Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

El Real Zaragoza ya mira al Huesca

El equipo de Víctor Fernández afronta seis días de recuperación y puesta a punto antes del trascendental derbi aragonés del próximo lunes. Los zaragozanos se han entrenado tras la victoria contra el Extremadura. 

Javi Puado ya se entrena con sus compañero. Imagen del entrenamiento de este miércoles tras la victoria contra el Almería
Javi Puado ya se entrena con sus compañero. Imagen del entrenamiento de este miércoles tras la victoria contra el Almería
TINO GIL/REAL ZARAGOZA

Liquidado el partido contra el Extremadura, el Zaragoza volvió a la capital aragonesa la pasada madrugada con una única preocupación ya en su agenda: el derbi contra el Huesca en lo que se intuye un partido trascendental en sus aspiraciones por el ascenso. Desde este miércoles, el equipo de Víctor Fernández ha iniciado la cuenta atrás de seis días hacia el encuentro del lunes.

Primero, con el clásico entrenamiento de recuperación postpartido, algo más liviano para quienes jugaron en Almendralejo y algo más intenso para los suplente y quienes no participaron. Entre este grupo, ya han figurado Puado y James Igbekeme, mejorados de sus problemas físicos, y con la intención de llegar a tiempo contra el Huesca.

Este partido marca el horizonte del Real Zaragoza. Tendrá seis días de aproximación, uno más que el rival oscense, un periodo para preparar con más detalle y más días las claves del encuentro y para aliviar los físicos. Mañana, Víctor Fernández ha decretado descanso total: la plantilla tendrá día de fiesta, para el viernes, a las 9.30, ya al cien por cien, empezar a diseñar el choque contra el Huesca. El camino hacia el derbi lo completarán las sesiones del sábado y del domingo.

Este es el programa previo de un Zaragoza que estará muy pendiente del duelo de este miércoles entre Huesca y Cádiz.

En función del resultado, el conjunto de Víctor Fernández afrontará el derbi en disposición de ampliar de modo importante el colchón de puntos con uno de sus perseguidores. El partido porta una relevante carga de valor, pero Víctor Fernández quiere que sus jugadores lo tomen con serenidad, con compromiso y seriedad, si las tensiones desmesuradas y las dispersiones que han caracterizado sus partidos en La Romareda vacía y silenciosa, como sucedió contra el Almería. 

El técnico, en este sentido, no solo deberá trabajar la pizarra frente a la exigencia táctica que presenta el Huesca de Míchel Sánchez, sino también deberá cultivar la mentalización oportuna para que sus futbolistas juegue en casa como se juega en casa, por muy complicado que eso resulte ahora.

Etiquetas
Comentarios