Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

La evolución de Jair, Adrián y Cristian marca la semana del Real Zaragoza

La larga semana entre jornadas que afronta el equipo da opciones de regreso a algunos lesionados. El central caboverdiano ya trabaja con el grupo. 

Entrenamiento del Real Zaragoza.
Entrenamiento del Real Zaragoza.
TONI GALAN

Sobrepasada la jornada de descanso programada por el cuerpo técnico, el Real Zaragoza de Iván Martínez inicia una semana de largo recorrido, delimitada por el partido del próximo domingo contra la Ponferradina. Una cita en la que el equipo aragonés deberá confirmar la mejora de sensaciones y juego que emborronó la injusta derrota contra el Real Oviedo en lo que fue el debut y puesta en escena de los postulados de Iván Martínez como entrenador del primer equipo.

El joven técnico ha diseñado una semana poblada de entrenamientos, una agenda que le permitirá profundizar en la implantación de conceptos, ideas y mecanismos clave para rearmar la arquitectura táctica del equipo. Un periodo de nueve días -desde el partido contra el Oviedo- que alivia y aligera la sobrecarga del calendario del último mes que se ha revelado como uno de los asuntos letales para la dinámica de un conjunto en construcción.

Estos días, este amplio margen hasta el siguiente encuentro, también pone en expectativa a Iván Martínez sobre la recuperación de jugadores clave de una enfermería colapsada por las lesiones -otro factor inevitable a la hora de explicar las causas de la crisis zaragocista-. Vigaray ya tuvo papel de convocado contra el Oviedo, y, ahora, los plazos de recuperación apuran sus últimos días en los casos de Jair Amador, Adrián González y Cristian Álvarez.

El portero sufrió una microrrotura muscular en los isquiotibiales en la derrota de Tenerife que le impidió defender la portería del Real Zaragoza contra el Oviedo. En principio, el periodo previsto para su vuelta era de entre 10 y 15 días, por lo que, en función de su mejora física en los próximos días, podría estar disponible contra la Ponferradina. Es un jugador clave para los planes de Iván Martínez, casi tanto como Jair Amador, el central a quien la sucesión de lesiones desde agosto lo tiene prácticamente inédito.

Por rango, experiencia y nivel, el central de origen caboverdiano debía asumir un papel básico en la defensa del equipo, más ahora con la lesión de Atienza y la sanción de Alejandro Francés. Jair sufrió hace casi un mes, contra el Leganés, una rotura fibrilar en psoas ilíaco de la pierna izquierda. El periodo de recuperación se estableció en torno a un mes, fecha que se cumplirá precisamente en el partido contra la Ponferradina. Está previsto que esta semana, Jair dé un paso adelante en la calidad y carga de los entrenamientos, se integre en el trabajo de grupo -ya lo ha hecho hoy lunes- y se acerque a su estado de competición. Si la evolución es positiva, podría estar disponible contra la Ponferradina. El Zaragoza sufre un aluvión de bajas en defensa, pero es improbable que, llegado el caso, Jair sea titular en El Toralín: las características de su lesión o los riesgos de un exceso de minutos y esfuerzos lo desaconsejan.

También apura ya su mes de recuperación Adrián González, también lesionado en Leganés, en pleno calentamiento previo al partido cuando iba a salir de titular. El centrocampista sufrió una rotura en el músculo recto anterior de la pierna derecha. Al igual que en el caso de Jair, su evolución durante la semana determinará sus opciones de estar en Ponferrada. Marcha un paso por detrás que el central en la recuperación y sus plazos son más ajustados, pero tiene posibilidades de estar disponible al menos para entrar en la lista.

Iván Martínez estará pendiente de todos ellos para recomponer un equipo que en su debut contó con hasta ocho bajas, un condicionante de difícil gestión.

Etiquetas
Comentarios