Real Zaragoza
Suscríbete

real zaragoza

El Real Zaragoza estudia cómo compensar a sus abonados si no hay más fútbol en vivo

Restan aún por disputarse en La Romareda seis partidos de liga, casi el 30% de lo cobrado en los abonos, y el club esperará a ver si es posible jugar aún algún duelo a puerta abierta.

Aficionados y abonados del Real Zaragoza en los tornos de acceso a La Romareda antes de un partido.
Aficionados y abonados del Real Zaragoza en los tornos de acceso a La Romareda antes de un partido.
HA

El Real Zaragoza tiene en cuenta que, en el momento en el que se suspendió sine díe la liga a causa de la crisis del coronavirus, el decreto de estado de alarma en España y el confinamiento de la población, restaban seis partidos por jugarse como locales. Por La Romareda aún debían pasar el Alcorcón, el Almería, el Huesca, el Rayo Vallecano, el Real Oviedo y la Ponferradina.

Es decir, el club no se olvida de sus abonados. Y, por ello, entre las múltiples tareas que sus dirigentes y ejecutivos están teniendo que acometer con urgencia en los últimos días, dentro del nuevo escenario societario que ha derivado de esta histórica pandemia mundial, está en estudio el modo de compensar a los abonados si, finalmente, estos partidos no pueden disputarse con normalidad en el estadio municipal.

No es cualquier cosa seis partidos dentro de un abono que recoge el derecho a asistir a 21 duelos de liga. Lo que aún no se ha cumplimentado es el 29 por ciento. Dicho a la inversa, los 15 partidos que sí se han podido ver este año en La Romareda suponen el 71 por ciento del total. Lo que todavía no había acontecido en el campo municipal zaragozano es casi un tercio del total del programa previsto cuando la liga arrancó en el pasado agosto.

Traducido en dinero, el importe es relevante. Ya sea el cálculo de ese casi 30 por ciento respecto de un abono de las localidades más caras (superiores a los 600 euros anuales), o se haga referencia a una ubicación media (alrededor de 350 euros) o a las más baratas (en torno a los 150 euros). A quienes poseen un carnet del primer caso, les faltan por disfrutar alrededor de 175 euros. A los de la franja intermedia, unos 105 euros. Y a los del escalón más bajo, sobre 45.

Si los seis partidos que aún deben jugarse como locales en La Romareda no pudieran llevarse a cabo de forma ordinaria, bien porque se dirimen a puerta cerrada (intención de la LFP desde el principio del problema), o bien porque ni siquiera tienen lugar en el caso último de que la liga no se reanudase, la intención del Real Zaragoza es poder retribuir ese dinero a través de un cálculo matemático que repercuta en el abono de la próxima temporada.

Las tensiones habituales en la tesorería de la SAD, fruto de la nociva herencia del agapitismo que hace vivir a la actual propiedad al día en el balance contable y con un escaso –por momentos nulo– margen de maniobra financiera, no permiten siquiera valorar la opción de acometer la devolución en dinero líquido a cada abonado de lo que pudiera pertenecerle según el rango de su localización en los graderíos. Son más de 28.000 abonados los que actualmente tiene censados el Real Zaragoza y, por ende, se trataría de un importe de difícil manejo en ‘cash’ a estas alturas de temporada. Y, mucho más, bajo las duras circunstancias que se avecinan a cuenta de este colapso global, no solo del ámbito del fútbol profesional, sino de la vida en general.

Obviamente, con estas premisas que ya se barajan, quedaría en el aire qué sucede con aquellos abonados de esta temporada que, por los motivos que fuesen, el año próximo no sacaran su abono, no renovaran su localidad en La Romareda. ¿Cómo se devolvería el dinero en ese caso, al no poder hacer el correspondiente descuento en el nuevo carnet? Este apartado está todavía en espera de acontecimientos. Porque, lo primero, es ver cuándo y cómo se pueden jugar estos seis choques pendientes. Si son todos a puerta cerrada, si hay al final alguno con público o si, simplemente, no se juega más.

La Segunda División, según La Liga, perdería, de no poder jugarse los 11 partidos que están pendientes, 9,9 millones en concepto de abonos y 2,6 por taquillas. El Real Zaragoza sufriría, porcentualmente, un gran agujero en estos dos conceptos. Porque su afición es la más numerosa en abonos y las taquillas, a campo lleno (falta aún el derbi aragonés), no tienen parangón en la categoría.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión