Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Real Zaragoza: cinco días de urgencias en la operación salida

El área deportiva del club ha de dar salida antes del viernes a Kagawa o Raí Nascimento (al menos uno de los dos extracomunitarios) para poder inscribir a Gabriel Fernández.

Kagawa y Raí Nascimento, en los entrenamientos del Real Zaragoza de la semana pasada.
Kagawa y Raí Nascimento, en los entrenamientos del Real Zaragoza de la semana pasada.
Tino Gil/Real Zaragoza

Comienza en este lunes la semana en la que el Real Zaragoza se va a enganchar a la liga 2020-21 después de haber retardado el inicio natural de la competición en dos jornadas, ambas aplazadas para compensar la tardía finalización del pasado curso entre quienes debieron jugar la promoción de ascenso. El sábado, a las 4 de la tarde, los zaragocistas debutarán ante Las Palmas en La Romareda y ya estarán inmersos en la nueva campaña.

En ese momento, dentro del último fin de semana de septiembre, aún restará una semana más de mercado estival de fichajes. En este tiempo de pandemia donde todo se ha alborotado y nada se atiene a la normalidad conocida, las ligas principales de Europa pactaron que la ventana de transacciones de futbolistas permanezca activa hasta el lunes 5 de octubre. Habrá, pues, ocho días más, después de jugarse el partido Real Zaragoza-Las Palmas, para rematar el perfil del nuevo equipo.

Pero, entretanto, hay una cuestión de enorme trascendencia en los planes de Rubén Baraja, el nuevo entrenador, que el área deportiva debe solucionar a toda costa antes de la noche del viernes, en cinco días a más tardar. Se trata de hacer efectiva, cuando menos, la salida del Real Zaragoza de uno de los dos extracomunitarios que tiene ahora en nómina: bien el japonés Kagawa, o bien el brasileño Raí Nascimento. 

Es condición sine qua non para que, cuando llegue el viernes por la tarde el plazo límite para la inscripción federativa de las fichas de cara al nuevo curso, sea posible dar de alta al delantero centro uruguayo Gabriel Fernández, alias Toro, el último fichaje que, eso sí, no ha debutado en los amistosos de Tarragona y ante el Girona, aunque ya estaba presentado y se contaba con su concurso (se aducen problemas físicos, sin parte médico oficial del club).

En Segunda División el reglamento solo permite tener dos licencias extracomunitarias por club. Y, por motivos laborales-sindicales, no es posible dar de baja a uno de los ‘extranjeros’ con contrato vigente para inscribir a un nuevo fichaje de esa condición. El club quedaría expuesto a una dura sanción de actuar así, algo que no hará nunca por ello.

Es decir, que dentro de la operación salida –que aún tiene varias piezas en el escaparate y en disposición de salir del actual vestuario blanquillo–, a Lalo Arantegui, el director deportivo del Real Zaragoza, se le presentan horas de cierto vértigo por delante a partir de la primera hora de la mañana de este lunes.

A Kagawa y su entorno se les ha trasladado en las últimas fechas, con nitidez, el deseo del club de prescindir de sus servicios (tiene un año de contrato vigente). El internacional nipón, por el contrario, no se ha mostrado receptivo a esa sugerencia directa. El UD Logroñés, recién ascendido a Segunda, está interesado de manera directa por su contratación, pero Kagawa se cierra en banda y esgrime su deseo de cumplir su contrato en el Zaragoza (de continuar, sería el futbolista más caro del nuevo equipo, con alrededor de 400.000 euros de ficha comprometidos desde su llegada, entre una enorme expectación, en agosto de 2019). En sus redes sociales, el asiático ha sugerido esa voluntad de hacer oídos sordos a la solicitud del club. El área deportiva decidió, mientras, que Kagawa no fuera convocado –y no jugase, por lo tanto– ninguno de los tres amistosos de la semana pasada ante Getafe, Nástic y Girona. Una señal rotunda que, además, miraba por evitar cualquier lesión que eche abajo la intención. El asunto del japonés es, desde ya mismo, algo incandescente en los despachos del club.

Paralelamente, el otro extracomunitario, el carioca Raí Nascimento, se halla en otra dimensión dineraria y deportiva, aunque también puede ser la solución para poder inscribir a Gabriel Fernández en las próximas 96 horas. Raí viene de cuajar una notable temporada en el Ibiza de Segunda B, donde jugó cedido y peleó por el ascenso a Segunda en la promoción. El extremo cayó lesionado en el último partido de los ‘play off’ tras una dura entrada de un rival del Cornellá y ha llegado justo a los partidos de pretemporada, que tampoco ha disputado –en la recta final de la recuperación médica– por la misma razón preventiva que Kagawa.

Le queda un año de contrato y, en el caso de que Baraja contase con él (cuestión no descartada al cien por cien), debería renovar su compromiso. Si al final ha de marcharse, falta decidir con su entorno familiar –coincidente con el de la representación en este caso– la fórmula a adoptar. Si Kagawa finalmente saliera, no se descartaría su continuidad en la plantilla.

Estas son ahora las prioridades de Lalo para despejar la caseta, pero no son las únicas. Una vez dilucide este problema candente, faltará concretar la situación de Lasure, Papunashvili o Clemente, un trío cuya estabilidad en el plantel –o su marcha– aún no se ha consumado en firme a día de hoy.

Etiquetas
Comentarios