Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

El Real Zaragoza y todo el fútbol español asumen que la liga puede tardar en volver

La FIFA esgrimió en la noche del jueves varios puntos novedosos a aplicar en todos los países para amortiguar el agujero económico de este parón obligado y, asimismo, para dar solución a los torneos interrumpidos.

Gianni Infantino, abogado italo-suizo, presidente de la FIFA, máximo organismo mundial del fútbol.
Gianni Infantino, abogado italo-suizo, presidente de la FIFA, máximo organismo mundial del fútbol.
FIFA

La FIFA, máximo organismo en la regencia del fútbol mundial, está llevando las riendas de las grandes decisiones que se acercan en el tiempo dentro de la burbuja global de este deporte en su ámbito profesional, uno de los sectores financieros más importantes en la mayor parte de países y continentes en los últimos tres lustros. Su presidente, el abogado italo-suizo Gianni Infantino, tras una larga reunión mantenida vía telemática con un grupo de presidentes de federaciones nacionales (un grupo de trabajo creado ad hoc), dejó expuestas para todo el mundo varias vías de solución estudiadas en la Federación Internacional de Fútbol en las últimas horas de cara a buscar una salida airosa al colapso generado por la pandemia del coronavirus Covid-19 en la industria futbolística. 

Ahí, como centenares de clubes y SAD, se encuentra inmerso el Real Zaragoza. Con sus esfuerzos mentales diarios divididos en dos hemisferios: por un lado, prever cómo se pueden solventar las ligas interrumpidas en términos deportivos, con el ascenso a Primera División bien encarado pero que habrá que consumar cuando se pueda; y, por otra parte, escudriñando soluciones económicas y dinerarias para no verse seriamente comprometido en la viabilidad de un minucioso y delicado plan como SAD, que vive al día prácticamente, algo que la actual propiedad viene cumpliendo con escrupulosidad máxima desde que en julio de 2014 llegó, in extremis, a salvar al Real Zaragoza de la liquidación y la desaparición tras el nocivo agapitismo que le precedió. 

Después de más de dos semanas de dimes y diretes con la Liga de Fútbol Profesional (LFP), encabezada por el abogado oscense Javier Tebas; la Federación Española de Fútbol (RFEF), con el abogado y ex futbolista Luis Rubiales en su timón; con los sindicatos de jugadores como inevitables actores; con otras ligas mayores, como la inglesa, la alemana, la francesa, la italiana... planteando sus singularidades, la FIFA parece haber encauzado los debates por caminos más reducidos y razonables.Ya no se aprecian extravagancias ni cuestiones extemporáneas, como sí sucedió al inicio de esta crisis general, en algunos de los protagonistas afectados. 

La FIFA, Infantino, presentó en las últimas horas las coordenadas por las que habrá que salir de este atolladero que, por ahora, no tiene fecha de resolución por motivos sanitarios y sociales que afectan a toda la humanidad. Estas son las líneas básicas:

1. Las competiciones, en un escenario optimista, podrían regresar, como pronto, en la segunda quincena de mayo o principios de junio. De este modo, es seguro que habrá que ocupar e invadir tiempo, días, semanas, de la temporada próxima, pues los años lectivos en el fútbol concluyen el 30 de junio y, el siguiente, arranca el 1 de julio. 

2. Se contempla una opción más conservadora: que las ligas (en España faltan 11 jornadas y, en Segunda División, también la Promoción de ascenso) no puedan recomenzarse y terminarse hasta julio, agosto e, incluso, partiendo de septiembre o más allá en el calendario. Para ello, la FIFA modificará la ventana de fichajes del verano, que no empezará el 1 de julio, como habitualmente, sino que se retrasará en su comienzo hasta que las ligas no hayan terminado (todas). De este modo, los contratos actuales, aunque finen el 30 de junio, quedarán automáticamente en vigor extraordinariamente. En este ámbito hay aristas aún por pulir en lo referido al derecho laboral. 

3. La FIFA considera que así se puede garantizar, por un lado, la pureza de los resultados competitivos al concluir las ligas con sus premios y castigos clasificatorios (ascensos, descensos, campeonatos, clasificaciones continentales) y, por otra parte, se establece un marco firme para que los clubes y SAD puedan garantizarse el cobro de sus derechos por esta campaña 19-20 ahora inacabada y, en España, con casi el 30% de los derechos de televisión y otros ingresos anejos pendientes de percibir por los clubes (en Europa hay más de 7.000 millones de euros a punto de irse por el sumidero si no se repara el problema convenientemente). 

4. En los terrenos del dinero, la FIFA trabaja en la generación de un fondo de apoyo a los clubes, en especial a los más modestos o más lastimados por la extraordinaria situación que ha colapsado el fútbol mundial, que pone en serios aprietos, en muchos casos, la propia viabilidad de las SAD. En este asunto, las confederaciones continentales (aquí, la UEFA), las federaciones nacionales (en España, la RFEF) y los entes organizadores de las ligas (la LFP en nuestro país, o la Premier League en Inglaterra, el Calcio en Italia, la Ligue en Francia...) deberán establecer las pautas adecuadas a cada nación. 

5. Se considera una salida urgente aceptable el hecho de que los clubes y SAD ejecuten ERTEs, regulaciones temporales de empleo, como ya está empezando a proliferar en todas las naciones (en España también). Asimismo, solicitó que los propios futbolistas sean conscientes del cambio de escenario a futuro y acepten las rebajas de sus salarios actuales, de manera temporal, en cada lugar del mundo con un consenso sustentado en sus peculiaridades (en unos casos será del 50%, en otros del 40% o en otros del 65% o el 35%, sin ser lineal en ningún caso). 

Todos estos casos abordados desde la sede de la FIFA en Zurich (Suiza) tienen su cuota de repercusión en el Real Zaragoza. Al histórico club aragonés, pieza clave en la vida del fútbol español de siempre, le va la vida en ello. No solo por poder lograr el ansiado ascenso que tan bien encarado estaba a falta de 11 jornadas (2º clasificado, a un punto del líder, el Cádiz, y con 5 de ventaja sobre los perseguidores) sino, una vez ocurrido el cataclismo del coronavirus, por poder cuadrar los números y el dinero para poder afrontar una prórroga de la temporada que, a día de hoy, es algo incuantificable y sine díe. Este es el presente, el día a día, de centenares de clubes en toda Europa, en todo el planeta. 

Etiquetas
Comentarios