Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

De Lucas Alcaraz a Lucas Alcaraz

El predecesor de Víctor Fernández en el banquillo del Real Zaragoza se cruza, como entrenador del Albacete, en el camino del equipo aragonés justo en un momento crítico, clave para su historia reciente.

Lucas Alcaraz, con mascarilla, junto a su segundo, Chus Cañadas.
Lucas Alcaraz, con mascarilla, junto a su segundo, Chus Cañadas.
Albacete Balompié

La noria del fútbol pone delante del Real Zaragoza, en un momento crítico y de alcance histórico como el actual, a Lucas Alcaraz, el, hasta hoy, penúltimo entrenador que se sentó en su banquillo. Casi 20 meses después de que el club aragonés nombrara a Víctor Fernández como su relevo en un equipo sin norte alguno, muchas cosas han cambiado para todos. El Zaragoza, que en aquel diciembre de 2018 se quitaba de las piernas las llamas de los puestos de descenso, es ahora un aspirante al ascenso a falta de dos jornadas. Lo curioso del asunto es que, aunque la realidad deportiva es radicalmente distinta, las sensaciones de angustia, miedo y depresión presidente la actualidad del equipo.

Y es precisamente Lucas Alcaraz quien ha recibido boleto como juez en este desenlace del conjunto aragonés como entrenador del Albacete, del próximo rival, cruzándose así frente a Víctor Fernández, quien soporta ahora en sus carnes las mismas dudas, inseguridades, frustraciones que toda crisis de fútbol produce en sus oficios y que Lucas Alcaraz sufrió en Zaragoza hasta el punto de ser desposeído del cargo de entrenador.

A Lucas Alcaraz se lo llevó por delante un derrumbe de una sola victoria en los ocho partidos en los que dirigió al equipo aragonés, completados con cinco derrotas y dos empates, en cierto modo, una dinámica tan devastadora como la que firma ahora el Zaragoza de Víctor Fernández. Pero los momentos y protagonistas eran otros. Alcaraz no supo encontrarle al equipo la tecla que tan desajustada había dejado Idiákez. Como él, se encontró con los físicos minimizados de dos figuras clave como Guti o Eguaras, y probó y varó fórmulas sin éxito.

Le relevó Víctor Fernández y Alcaraz pasó a la cola de entrenadores desempleados, hasta que en febrero recibió, para relevar al destituido Ramis, la llamada del Albacete, entonces 15º en la clasificación después de que la pasada campaña jugara el play off de ascenso.

Después de 14 partidos, el Albacete no ha mejorado su situación y el Zaragoza le visitará en su peor clasificación de la temporada, 20º, en posiciones de descenso. Sin embargo, el conjunto de Lucas Alcaraz no es un rival fácil de batir. Le cuesta ganar debido a sus problemas anotadores (es el equipo menos goleador de Segunda, con solo 31 tantos en 40 partidos), pero siempre está cerca de hacerlo. 

Con Alcaraz, suma tres victorias, nueve empates y dos únicas derrotas en 14 encuentros. Estas derrotas han llegado precisamente en el reinicio de la competición, hasta el 13 de marzo, el Albacete de Alcaraz, en cinco jornadas, estaba invicto. Perdió en la primera jornada de la reanudación liguera contra el Almería en el Carlos Belmonte y en la última jugada, en su visita al Elche.

Esta dinámica, con pocas victorias y pocas derrotas, habla del equipo de Alcaraz como un conjunto con ciertas garantías competitivas, en manos de su acierto ante el gol. Algunas claves sobre las que el Real Zaragoza deberá plantear el reencuentro con el que fue su entrenador hace año y medio. De Lucas Alcaraz a Lucas Alcaraz en 20 meses, de escapar de una pesadilla a seguir mirando un sueño. 

Etiquetas
Comentarios