Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Real Zaragoza: fichajes en un limbo

Jugadores para la próxima temporada, como Pep Chavarría, Haris Vuckic o Jair Amador, son las otras víctimas colaterales del actual caos e incertidumbre de la competición. En condiciones normales, el club ya hubiera anunciado sus contrataciones, pero, mientras tanto, se ven obligados a entrenar en solitario.

Haris Vuckic, en un partido con el Twente
Haris Vuckic, en un partido con el Twente
FC Twente

Como es sabido desde hace días, el Real Zaragoza tiene firmados los fichajes con la carta de libertad del delantero esloveno Haris Vuckic (Twente) y del lateral izquierdo Pep Chavarría (Olot), además de tener acordada (la situación actual impide precisamente cerrarla por completo) la llegada mediante traspaso del central zurdo Jair Amador (Maccabi Tel Aviv) para dos temporadas. Son operaciones consumadas, pero pendientes del último paso: el anuncio oficial.

Estos jugadores, que defenderán la camiseta del Real Zaragoza la próxima temporada, son las otras víctimas colaterales del actual caos e incertidumbre que preside la competición y mantiene bloqueados los play off de ascenso. En condiciones normales, el club ya habría oficializado sus incorporaciones y, la próxima semana, en torno al 11 de agosto, iniciarían la pretemporada del equipo, como así harán el grueso de vestuarios del fútbol profesional español.

Pero ellos, no. Sin responsabilidad alguna en este dislate, jugadores como Pep Chavarría, Vuckic o Jair Amador están obligados a ejercitarse en solitario, alejados de las dinámicas de grupo y de los ritmos naturales de entrenamiento.

Por ejemplo, Chavarría y Vuckic, atados por el Zaragoza en los primeros meses del año, antes incluso de la pandemia, son ya, a todos los efectos, tras expirar sus vinculaciones con sus anteriores clubes, jugadores con contrato en vigor en el Real Zaragoza. Desde el pasado 1 de julio, pertenecen a su plantilla y desde el pasado 4 de agosto, si el club así lo dispusiera, podrían ser inscritos como nuevas incorporaciones. De hecho, el Zaragoza podría tenerlos ya, sin ningún tiempo de impedimento legal o jurídico, entrenando a las órdenes de Víctor Fernández. Sin embargo, por razones lógicas (la temporada 19-20 sigue activa a todos los niveles, los códigos del grupo que lleva peleando el objetivo deben seguir respetándose sin distorsión alguna, la actualidad está focalizada en los play off…); no se integrarán aún a la disciplina zaragocista, y no lo harán hasta que acabe la temporada, momento en el que el club anunciará sus fichajes de forma oficial.

El contacto de los dirigentes del Real Zaragoza con estos futbolistas es continuo. Se les ha pedido paciencia y comprensión, a la vez que se les ha impartido indicaciones para llegar lo mejor de forma física posible al inicio de la próxima campaña.

Pep Chavarría y Vuckic, en sus casos, acumulan casi cinco meses sin competir ni entrenar en grupo. El Olot de Chavarría, al no entrar en fase de ascenso a Segunda, dio por concluida su temporada con el estallido de la pandemia y ya no reanudó su marcha. Por su parte, en Holanda, el curso acabó a mitad de marzo, cuando el coronavirus puso en jaque a Europa, por lo que el Twente de Vuckic, quien incluso acabó por desvincularse antes del 30 de junio, tampoco reinició su actividad en junio.

Mientras tanto, el delantero esloveno se ha estado ejercitando en solitario con un preparador personal entre Holanda y su país. Lo mismo que Pep Chavarría, suscrito a un plan de trabajo en su hogar, en Figueres, bajo la supervisión de un entrenador. Ellos y Jair Amador aguardan un desenlace en Segunda para viajar a Zaragoza y vestir su nueva camiseta tan pronto como sea posible.

Etiquetas
Comentarios