Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Real Zaragoza-Málaga. Objetivo: una semana redonda

El equipo aragonés pretende dar un salto de calidad en su juego y sumar la tercera victoria en siete días naturales, un inicio soñado en este complicado año 20-21.

Los jugadores del Real Zaragoza salen de la sala de vídeo antes del ensayo del viernes.
Los jugadores del Real Zaragoza salen de la sala de vídeo antes del ensayo del viernes.
Guillermo Mestre

En el deseo colectivo del zaragocismo asoma hoy una tarde de domingo que acabe con una victoria ante el Málaga en La Romareda, circunstancia que ubicaría al equipo aragonés en la zona alta de la clasificación... con dos partidos menos, aún por jugarse en el futuro próximo, los aplazados ante Girona y Almería de las dos primeras jornadas. Un anhelo impensable hace solo 15 días, vistas las trazas del juego del cuadro que dirige de nuevas Rubén Baraja –lleno de impurezas todavía, en facetas clave del fútbol– en un inicio de liga anómalo por mil cosas, pero que se ha consolidado como algo posible en una semana de réditos altamente positivos para un equipo al que se presupone en crecimiento, en alza en sus hipotéticas prestaciones.

Como bien destacó el propio Baraja en su rueda de prensa previa a esta 6ª jornada liguera (que es la 4ª para los blanquillos), en apenas 72 horas de la semana que hoy concluye se han dado dos inputs que han catapultado la moral, la autoestima y la calma mental a un equipo verde, inmaduro y con un tremendo margen de mejora a todas caras.

Uno, el gol de Narváez en el minuto 88 del partido anterior frente al Albacete, cuando todo estaba encaminado al 0-0 inicial entre un fútbol primario a más no poder, que transformó la resolución en un 1-0 victorioso y altamente celebrado dentro y fuera del campo por los zaragocistas.

Y otro, el esperado fallo del Comité de Competición otorgando al Real Zaragoza los 3 puntos del choque disputado justo antes en Alcorcón, por alineación indebida de los madrileños. El 0-0 con el que acabó aquel duelo derivó en un 0-3, por vía normativa, que es oro molido. De repente, el patinazo inicial con LasPalmas en casa (2-2) queda minimizado por estos dos singulares triunfos y la rentabilidad real del balbuceante Zaragoza 20-21 es indiscutible. Los números están ahí y, además, pueden seguir incrementándose vista la dirección del viento.

Ganar hoy al Málaga, en el segundo partido consecutivo como locales de los zaragocistas, supondría hacer un 10 de 12 en puntuación que igualaría el mejor inicio histórico en Segunda, logrado el año pasado por el ilusionante grupo de Víctor Fernández que, al final, falló como todos en el salto definitivo hacia la Primera División. Este es el más claro ejemplo de que, en el mundo del balompié, al éxito se puede llegar por caminos bien dispares, con métodos antagónicos en cuanto a plasticidad, emociones o seducción visual. Lo que cubica, si salen las cuentas, es el arqueo de caja en la clasificación: los puntos. Pragmatismo.

Baraja recupera al sancionado Nick y al ariete Vuckic, que vuelve triunfante de su trilogía de partidos con su selección, Eslovenia, con la que ha marcado cinco goles ante San Marino, Kosovo y Moldavia. Otra cosa es que sean titulares, que tiene pinta de que no. Hoy es un buen día para repetir alineación, ante el torbellino de partidos que se viene encima en el próximo mes, al ritmo de los que compiten en Europa, uno cada tres o cuatro días. Las rotaciones vendrán solas, sin remedio. No hay que aprontarlas.

En frente estará el Málaga, ex Primera venido a menos. Rival que parece propicio para seguir creciendo, para hallar algún punto de luz en el fútbol que propone Baraja que ayude a creer a todo el mundo. El Málaga es un galimatías dirigido en el caos por el jeque Al Thani, ahora administrado judicialmente. Tiene solo 18 fichas profesionales, por sanción de La Liga. Ha despedido en un ERE a media docena de clásicos (el zaragocista Adrián entre ellos). Y, además, viene con bajas relevantes. Si jugando con poca soltura las rentas son excelentes, el día que el Zaragoza se suelte un poco más... 

Etiquetas
Comentarios