Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

¿Sabe cuál es el récord de días de parón en la época moderna del Real Zaragoza?

Hasta la extraordinaria situación de esta pandemia del Covid-19 en el fútbol español, nunca antes los jugadores estuvieron tanto tiempo sin trabajar en equipo como ocurrirá ahora. Los veranos más largos no alcanzaron nunca los 60 días de lapso.

Imagen de uno de los últimos entrenamientos del Real Zaragoza antes de la interrupción de la liga, en los primeros días de marzo.
Imagen de uno de los últimos entrenamientos del Real Zaragoza antes de la interrupción de la liga, en los primeros días de marzo.
Guillermo Mestre

Los últimos partidos oficiales de liga se jugaron el domingo 8 de marzo. Aún en el invierno climático. Los equipos todavía siguieron entrenando en el arranque de la semana siguiente, mientras se veía venir la crisis del coronavirus Covid-19 y, de entrada, se programaban las dos jornadas consiguientes a puerta cerrada, cosa que acabó no sucediendo al suspenderse sine díe la competición el jueves 12 de marzo. 

Este lunes 27 de abril supone ya el día 44 de estado de confinamiento en España, el 45 desde que el Gobierno declaró el estado de alarma nacional (esto acaeció el sábado 14 de marzo). El Real Zaragoza, que todavía se entrenó horas después del aplazamiento indefinido de la liga (lo hizo en la mañana del viernes 13 del mes pasado, en La Romareda, a puerta cerrada), acumula 47 días sin que sus futbolistas se puedan entrenar en equipo, con normalidad y dentro de los métodos ordinarios. 

Cuando esta semana que ahora arranca llegue al domingo, ya 3 de mayo, serán 50 días de confinamiento. Y se estará llegando al hito temporal que, en la época moderna del fútbol en España, marca la dimensión exacta de los veranos más largos en lo referente a los parones entre temporadas, convertidos en cada estío de entreligas en las vacaciones de los jugadores y técnicos. 

Este dato numérico, lejos de ser una mera reseña puntual u orientativa, lleva intrínseca una carga de contenido a tener en cuenta. Futbolistas, técnicos, preparadores físicos, recuperadores, médicos... todos se va a enfrentar a un escenario sin explorar con anterioridad, jamás. Con entrenamientos personalizados de cada jugador en su domicilio, sí, pero sin tocar el balón ni jugar al fútbol durante un largo trecho que puede irse próximo a los 3 meses. Cuando el balón vuelva a rodar, en la mejor de las previsiones, será prácticamente verano. Del invierno al verano, la primavera habrá quedado borrada de la actividad normal. La reacción del cuerpo de los futbolistas será todo un descubrimiento diario para todos los implicados.

Porque, en efecto, los parones entre curso y curso que han sido más amplios en los tiempos recientes se mueven en la cincuentena de fechas. El más largo se dio en 2006: hasta 59 días tardaron los jugadores del Real Zaragoza en unir el último entrenamiento de la liga 05-06 con la vuelta a la pretemporada de la 06-07. Este es el récord absoluto en estos tiempos de 20 equipos en Primera División (hay que acudir a esa etapa en la élite, donde los torneos son 4 partidos más cortos al tener 22 equipos la Segunda) donde la UEFA y la FIFA programan las ligas hasta mediados de mayo cuando es verano de Eurocopa o Mundial. 

Quiere esto decir que esta marca absoluta de casi dos meses de lapso sin entrenarse juntos que se dio en la canícula de 2006 va a ser batida en la primavera de 2020 por causas anómalas derivadas de una crisis sanitaria mundial sin parangón: la vigente por el coronavirus Covid-19. Cuando los jugadores y técnicos puedan volver a juntarse de nuevo, de forma grupal y con la posibilidad de llevar a cabo un ensayo de los que han sido habituales desde siempre, sin restricciones de ningún tipo, se habrá rebasado el 12 de mayo.

Los parones más largos entre temporadas del Real Zaragoza moderno.
Los parones más largos entre temporadas del Real Zaragoza moderno.
HA

En cuanto pase esa marca, la del 12 de mayo, ya se estará estableciendo un nuevo récord. El protocolo de la LFP, que contempla diferentes horquillas de días y semanas en cuanto a la vuelta de la actividad de los equipos en cuanto sea posible, deja para la última de sus 4 fases la concerniente a los 'entrenamientos colectivos y en grupo'. Cuando esta fase se pueda dar, ahí quedará establecida la nueva marca para el gremio de los futbolistas respecto del tiempo sin entrenar de forma consecutiva tras dejar de hacerlo en un punto determinado. Esta vez no será por las vacaciones. Será por causas de fuerza mayor. 

En el cuadro adjunto se reflejan 'las cincuentenas' vacacionales que los jugadores del Real Zaragoza vivieron en sus últimas campañas, más o menos estables, en Primera División. En 2006, los 59 días de estruendosa referencia, vinieron derivados del tempranero final de la liga anterior (se hizo perdiendo 3-1 en Mallorca, con Víctor Muñoz aún en el banquillo, en un partido insulso), de la disputa del Mundial de Alemania e, internamente, porque ese verano fue el de la venta de Alfonso Soláns Soláns del club a Agapito Iglesias. Ello desembocó en que hasta el 13 de julio, en medio de infinidad de cambios internos, la plantilla no volvió al tajo. 

Le sigue en el ranquin el verano de 2008, el de la Eurocopa de Alemania y Austria que ganó España. Ahí, el Real Zaragoza guardó 56 días de fiesta, los que hubo entre el catastrófico descenso en Mallorca (de nuevo fue Son Moix la referencia) el 19 de mayo y la vuelta el 15 de julio bajo la batuta de Marcelino García Toral. Fue un verano de mucho pensar.

El podio lo completa el verano de 2010, el del mítico Mundial de Sudáfrica que encumbró a España, en el que el Real Zaragoza parón por completo durante 53 días. Los que unieron el final de liga, con empate ante el Villarreal (3-3) en un duelo sin sal en La Romareda el 20 de mayo, con el retorno a la pretemporada el 13 de julio. 

Y también en la franja de los cincuenta días se halla el caso del verano de 2012, coincidente con la Eurocopa de Polonia y Ucrania, que también ganó España en su triplete histórico encadenado. El Real Zaragoza vivió 52 días de asueto general, tras la salvación in extremis vivida en Getafe el 15 de mayo y la vuelta al tajo el 7 de julio. 

En varios casos no coincide la fecha del último partido con el inicio vacacional, pues aún se llevó a cabo algún entrenamiento posterior antes de que el club concediera las vacaciones oficiales a la plantilla. Pero los días sin entrenamientos son exactos. 

Etiquetas
Comentarios