Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

De los Mártires, doctor del Real Zaragoza: "La juventud del grupo nos va a ayudar"

El médico de la plantilla analiza la actualidad del estado físico del equipo a falta de una semana para el regreso de la competición. 

Javi Puado, acompañado del jefe de los servicios médicos del Real Zaragoza, Ireneo de los Mártires Almingol, tras practicarse las prueba médicas.
Javi Puado, acompañado del jefe de los servicios médicos del Real Zaragoza, Ireneo de los Mártires Almingol, tras practicarse las prueba médicas.
Guillermo Mestre

La salud física y la salud emocional. Ireneo de los Mártires, doctor de la primera plantilla del Real Zaragoza, advierte de los dos vértices de preocupación de su área en estos días de regreso a los entrenamientos y reanudación de la competición. A poco menos de una semana de la vuelta, la carga de trabajo se ha redoblado y esto introduce dudas en la respuesta de unos jugadores sometidos a una experiencia radicalmente nueva, inédita prácticamente en sus carreras: de pasar dos meses confinados y limitado en su actividad física y deportiva habitual; a subir el velocímetro a los doscientos kilómetros por hora, con un frenético reinicio de la temporada de 11 jornadas condensadas en mes y medio. “Esta semana me preocupa. Vamos a notar la carga de entrenamientos, que serán de mayor intensidad”, asegura De los Mártires, satisfecho con la evolución del equipo: “El punto de partida fue muy bueno porque los jugadores llegaron en condiciones óptimas a nivel físico y nutricional. Cumplieron con las recomendaciones correctamente”.

La falta de adaptación a los nuevos ritmos de trabajo concentra ahora su atención, con el objetivo de reducir los riesgos de lesiones y mejorar los planes de prevención. “Nos enfrentamos a algo desconocido que en el Real Zaragoza no se había vivido, competir 11 finales con la presión que lleva jugarnos algo tan ansiado como el ascenso. Me preocupa que no solo haya problemas del esfuerzo físico sino también del psicológico al que los futbolistas van a estar sometidos, con viajes en el día, partidos cada 72 y cosas a las que no están acostumbrados. Eso lo vamos a vivir todos los equipos y el que menos fichas pierda por el camino será el que se lleve el gato al agua”, explica.

A lo que se refiere el doctor zaragocista en su advertencia es al estrés que los jugadores del equipo van a tener que aprender a gestionar, principalmente, por la conjunción de dos factores: la buena marcha que tenía el Zaragoza hasta el pasado 14 de marzo y la exigencia del ascenso. Estas situaciones de tensión son en muchas ocasiones la antesala y causa de dolencias musculares.

Hasta el momento, según el médico, la aproximación a la temporada marcha por buen camino. Ha habido sobrecargas y leves contracturas fibrilares, siempre lógicas en periodos de acondicionamiento tras un parón como sucede en las pretemporadas (El Yamiq, Puado, Guti, Baselga o Vigaray), pero el único percance, ya subsanado, fue el primer día, con la rotura muscular en el sóleo de Eguaras. “Teníamos la preocupación de que ese tiempo de inactividad conllevara lesiones y no hemos tenido ninguna importante salvo la de Eguaras el primer día. Era algo inevitable. Pero lo hemos tratado con mucho mimo”, añadió el médico zaragocista, quien destaca el papel de los fisios en estas semanas: “Su labor ha sido encomiable para que los jugadores estén ahora como están”.

Ireneo de los Mártires avisa también de una ventaja competitiva que la plantilla guarda en su manga: la juventud. “Nos va a ayudar sin duda para disputar tantos partidos tan condensados, aunque también es importante la veteranía. En el Zaragoza hay una buena mezcla de ambas cosas. Es un equipo unido y con muchas ganas de triunfar”, apunta.

Etiquetas
Comentarios