Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

El momento de romper el maleficio en casa

El Real Zaragoza tan solo había sumado cuatro derrotas seguidas como local en 1952 y 1995. 

Nieto, Delmás y Vigaray en el entrenamiento de este miércoles. Los tres pueden ser titulares.

Más allá de la victoria y de los tres puntos en juego, esenciales para regresar a los puestos de ascenso directo, el Real Zaragoza afronta este domingo el reto de acabar con un maleficio histórico. El conjunto aragonés acumula cuatro derrotas consecutivas en casa (Alcorcón, Almería, SD Huesca y Rayo Vallecano), racha adversa que tan solo cuenta con dos precedentes en los 87 años de recorrido del zaragocismo por el fútbol español. 

La primera vez que los maños perdieron cuatro encuentros de forma consecutiva como locales fue en la temporada 1952-53. Entre la jornada 1 y la 7, el equipo que por aquel entonces dirigía Elemer Berkessy cayó frente al Real Valladolid (0-4), Deportivo de La Coruña (1-2), Málaga (0-2) y Barcelona (1-5) en el estadio de Torrero, para después empatar contra la Real Sociedad (3-3) y poner fin a la racha que acabó con la destitución del técnico húngaro. El secretario técnico José Luis Conde se hizo cargo del banquillo como interino hasta la contratación del gerundense Domingo Balmanya, que no logró evitar el descenso a Segunda División solo un año después de haber logrado el ascenso. 

El segundo precedente de cuatro encuentros seguidos con derrota en casa data de la campaña 1995-96. El Real Zaragoza fue incapaz de sumar en La Romareda ante Tenerife (0-2), Real Sociedad (1-2), Atlético de Madrid (0-1) y Sevilla (0-1) en las jornadas 7, 9, 11 y 13. Hubo que esperar hasta la 15 para lograr un empate frente al Celta de Vigo y finiquitar una racha contraria que, curiosamente, también se dio con Víctor Fernández como entrenador. 

Aquel Real Zaragoza militaba en Primera División y sufrió para mantener la categoría que ahora lucha por recuperar. Para ello, es indispensable que se reconcilie con su estadio y mejore las sensaciones ofrecidas en el último encuentro jugado como local ante el Rayo Vallecano. 

Quince años después –y con otra etapa más de por medio–, el técnico del barrio Oliver aspira a devolver al club de su vida al lugar del que nunca debió salir. Y para ello, es indispensable que el equipo se reconcilie con su feudo esta noche (21.45/Movistar Vamos). La derrota encajada ayer por la SD Huesca ante el Racing de Santander permite que el Real Zaragoza vuelva a depender de sí mismo en las tres jornadas que restan, pero no hay margen para más tropiezos ni excusas.

La ausencia de público en las gradas, tan nociva para el Zaragoza, se debe suplir con el ahínco de acercar el objetivo. El estímulo de recuperar la segunda posición debe bastar. La victoria es ineludible.

Etiquetas
Comentarios