Despliega el menú
Real Zaragoza

Opinión

La preocupación 13.911

ACTUALIZADA 19/03/2020 A LAS 02:00
La UME desinfecta los edificios más transitados de Zaragoza contra el virus
La UME desinfecta los edificios más transitados de Zaragoza contra el virus
Oliver Duch

En el listado de preocupaciones del ciudadano medio español, lo que suceda en el futuro con la Segunda División española se encuentra, como poco, como mínimo, en el puesto número 13.911. Justo una posición por detrás de los 13.910 contagiados de los que este miércoles dio parte Fernando Simón, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias. Ni hablemos de lo que le importa, hoy por hoy, al Ministerio de Sanidad, que será el organismo encargado de permitir que se vuelva a jugar –y en qué condiciones– al fútbol en este país. Por eso, debatir acerca de lo que pueda suceder o no con la categoría de plata del fútbol español, con las opciones de subir a Primera División del Real Zaragoza o del Huesca, produce una extraña sensación. Se trata de una sensación personal que bordea la falta de respeto a los enfermos, a los contagiados, y a aquellos que se están dejando día a día la piel por tratar de sacar adelante a un país inmerso en una de las peores crisis sanitarias que se recuerdan. Es muy complicado hablar de fútbol, de deporte, cuando el fútbol y el deporte ahora mismo importan poco, muy poco o directamente nada. 

Sin embargo, este espacio, estas páginas, siguen informando puntualmente de lo que sucede y sucederá en el fútbol español. Nunca, ni en las peores circunstancias, lo dejará de hacer. Es lo mínimo que podemos hacer por nuestros lectores. Lo único que está en nuestras manos es trasladar con exactitud y rigor lo que acontece, entre otros deportes, en el fútbol, como dijo una vez Jorge Valdano, "lo más importante entre lo menos importante". Continuaremos publicando con puntualidad lo que ocurra en los próximos días con el Real Zaragoza y el Huesca. Seguiremos escribiendo acerca de cuándo volverá a jugarse la liga y en qué condiciones, algo que, por mucho que se empeñen Javier Tebas o Luis Rubiales en debatir día sí y día también, sólo podrán decidir con total potestad y certeza las autoridades sanitarias del país. Y ellas, de momento, siguen librando una batalla de una esfera absolutamente superior. Por mucho que en el negocio del fútbol también haya miles de millones de euros en juego. Ojalá pronto el fútbol vuelva a ser de lo que se hable en los bares de España. Ojalá pronto volvamos a escribir con normalidad del Real Zaragoza, el Huesca o el Casademont. Eso querrá decir que todo ha pasado. De momento, para todos, el deporte o el futuro de la Segunda División es, como poco, la preocupación 13.911.

Etiquetas