Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza-sd huesca

Los detalles, ese factor incontrolable

La puntería, las decisiones arbitrales o los rebotes oportunos también son parte del fútbol, y al Zaragoza le condenaro anoche en La Romareda en el momento más decisivo.

RZ - Huesca / 30-06-2020 / FOTO: GUILLERMO MESTRE [[[FOTOGRAFOS]]]
Las mejores imágenes del Real Zaragoza-Huesca de la jornada 36ª de Segunda División.
Guillermo Mestre

Los partidos de fútbol se diseccionan en la previa de cientos de maneras. Los entrenadores estudian al milímetro el sistema del rival, el esquema táctico a exprimir o la estrategia en el balón parado. Dedican horas a analizar decenas de datos estadísticos: si es mejor atacar por la derecha o por la izquierda, si un centrocampista tiende a cerrar el espacio interior o el exterior o a qué lugar acostumbra a lanzarse el guardameta rival en los penaltis. Sin embargo, a pesar de que el fútbol se estudia desde múltiples prismas, hay un factor que escapa totalmente a la preparación, un elemento incontrolable para los técnicos: los detalles. El fútbol, cuando es igualado y parejo, se decide por pequeños detalles. Los marcadores suelen resolverlos un centímetro arriba o un centímetro abajo. Como le sucedió anoche al Real Zaragoza en La Romareda frente a la Sociedad Deportiva Huesca. 

En un partido que tenía empatado en el minuto 94, cayó derrotado por un detalle, una decisión arbitral determinada –más o menos acertada, más o menos polémica– y un rebote suelto que, igual que le podría haber caído a un defensa zaragocista, se le apareció entre las piernas al azulgrana Javi Galán, un trabajador lateral extremeño que, desde ayer, ya es parte de la historia del club oscense, autor del decisivo gol que supuso su primer triunfo oficial en La Romareda. Los zaragocistas reclamaron con vehemencia falta previa de Pulido sobre Puado, en una jugada interpretable desde diferentes prismas, pero el colegiado manchego, Isidro Díaz de Mera Escuderos, validó el tanto y certificó así el triunfo del Huesca.

Antes, otros detalles impidieron al Real Zaragoza ponerse por delante en la segunda mitad, cuando desplegó sus minutos de fútbol más punzante. Detalles como que el zurdazo de Luis Suárez, cruzado y voraz, se topara con el palo en el minuto 62. Unos centímetros más a la izquierda y, probablemente, el Zaragoza hubiera ganado anoche. Como por escasos centímetros se marchó el cabezazo de Atienza incomprensiblemente en el 81. El central cordobés remató solo, en una posición inmejorable, pero su remate se le marchó fuera. Detalles, decíamos.

Al Real Zaragoza, hasta anoche, le había sonreido la fortuna con los resultados de sus rivales directos por el ascenso, pero, de un plumazo, vuelve a tener al Huesca a solo tres puntos y al Almería a cinco. Con apenas 18 por delante, serán en buena medida los detalles los que determinarán quién asciende en el tren directo a Primera División y quién tiene que estirar la temporada y buscar su sitio en la élite vía ‘play off’. No hay tiempo para lamentarse, el comprimido fútbol tiene guardada a la vuelta de la esquina una nueva oportunidad.

Etiquetas
Comentarios