Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

real zaragoza

Víctor Fernández amplía su banquillo

Para afrontar las convocatorias de 23 jugadores y los cinco cambios, ha aumentado sus recursos con la vuelta de Zapater y los canteranos Baselga, Buyla, Francés, Azón y Francho.

El coronavirus ha modificado el fútbol de punta a punta. Estadios vacíos, controles sanitarios, mascarillas, distancia de seguridad, jornadas cada tres días... Pero el coronavirus también ha cambiado el fútbol –al menos a corto plazo– en su sentido más táctico. En el estratégico. Cuando dentro de menos de dos semanas vuelva a rodar el balón en los campos de España, las normas serán diferentes, distintas a las de antes. Ahora, las convocatorias pasarán a ser de 23 futbolistas –en lugar de los 18 habituales– y las sustituciones se ampliarán de tres a cinco. Dos modificaciones, especialmente la de los cambios, que alteran sustancialmente el contenido táctico de un partido durante sus 90 minutos de juego. Más allá del evidente cambio físico –los jugadores estarán obligados a realizar esfuerzos más concentrados, con partidos cada tres días–, el fútbol tendrá ahora diferentes argumentos tácticos. Víctor Fernández podrá realizar hasta cinco sustituciones por partido, algo inédito hasta ahora.

Una medida, por cierto, de la que ya renegó el técnico hace unos días. "No quiero ir contracorriente. Pero, a mí, no me gusta. No me gusta nada. Va en contra de la integridad de la competición. Es una medida muy favorecedora para esos equipos que tienen plantillas con profundidad numérica y de calidad. No le encuentro ningún tipo de fundamento. Dicho esto, tendremos que manejarla e intentar sacarle algún provecho", dijo Fernández con rotundidad.

A pesar de que es una modificación reglamentaria de la que no es partidario, Víctor admite de que tendrá que adaptarse a los nuevos tiempos. En este sentido, en vistas de la maratón de partidos que el Real Zaragoza tendrá que acometer en los próximos dos meses, el cuerpo técnico del equipo aragonés ha ampliado en esta extraordinaria pretemporada su profundidad de banquillo. Víctor cuenta, ya en dinámica de primer equipo, con los refuerzos de los canteranos Jannick Buyla, Marcos Baselga, Juan Carlos Azón, Alejandro Francés y Francho Serrano, los cuatro primeros procedentes del Deportivo Aragón y el último del División de Honor Juvenil. Los cinco trabajan al mismo ritmo que sus compañeros y lo habitual es que tengan que ser parte de las convocatorias en varios momentos de la reducida temporada, en la que seguirán produciéndose sanciones y en la que las lesiones musculares crecerán exponencialmente.

Buyla ya debutó en el primer equipo la pasada temporada en la visita al Extremadura y jugó en Copa este curso en Socuéllamos. Es un mediocentro internacional con Guinea, caracterizado por su fortaleza física, dominio territorial y juego en corto. Baselga, por su parte, es un delantero vertical, rápido, con capacidad para jugar en posiciones exteriores, demarcaciones en las que Víctor Fernández ya lo alineó la pasada pretemporada, donde gozó de un importante rol. Francés, defensa del 2002, ya debutó con una buena actuación en Socuéllamos y es internacional en las categorías inferiores de la selección española. Mientras, Azón es el guardameta del Deportivo Aragón que ha sido designado durante todo el año como tercer portero –estuvo en el banquillo todos los partidos durante la lesión en noviembre de Cristian Álvarez–.

Por último, Francho se ha convertido en estas dos últimas temporadas en uno de los futbolistas de la cantera del Real Zaragoza con mayor progresión, constituyéndose en su figura un mediocentro con un amplio abanico de recursos y registros: puede jugar como pivote posicional o como centrocampista más territorial.

Los casos de Zapater y Ros

Además de los tres canteranos, Víctor ha sumado a su abanico de nuevos recursos a Alberto Zapater. El veterano capitán es uno más en el día a día del equipo desde su retorno a los entrenamientos. Si nada se tuerce con su lesión en el tendón rotuliano, el ejeano será otro refuerzo más para el tramo final del campeonato. Además de sumar en la caseta del vestuario, Zapater podrá hacerlo sobre el terreno de juego.

La última pieza a tener en cuenta es la de Javi Ros, en el tramo final de la recuperación de la lesión de rodilla que se produjo el pasado mes de enero. El club pretende inscribir al navarro cuando la normativa lo permita. En cualquier caso, solo podrá hacerlo a partir del 7 de julio –cuando se cumplan los cinco meses de su operación–. Ros estaría disponible para los últimos partidos de este extraordinario tramo final de temporada.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión