Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Real Zaragoza: un confinamiento a pedales

Las imágenes de los futbolistas del equipo aragonés en la cuarentena de sus hogares por el coronavirus tiene un denominador común: las bicicletas estáticas. 

Kagawa mira a la cámara en la Ciudad Deportiva.
Kagawa mira a la cámara en la Ciudad Deportiva.
Daniel Marzo

Varios futbolistas del Real Zaragoza, la inmensa mayoría de la plantilla, abre estos días sus casas a los aficionados a través de las redes sociales, dejando ver cómo es su día a día en tiempos del coronavirus y como se han transformados sus rutinas de entrenamiento. Cada futbolista del Zaragoza vive la cuarentena a su manera, en función de sus circunstancias familiares y aficiones: unos optan por jugar con sus hijas, como Atienza, otros dedican más tiempo a la lectura, otros a los videojuegos, a las series y películas... También los hay como Shinji Kagawa, cuya influencia social y mediática en Japón le ha animado estos días a contar su experiencia española en la pandemia y sugerir recomendaciones sobre el encierro en casa. 

Todos, en cambio, sí tienen un punto de reunión: las tablas de entrenamiento diarias organizadas por los preparadores físicos de la plantilla y las sesiones de trabajo, algunas de ellas colectivas, dirigidas por Javier Chocarro. Los jugadores están dejando ver estos ejercicios en sus redes sociales, un plan de trabajo en el que destaca la presencia de la bicicleta estática, la herramienta facilitada por el club para conserva el tono aeróbico. Más manejable y transportable que un tapiz o cinta de carrera, se ha convertido en el instrumental predilecto en estos días de confinamiento, como se le observa a Enrique Clemente. 

Javi Puado y Álex Blanco comparten terraza en su residencial, por lo que son los compañeros de vestuarios que también están compartiendo clausura y distanciamiento social. Ambos entrenan juntos habitualmente y eso les permite ampliar el abanico de ejercicios, por ejemplo, con la pelota. 

Pichu Atienza, por su parte, está compartiendo sus momentos de entrenamiento y juegos con sus hijas, ambas pequeñas, con las que celebró el día del padre el pasado día 19, en pleno inicio del confinamiento. El defensa cordobés está desvelando así su lado más familiar. 

El último en llegar al Real Zaragoza, el extremo Burgui, ha difundido también un vídeo con su rutina de tareas, con ejercicios de trabajo muscular apoyándose en los utensilios y el mobiliario que le presta su casa. La bicicleta estática es su fiel compañera en estas jornadas de reclusión y espera... tanto o más que su mascota....

En el caso de Alberto Soro, ha compartido su afición por la Fórmula Uno y una de sus lecturas: "Jugar con el corazón: La excelencia no es suficiente", libro escrito por el entrenador de balonmano Xesco Espar en el que desde el punto de vista del 'coaching' se abordan temas como la gestión de objetivos, la pasión por una determinada disciplina, las aportaciones del trabajo en equipo...

Etiquetas
Comentarios