Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Unos números insostenibles

Las cinco derrotas consecutivas cosechadas por el Real Zaragoza lo sitúan en una delicadísima situación. Solo el Albacete y el Sabadell están peor

Partido Espanyol - Real Zaragoza en imágenes
Partido Espanyol - Real Zaragoza en imágenes
Gerard Franco

Una victoria real en 14 partidos, 10 puntos de 42 posibles, once partidos sin ganar, cinco derrotas consecutivas, cuatro de ellas con Iván Martínez en el banquillo… Los números de este Real Zaragoza no se sostienen. Da igual por dónde empieces o hasta qué fecha te remontes. Los datos ratifican lo que viene siendo la temporada sobre el terreno de juego: un desastre sin precedentes, un hundimiento que, si no es atajado de forma inmediata, supondrá el descenso a Segunda División B a final de temporada. 

Un vistazo a la clasificación actual basta para constatar la dimensión del problema. El Real Zaragoza es vigésimo. Solo el Sabadell y el Albacete Balompié –que igualmente han cosechado una decena de puntos pero tienen peor golaverage– están peor que los aragoneses. Y hacia arriba se empieza a abrir una brecha peligrosísima, que divide con claridad la zona media con los de abajo.

 

Los rivales que están inmediatamente por encima del Zaragoza (Castellón y Alcorcón) suman dos y tres puntos más, respectivamente; pero el decimoséptimo en la tabla (un Tenerife en crisis que también ha apostado por el cambio de entrenador) ha conseguido seis puntos más que el conjunto zaragocista, dos triunfos más en el alarmante primer tercio de la campaña que ayer se alcanzó. 

La derrota ante el Espanyol entraba dentro de los planes, era previsible si atendemos al presupuestos de ambos clubes y al nivel de sus plantillas, pero esa conjetura no debe eclipsar los angustiosos números que ayer se agravaron; ese desplome que convierte al Real Zaragoza de Iván Martínez en el peor equipo del momento.

Final contra el Castellón

Ningún otro ha sumado tan poco (nada) en los últimos cinco partidos. Incluso el Albacete Balompié y el Sabadell han rascado algo. Hasta el Castellón parece ir hacia arriba tras empatar contra el Mirandés en un campo tan complicado como Anduva, antes de recibir pasado mañana al Zaragoza en la que será la primera de las muchas finales que les aguardan. 

Una derrota en Castalia colocaría al cuadro zaragocista a cinco puntos de los castellonenses, si bien es cierto que estos suman un partido más, excusa que también puede ser utilizada en la comparación con el Albacete Balompié pero no con el Sabadell, que igualmente ha disputado 14 jornadas ligueras hasta la fecha.

Si, por contra, el Real Zaragoza es capaz de ganar pasado mañana en Castalia, saldría de los puestos de descenso pero no de una encrucijada que, salvo milagro, marcará lo que resta de temporada. 

Los puntos sumados hasta ahora están sustancialmente por debajo de la media que exige la permanencia. A este ritmo, el Real Zaragoza acabaría la competición con 30 puntos, 20 menos de la cifra en la que se suele alcanzar la salvación, una diferencia que ensalza la gravedad de la situación que atraviesa el equipo aragonés.

Para salvarse, el Real Zaragoza tendrá que sumar 40 puntos de aquí a final de temporada, lo que significa multiplicar por dos su rédito hasta cosechar casi el 50% de los 84 puntos que todavía tiene en juego. Una misión mayúscula.

Etiquetas
Comentarios