca Juan Ignacio Martínez, el tercer entrenador de un primer tramo de temporada para el olvido, si acaso comparable con la citada 2018-19 y con la 2016-17, otra que contó con hasta tres preparadores distintos.

Ése año fue César Láinez quien acabó firmando la salvación de forma agónica, después de que Luis Milla y Raúl Agné, igualmente aragoneses, dejaran al Real Zaragoza a solo tres puntos del descenso a falta de 12 jornadas que Láinez saldó con tres victorias, seis empates y tres derrotas, para balance final de 15 puntos sobre 36 posibles que mantuvo al equipo en Segunda. 

Aquel Real Zaragoza tampoco llegó a estar nunca a la altura de las expectativas creadas, pero tardó más que el actual en caer a zona verdaderamente peligrosa. Por eso puede decirse que el desafío que en su día asumió César Láinez es distinto al que hoy comanda Juan Ignacio Martínez. Láinez tuvo menos tiempo para hacerse con el equipo y más colchón de puntos. A Jim le queda toda una segunda vuelta pero sin margen de error. Cada partido es una final. Fundamentalmente, ante rivales como los que próximamente toca enfrentar.

Doble sesión

El triunfo ante el Lugo fue el primer paso de los muchos que quedan por dar. Empezando por el choque contra el Cartagena del próximo sábado y prosiguiendo por los enfrentamientos contra otros rivales directos como el Logroñés (8 de enero) o el Albacete (24 de enero), duelos que marcarán el futuro del Real Zaragoza de Jim.

El nuevo entrenador zaragocista emprendió ayer su tercera semana al frente del equipo con una doble sesión de entrenamiento. Por la mañana, a partir de las 10.30, se trabajó el aspecto físico. Ya por la tarde, el alicantino incidió más en los ejercicios con balón, a pesar del fuerte viento que soplaba en las instalaciones de la Ciudad Deportiva zaragocista. 

Al igual que en los entrenamientos del sábado y el domingo, Jim pudo contar con Adrián González, Sergio Bermejo, James Igbekeme y Alberto Guitián, que se van uniendo progresivamente a la dinámica grupal, una vez superadas sus respectivas lesiones. Por contra, Javi Ros no participó en dichas sesiones, al resentirse de unas molestias en la rodilla que requieren trabajo individualizado.

La plantilla zaragocista guardará descanso hoy, y mañana miércoles está previsto que complete una nueva doble sesión de entrenamiento.

Etiquetas
Comentarios