Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

El Real Zaragoza regresa a la senda de las victorias al remontar al Extremadura (1-2)

Guti y Luis Suárez voltearon el marcador que se puso en contra enseguida, con un tanto de Alegría en el minuto 7 tras un mal inicio de partido de los aragoneses. Los de Víctor siguen en cabeza.

Primera remontada de la temporada del Real Zaragoza en un partido para acabar ganando. Esta secuencia de partido tuvo lugar este martes en Almendralejo, pues el Extremadura se puso por delante al poco de comenzar el duelo y los blanquillos se vieron obligados a darle la vuelta a ese serio inconveniente a base de corazón más que de calidad en el juego. Finalmente, los de Víctor ganaron 1-2 y, en un curioso zigzag de marcadores, con dos derrotas en casa y dos triunfos a domicilio, vuelven al buen camino para ir avanzando hacia la Primera División.

Volvió a sufrir el Real Zaragoza. Volvió a demostrar que no está, ni por asomo, con la forma física y la cresta de juego con la que se paró la liga el 8 de marzo. En esta ocasión, el penúltimo clasificado, un agobiado y atorado Extremadura, lo trató de tú a tú y, por momentos, fue mejor con el balón y en ideas ofensivas. Si en el minuto 23 del primer tiempo, en el ecuador de la primera mitad, el marcador hubiera señalado un 3-0 a favor de los locales, a nadie le hubiera extrañado. No es exagerado. Además del gol de Alegría en el minuto 7, un 1-0 que había que evitar y este Zaragoza actual es incapaz de combatirlo, un par de minutos antes el lateral Díez estuvo a 3 centímetros de marcar en una falta lateral directa que botó en el área y nadie restó ni tocó. Y en el 23, el extremo Nono lanzó un obús desde la frontal del área que se estrelló con violencia en el larguero de un batido Cristian Álvarez ante el estupor de los blanquillos.

Liga SmartBank jornada 35 UD Extremadura - Zaragoza vídeo de Goles
La Liga

Pero, las cosas del fútbol, en el contragolpe posterior a ese gran chut sin premio de los de Almendralejo, apenas 30 segundos después, Luis Suárez retrasó un pase al borde del área ante la llegada de R. Guti quien, mordido, suave con el interior del pie, remató con poca fe pero con enorme fortuna. El balón dio dos botes en su recorrido y pilló a Casto en las avutardas. El portero local se comió ese semifallo del aragonés y llegó, en el minuto 24, un empate balsámico para los de Víctor Fernández, que evidenciaban ya síntomas de histeria. Se había salvado un largo rato de acoso local, más con fe que con calidad de los azulgranas, y con muy poco, el Real Zaragoza había reparado en parte el chandrío que se advertía en el Francisco de la Hera.

En esa fase horrible del equipo blanquillo, solo un remate fofo de Soro en el minuto 3 y una llegada tarde de D. Torres (la novedad en la alineación en vez de Kagawa) en el 14 cupo anotar como bagaje atacante visitante. Casi nada. Todo muy plano. Con Burgui, un día más, en modo apagado. Con Guti volcado a la banda derecha, con las mermas que eso le supone siempre. Con Soro poco atinado con el balón (le hicieron una falta por detrás cuando se iba solo hacia portería que el árbitro obvió… era roja para el central Granero). Se esperaba que con ese inesperado y afortunado 1-1 las cosas dieran un vuelco. Y, aunque hubo oportunidades para que así fuese, el Real Zaragoza se mostró errático en el remate cuando tuvo a mano tumbar al Extremadura, que notó el mazazo del empate cuando poco antes rozó el 2-0 en el larguerazo de Nono.

En el minuto 25, recién marcado el gol aragonés, Luis Suárez -demasiado alborotado, afectado por su falta de tino desde el regreso de la liga- se marchó en el área de Bastos y remató con fuerza y sin precisión, alto. En el 30, Atienza, que finalmente fue alineado con sus 8 puntos de sutura en un ojo con una careta protectora, remató de cabeza un córner, a placer, doblando la cabeza sin necesidad y cruzando el remate fuera. Y, especialmente, dolió el error de nuevo de Luis Suárez en el minuto 35, mano a mano ante Casto tras irse en velocidad de Pardo. El colombiano se cegó y remató mal, al cuerpo del guardameta, en su desesperada salida. En este trío de llegadas claras se le escapó al Real Zaragoza la remontada, el golpe en la mesa antes del descanso.

Liga SmartBank jornada 35 UD Extremadura - Zaragoza vídeo de Goles
La Liga

El intermedio llegó como agua bendita para todos, pues el calor era sofocante en Almendralejo, con 33 grados al principio del choque. El Extremadura había perdido, además, a Olabe por lesión prematura. Víctor entendió que no eran necesarias sustituciones en el descanso y todo recomenzó con iguales trazas. Era perentoria la mejoría defensiva de un torpe El Yamiq, desconocido respecto de su debut. También que el novedoso Torres diera algo potable al equipo, más allá de algún corte en su pulular por la línea media. Y que el esperado Burgui asomara en algún eslalon útil y no en fuegos de artificio. Los laterales, antes tan rentables, eran en esta noche veraniega dos carriles obturados, ni Delmás ni Nieto lograron dar un centro en condiciones en los primeros 45 minutos, siempre dándole al muñeco.

