Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

real zaragoza

Narváez, delantero del Betis, debe ser el siguiente fichaje del Real Zaragoza

El colombiano, versátil punta que ha jugado cedido en Las Palmas hasta julio, puede ejercer de extremo zurdo o de ‘9’ puro.

Narváez celebra uno de los dos goles que anotó ante la Ponferradina con Las Palmas en julio.
Narváez celebra uno de los dos goles que anotó ante la Ponferradina con Las Palmas en julio.
UDLP

Juanjo Narváez, delantero-extremo zurdo que pertenece al Real Betis, debe ser el siguiente fichaje –el sexto– del Real Zaragoza si todo discurre dentro de las previsiones del club aragonés. Ese plan de trabajo tiene marcada en el calendario la posible oficialidad de su contratación para antes del próximo fin de semana. No tiene el Zaragoza demasiado tiempo que perder en este verano anormal y escaso en fechas de preparación.

El punta colombiano de 25 años, que posee la nacionalidad española asimismo, espera desde hace 10 días un nuevo destino, una vez conoció que el nuevo entrenador bético, el chileno Manuel Pellegrini, no cuenta con él en su proyecto de Primera para la inminente campaña 20-21.

Narváez, de hecho, ya jugó cedido el año pasado fuera del equipo verdiblanco, en Las Palmas. Su buen año en Canarias, aderezado con una buena tacada de goles en el extraño apéndice final de la liga tras el confinamiento (anotó en este tramo cinco de los siete totales del curso), no ha sido suficiente para ganarse la confianza en el club del Villamarín y su destino está definitivente en otro lugar.

Zaragoza es el destino elegido por Narváez y su entorno. Eso se da por hecho en las últimas horas por todas las partes. Los pasos dados por la entidad blanquilla, a través de su dirección deportiva y dirección general en las últimas dos semanas, han ido dando forma a un fichaje que se antoja inminente una vez se pudo cerrar en las últimas horas el que, por orden prevalente, le precedía: la cesión ya consumada del italiano Zanimacchia procedente de la Juventus de Turín.

Juanjo Narváez llegará en propiedad al Real Zaragoza, algo que ha sido inusual en la era Lalo Arantegui en sus múltiples movimientos para las posiciones de la delantera. El responsable del área deportiva siempre volcó los esfuerzos económicos –siempre escasos y al céntimo– en la portería, la defensa y el medio del campo; su estrategia siempre sostuvo que los puntas llegasen preferentemente a préstamo. Con Narváez, que por su versatilidad puede ser útil tanto como extremo izquierdo como de ‘9’ puro, esa tesis tiende a cambiar puntualmente.

Narváez aguarda impaciente la culminación de este trato que lo debe traer al Real Zaragoza. No es para menos, pues está al margen del trabajo ordinario de su club matriz, el citado Betis. Los sevillanos iniciaron su precampaña el 10 de agosto con 31 futbolistas en nómina y dejaron fuera de su concentración de Marbella a Narváez en un gesto que fue definitivo para forzar su rescisión de contrato y la búsqueda de un nuevo horizonte. Las Palmas, donde jugó el curso pasado, optó a acogerlo por más tiempo. Pero Zaragoza ha seducido más al jugador cafetero.

Pese a su idéntico origen geográfico respecto de los recientes Luis Suárez, Daniel Torres o el singular Jeison Medina, Narváez tiene otro perfil personal, pues acumula ya ocho años residiendo de manera continuada en España, a donde llegó con apenas 17 años captado por el Real Madrid para su cantera.

Desde 2012, el delantero que pretende incorporar el Real Zaragoza en las próximas 48 horas a lo más tardar, ha jugado en el juvenil merengue, en el Real Madrid C (Tercera División) bajo la batuta del exzaragocista José Aurelio Gay, en el RM Castilla en Segunda División (fue compañero fugaz de los Cabrera, Willian José, Lucas Vázquez, Diego Llorente, De Tomás, Burgui...). También en el Betis B, previo paso al primer equipo bético en Primera. Y, en el último trienio, se ha convertido en un pequeño trotamundos de Segunda con las cesiones al Córdoba, Almería y Las Palmas.

No tiene números impactantes. Siempre fue más una promesa que una realidad. Pero, desde los 17 hasta sus actuales 25 años, ha madurado por fuerza en ocho temporadas dispares. Y aún le queda recorrido a su carrera, algo que el Zaragoza confía en explotar.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión