Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

El Zaragoza, hacia la economía de guerra

El club aragonés aborda una semana de ajustes presupuestarios, medidas laborales y negociación a la baja de los salarios de la plantilla, cuerpo técnico y dirección deportiva tras la caída de ingresos por la crisis del coronavirus. 

Real Zaragoza
Aured, Lapetra y García Lapuente, en la Junta General de Accionistas del Real Zaragoza. 
Guillermo Mestre

Después de unos últimos ejercicios en los que el Real Zaragoza había normalizado su situación económica, regularizado deudas, ordenando sus diferentes compromisos de pago con la Agencia Tributaria y otros acreedores, y encontrando cierta estabilidad en su aún delicada situación económica general; el club aragonés afronta una semana en la que, de nuevo, deberá abordar políticas de austeridad y restricción ante el zarandeo e impacto de la crisis del coronavirus en la economía del fútbol español.

El Zaragoza vive desde hace años en economía de guerra, con cada ingreso y cada gasto ajustados al máximo, con la contención por bandera, y una gestión precavida, estrechamente fiscalizada y limitada por LaLiga. Por ello, la caída de ingresos en el fútbol español (casi 700 millones de euros en global) y la suspensión de determinados pagos pendientes -en derechos de televisión el Zaragoza aún debe percibir en torno a 2 millones de euros- expone especialmente al club aragonés a una situación delicada. Su calendario de pagos en este último cuarto de temporada contempla contratos clave en su viabilidad como el convenio de acreedores (2,44 millones de euros a pagar a final de temporada) o el convenio singular con Hacienda (1,2 millones de euros). Sin un flujo de entrada dineraria en sus arcas, esas obligaciones, como otras de carácter ordinario, se ven comprometidas.

Esto ha abocado al Zaragoza a una negociación con su plantilla y su dirección deportiva para estudiar la repercusión de este frenazo en los ingresos del club y plantear la rebaja de salarios en unos porcentajes aún por determinar, pero que girará en torno al 30%. 

Este lunes está prevista una reunión telemática en LaLiga con todos los clubes profesionales, una asamblea de la que saldrán algunas directrices colectivas para la negociación de estos recortes de sueldo y la aplicación de ERTE entre el personal de los clubes.

El Zaragoza, por medio de su director general, Luis Carlos Cuartero, ha ofrecido las bases de un posible acuerdo con los capitanes, asesorados desde este sábado por el sindicato AFE: Zapater, Javi Ros, Eguaras, Cristian Álvarez y Guitián son los encargados de esta interlocución con el club, y ya han deslizado la predisposición a esa rebaja, conscientes de la realidad y la gravedad de la situación, aunque aún no hay nada cerrada ni firmado. A lo largo de esta semana, se prevé rubricar ese acuerdo -el cambio de mensualidad de martes a miércoles implica el pago de nóminas en toda la entidad-, a la espera de que el club tenga un marco general de actuación y conozca, en función de la provisión que le facilite LaLiga respecto a ingresos aplazados, de qué manera podrá compensar o garantizar en un futuro esa rebaja salarial, que afectaría a los jugadores de la plantilla, a Víctor Fernández y su cuerpo técnico, y también al director deportivo Lalo Arantegui y el secretario técnico José María Barba. Al mismo tiempo, está decidida la ejecución de un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) para empleados de otras áreas de la entidad, de las oficinas, de la Ciudad Deportiva y de mantenimiento de La Romareda, tal y como hace diez días advirtió ya el presidente Christian Lapetra.

Estas medidas del Real Zaragoza siguen la línea general emprendida estos días por el fútbol español y europeo. En Primera División, ya han tramitado este expediente por causas forzosas clubes como el Barcelona, el Atlético, el Espanyol y el Alavés. El Barça, además, negocia un recorte en el salario de sus futbolistas una vez que los deportistas de otras de sus secciones ya han aceptado la medida. Se espera que, a lo largo de esta semana, más equipo se sumen a la lista. También en otros países los sueldos de los futbolistas se han ajustado. En Italia, la Juventus ha detraído 90 millones de su masa salarial. En Alemania, los recortes están oscilando entre el 20% y el 30% y ya se han aplicado en Borussia Dortmund, Borussia Moenchengladbach, Schalke 04, Colonia, Mainz, Unión Berlín y Friburgo. Por su parte, en Inglaterra, la Premier, la Championship y el sindicato de jugadores abordan un acuerdo colectivo, igualitario entre clubes, con reducciones de un 20%.

Etiquetas
Comentarios