Empezó dominando el Zaragoza y en el minuto 50 logró gestar la primera acción en el área con marchamo de gol. Guti centró en el área al segundo palo y Luis Suárez cabeceó picado encontrándose, ahora sí, con una gran parada de Casto abajo. Fue la salva que anunció el 1-2, que estaba en puertas. Un gol que arregló, de un plumazo, dos de las manchas que tenía el equipo en la primera parte y que se pedía en la caseta que se reparasen: marcó por fin Luis Suárez… a centro perfecto de Delmás. Es decir, las cosas volvieron, por un momento, a la fase anterior al parón. Julián Delmás, mucho más adelantado desde el inicio del segundo tiempo, puso un pase atrás raso en el lateral del área que el ariete colombiano empalmó de primeras con la derecha, con enormes ganas y potencia, superando a Casto sin remedio alguno. Suárez dejaba atrás su pesar, una gran noticia. Y Delmás ganaba confianza por arrobas, otra buena nueva. Era el minuto 52 y lo que en muchos momentos previos al descanso parecía algo muy lejano, el volteo del marcador, ya estaba obrado. Entraba en juego ya la inteligencia y el buen criterio del favorito.

El Extremadura quedó grogui. Y el Real Zaragoza siguió atacando con intención, con una llegada de Soro que amagó el tercer tanto. Como en Lugo una semana antes, ampliar la ventaja en cuanto fuera posible iba a resultar decisivo para evitar la reacción del desesperado equipo almendralejense. Pero enseguida el juego se embarulló. Perdió iniciativa el cuadro de Fernández, entró en una fase de cierta contemporización merced al tanteo favorable. Muchas faltas, jugadores por el suelo fruto del agotamiento progresivo. Mosquera, el entrenador azulgrana, movió piezas en ataque gastando solo tres cambios, no los cinco posibles. Y Víctor aguantó hasta el minuto 70 con el once de inicio, si sustituciones, algo atípico en este nuevo fútbol. Kagawa, esta vez suplente, relevó a Soro.

Se alcanzó el último cuarto de hora entre un juego deslavazado, con los extremeños incapaces de ligar jugadas de peligro sobre Cristian Álvarez. Era la mejor percepción para los zaragocistas, no se sufría apenas. El problema es que, de medio campo hacia arriba, ni Burgui espabiló, ni los demás dieron continuidad al rato de acoso que originó el 1-2. Pareció durante los últimos 20 minutos que el Zaragoza apostaba por sujetar esa victoria mínima, como confiando a pies juntillas en su potencial ante el mermado equipo de Almendralejo. Faltaban gestos más incisivos con el balón en los pies. Víctor, a falta de 12 para la conclusión del partido, refrescó al equipo con dos relevos: Linares cogió el del feliz Luis Suárez (al que se guardó de ver la 5ª amarilla para no faltar ante el Huesca) y Blanco el del, nuevamente, decepcionante Burgui.

En la recta final, ya en el 85, el extremeño Nono fue expulsado por doble amarilla tras abusar toda la noche de las entradas duras. Al Real Zaragoza se le despejaba aún más el presumible triunfo, que se venía escriturando hacía rato ante la inoperancia de los anfitriones en las inmediaciones del área de Álvarez. Zapater entró por Eguaras, otro a guardar para evitar el riesgo de ver una amarilla sancionadora que lo sacase del siguiente duelo, la final ante el Huesca. El fútbol hacía mucho rato que había desaparecido del campo. Era una mirada constante al reloj, todos agarrados al segundero. En el 93, ya con todos agonizando, Kagawa, fresco como una rosa, entró en el área tras un buen pase al espacio de Guti y su remate de gol lo abortó Casto con una gran parada. Dio igual porque, instantes después, De la Fuente Ramos pitaba el final con unos gestos de rabia positiva, de algarabía, que ponían de manifiesto el alivio que sentían los jugadores del Real Zaragoza.

Como 7 días antes en Lugo, se volvía a restituir el rango de favorito del equipo blanquillo y se evitaba un desmoronamiento moral, algo que hubiera acontecido de no salir airosos de Extremadura, algo que hasta el minuto 24 revoloteó con malas intenciones sobre el presente del Real Zaragoza. Ahora, tras esta importante remontada, los de Víctor suman 61 puntos y duermen en el nivel del Cádiz, el líder, que jugará en Huesca este miércoles el partido de esta 35ª jornada. Ya solo les restan 7 partidos a los zaragocistas, apenas 21 puntos a dirimir. Y prosiguen en cabeza, en el dúo de elegidos para subir directos a Primera.

Ficha Técnica

Extremadura UD: Casto; Díez, Pardos, Granero, Bastos; Lomotey (Rocha, 65), Zarfino; Olabe (Márquez, 36), Cristian Rodríguez (Pastrana, 56), Nono; y Alegría.

Real Zaragoza: Cristian Álvarez; Delmás, Atienza, El Yamiq, Nieto; Eguaras (Zapater, 90), D. Torres, R. Guti; Burgui (Blanco, 78), Soro (Kagawa, 70) y Luis Suárez (Linares, 78).

Árbitro: De la Fuente Ramos (Comité Castellano-leonés). Expulsó a Nono, por doble amarilla (28 y 85). Amonestó a Kagawa (88) y Zapater (94).

Goles: 1-0, min. 7: Alegría. 1-1, min. 24: R. Guti. 1-2, min. 52: Luis Suárez.

Incidencias: Tarde muy calurosa en Almendralejo, con 34 grados al inicio del partido, en un día tórrido en el que se alcanzaron los 39. El césped del Francisco de la Hera estuvo correcto, con alguna calva.

Etiquetas
Comentarios