Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Abran paso al Bisonte

Luis Suárez volvió ayer por sus fueros y fue decisivo en la victoria del Real Zaragoza en Almendralejo, marcando un gol y sirviendo a Raúl Guti el del empate

PARTIDO DE LIGA EXTREMADURA - REAL ZARAGOZA / 23/06/2020 / FOTO : J. M. ROMERO / LOF [[[FOTOGRAFOS]]]
PARTIDO DE LIGA EXTREMADURA - REAL ZARAGOZA / 23/06/2020 / FOTO : J. M. ROMERO / LOF [[[FOTOGRAFOS]]]
M.Romero/Lof

¡Qué falta hacía volver a ver aLuis Suárezperforar la meta contraria! Como casi todos los delanteros, el hispano-colombiano funciona por rachas. Pero su sequía comenzaba a preocupar, tanto por las sensaciones emitidas sobre el terreno de juego como por la manifiesta pérdida de olfato.

Antes del parón obligado debido a la pandemia, al Bisonte le entraba todo. Con 17 tantos, figuraba como segundo máximo anotador de la Segunda División española, solo superado por el intratable Christian Stuani (Girona), y se exhibía como la principal baza del ataque zaragocista a pesar de haber sufrido otros importantes altibajos durante el primer tramo de la temporada. 

Entre octubre y noviembre, Luis Suárez acumuló un mes completo –cinco partidos consecutivos– sin marcar, pero la llegada de Javi Puado por esas fechas lo impulsó hacia unos registros que solo ahora, de nuevo privado de la compañía de su socio catalán en la reanudación de la competición, se habían visto frenados.

Frente a Alcorcón, Lugo y Almería, anduvo apagado, lento, previsible. Ayer la cosa cambió en Almendralejo. Avisó en el minuto 35 de juego con una fantástica galopada que no supo culminar con acierto; dio la asistencia de gol a Raúl Guti en el empate; y por fin, en el arranque de la segunda parte, volvió a sonreír con su decimoctava diana de la temporada.

 

Luis Suárez, una vez más, había vuelto a ser decisivo para el Real Zaragoza. Y con el partido agonizando, Víctor Fernández, consciente de que estaba apercibido y podía ver una cartulina amarilla que le impidiese jugar el derbi aragonés ante la SD Huesca, decidió reservarlo en el minuto 80. 

Para entonces, el partido contra el debilitado Extremadura estaba decantado para el lado zaragocista. Lo difícil, darle la vuelta al marcador por primera vez en este singular año marcado por la irrupción del coronavirus y los innumerables contratiempos que han afectado a la dinámica del equipo, se había hecho. Y todo gracias, en gran medida, a la aportación de un futbolista que tiene que ser diferencial en los siete encuentros que restan para culminar la liga. 

Abran paso que el Bisonte está de vuelta, demostrando que es un animal osado que nunca rehuye las tormentas. Lo demostró asomando entre las peores crisis de juego y resultados del equipo blanquillo; reponiéndose de las suyas propias; y ahora quiere lanzar su última galopada hacia Primera División. Las distancias cortas le favorecen.

Etiquetas
Comentarios