Despliega el menú
Real Zaragoza

ciclismo

El asombroso salto de Martí Vigo: de los esquís a la bici

En un hecho insólito, el olímpico aragonés en esquí de fondo salta al ciclismo profesional prácticamente sin pasar por categorías amateur. Correrá en el Androni Giocattoli, uno de los equipos de referencia en Italia. 

Martí Vigo, en una prueba de esta temporada.
Martí Vigo, en una prueba de esta temporada.
RFEDI

Unos excepcionales valores físicos realizados hace unos días bajo la supervisión de Patxi Vila, responsable de rendimiento del equipo Movistar, han sido la llave definitiva para que el esquiador olímpico oscense Martí Vigo, de 22 años, natural de Sesué, en el Valle de Benasque, protagonice una de las promociones más asombrosas que se recuerdan en el ciclismo de alto nivel: correrá, tras firmar un contrato de dos temporadas, en profesionales con el conjunto italiano Androni con solo dos carreras de bagaje en el campo amateur.

El salto confirma el carpetazo definitivo de Martí Vigo al esquí de fondo, deporte en el que se convirtió en promesa nacional y con el que cumplió el sueño olímpico, participando en los Juegos de Pieonchang en 2018 en las pruebas de 15 kilómetros y sprint. A finales del pasado año, Vigo decidió apartarse del esquí y centrarse en sus estudios de fisioterapia. No dejó, no obstante, de lado el deporte activo. La bicicleta sustituyó a los esquís y se fijó debutar en la Quebrantahuesos como objetivo, mientras acompañaba en entrenamientos a su pareja, la aranesa Lydia Iglesias, quien, unos meses antes realizó, curiosamente, el mismo movimiento: dejó el esquí de fondo y se pasó al ciclismo profesional.

Sin embargo, Martí Vigo esconde un motor con una cilindrada para mucho más que el cicloturismo. Hasta hace apenas un año, la bici completaba sus entrenamientos de esquí en época de verano, para seguir ejercitando el trabajo de fondo fuera de la temporada de nieve. Pero su fisiología aún no había desvelado una cualidades aeróbicas idóneas para el ciclismo de elite. Vigo decidió alistarse algunas pruebas competitivas el pasado verano. En su primer día con dorsal, en la Sierra de Guara (Panzano), se proclamó campeón de Aragón de ciclismo en ruta al ser sexto en una prueba con la flor y la nata de las categorías elite y sub 23 de España. Aquello no pasó desapercibido. El equipo navarro Telcom le ofreció participar en el prestigioso Memorial Valenciaga, una de las pruebas de referencia del calendario amateur. En un día de perros, lluvioso y frío, finalizó 13º. Todo ello sin nociones de estrategia, colocación en un pelotón y todas aquellas facetas sobre la bicicleta que son tanto o más vitales como las físicas pero que solo dan la experiencia.

Y así llegó a las pruebas de laboratorio de Patxi Vila. Los valores arrojados fueron excepcionales. A través del mítico Maurizio Fondriest y Paolo Alberati, agentes, descubridores en su día de Egan Bernal, el nombre de Martí Vigo llegó a Gianni Savio, el viejo gran alquimista de talento joven del ciclismo italiano, director deportivo del Androni Giocattoli Sidermac. Alguien que no da puntada sin hilo. No le importó la inexperiencia del aragonés: a correr, se aprende; la genética, la da la naturaleza. Y así cerraron un acuerdo de dos temporadas entre el nuevo ciclista y el manager italiano.

En un caso inaudito, Martí Vigo competirá así en profesionales -su equipo es fijo en el Giro y el calendario transalpino- sin apenas pasar por el ciclismo formativo, prácticamente lo hace como ciclista aficionado, recreativo. Pero tocado por unas cualidades innatas que no han pasado desapercibidas, ni siquiera para Savio. Bajo su manto también corrió y ganó etapa en el Giro otro aragonés, Ángel Vicioso, y se han moldeado jóvenes ciclistas como Egan Bernal -hay muchas coincidencias en el camino del campeón colombiano hacia el Androni con el de Martí Vigo-, Iván Ramiro Sosa, Fausto Masnada o, en su tiempo, Michele Scarponi o Franco Pellizotti.

Martí Vigo llega al ciclismo profesional con mucho trabajo adelantado: conoce la disciplina del deporte de resistencia a nivel elite, los calendarios de competición, las exigencias nutricionales… Ahora, la bici será su nuevo mundo y el valle de Benasque su inmejorable terreno de entrenamiento. Se une así en el pelotón aragonés a Sergio Samitier y Jorge Arcas (Movistar), Fernando Barceló (Cofidis), Jaime Castrillo (Kern Pharma) y Javi Comín (Massi Vivo).

Etiquetas
Comentarios