Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Guti valora la sugerente oferta del Almería

El equipo andaluz, rival zaragocista en Segunda División, ofrece más dinero al club y al jugador que los ‘primeras’ que se han interesado por el aragonés.

Guti, en plena carrera durante una fase física del entrenamiento del Real Zaragoza.
Guti, en plena carrera durante una fase física del entrenamiento del Real Zaragoza.
Tino Gil/Real Zaragoza

La UD Almería, equipo rival del Real Zaragoza en la Segunda División, se ha colocado en las últimas horas como el principal pretendiente de Raúl Guti por cuestiones exclusivamente económicas. El club andaluz, regido por el ministro saudí (asesor de la corte real del país árabe) Turki bin Abdulmohsen bin Abdul Latif Al-Sheikh, supera con creces al resto de interesados en su oferta el dinero que cobraría el Real Zaragoza como traspaso y, asimismo, el salario que percibiría Guti una vez incorporado a sus filas.

Este factor dinerario rompe los esquemas previstos hace tiempo respecto del futuro inmediato de Guti. Todo apuntaba a que las mejores ofertas llegarían de Primera División, aspiración deportiva que anhela el futbolista zaragozano de 25 años a estas alturas de su carrera, después de tres campañas completas en Segunda en las filas del club de su vida, el Real Zaragoza. En ningún caso se preveía que, avanzado ya el mercado estival de este anómalo 2020, sería un club de la misma categoría, la de plata, el que se posicionaría como mejor pretendiente. Pero así sucede ahora mismo y así se evalúa y analiza, con sumo detenimiento, desde el prisma del fútbolista y desde la propia SAD zaragocista. Al fin y al cabo, la operación tiene un sustrato puramente financiero, por lo que es ese factor el que acaba prevaleciendo ante cualquier escrutinio más global que pueda hacerse.

El Almería, según fuentes consultadas en la capital sureña, está dispuesto a pagar hasta 4 millones al Real Zaragoza por los derechos de Guti. El jugador doblaría, de entrada, su salario respecto del que tiene firmado en el club aragonés. Los tanteos mantenidos por los ejecutivos zaragocistas con clubes de Primera, casos del Levante, Eibar o Elche, no pasan en ninguno de los casos de un ofrecimiento en concepto de traspaso por valor de 2,5 millones. Muy escasa cifra para lo que requieren las arcas blanquillas y, también, para lo que se considera como valor de mercado del propio centrocampista.

Por esta razón, la eclosión del Almería ha significado en las últimas horas un descolocamiento evidente del orden astral de las cosas. Si Guti, que estudia la propuesta con buenos ojos, se marchase al equipo andaluz, el Real Zaragoza estaría reforzando a un rival que, como el último año, se presume rival directo en pos de subir a Primera. Circunstancia no esperada y no deseable. Pero el dinero puede acabar mandando, como sucede en todo el mundillo del profesionalismo hace tiempo. Al futbolista y su entorno de representación (el exfutbolista Gaizka Toquero es su mentor) tampoco les produce demasiado trauma no ir a jugar en Primera si la compensación económica merece la pena, como parece.

El Almería, que ha vendido a Darwin Núñez al Benfica luso por 25 millones, es hoy un club rico en en Segunda. Su tope salarial, merced a esta venta y al aporte de Turki, superará en mucho a la inmensa mayoría de equipos de la categoría. Por supuesto, la diferencia con el Real Zaragoza (su límite oscilará en torno a los 6 millones) será aplastante.

Traspaso obligado y programado

Raúl Gutiérrez ‘Guti’ sabe desde hace meses que su futuro, una vez concluida la accidentada temporada 19-20 en agosto, está fuera del Real Zaragoza. Su papel, una vez truncado el intento de ascenso a Primera División –que era el único pasaporte que servía para su continuidad en el equipo–, es el de activo por el que el club va a obtener los perentorios réditos económicos que sustenten el presupuesto deportivo del año siguiente, el que ya comienza de inmediato.

Guti es el Vallejo de 2014. O el Diego Rico del año siguiente. O el Soro y el P. Biel del verano pasado. Futbolistas con cuyas ventas fue parcheando el Real Zaragoza sus agujeradas cuentas, heredadas de un pasado casi letal, que siguen necesitando remiendos permanentes mientras no logre el club poner al equipo en Primera. A lo que se obtenga por Guti habrá que sumar el el millón y medio de euros que el Cádiz ha pagado finalmente por Pombo, que se fue cedido allí enero con esa obligación de compra si los amarillos ascendían, como acabó aconteciendo.

Desde junio, varios equipos de Primera comenzaron sus aproximaciones al Zaragoza respecto del canterano Guti. Todo el mundo supo enseguida que la cláusula de rescisión del contrato de Guti, que fina en 2023, es de 10 millones de euros. Y también se coligió, en el peculiar zoco del fútbol profesional, que el club lo traspasará por una cifra inferior, aunque apurará lo más que pueda para obtener lo más posible en la transacción. Las fluctuaciones del mercado van conformando una realidad según pasan las semanas. Y el Real Zaragoza tendrá que saber cuándo hay que plantarse o no darse más mus.

A 25 días del final de la ventana veraniega de fichajes aún hay espacio temporal para maniobrar. Pero, en términos de consolidación de de la plantilla, quizá todo deba resolverse mucho antes.

Etiquetas
Comentarios