Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Zapater vuelve 10 meses exactos después de decidir recuperar su rodilla derecha

El capitán del Real Zaragoza se entrenó este miércoles 11 de marzo de 2020 en la Ciudad Deportiva tras un largo calvario de rehabilitación y tratamiento quirúrgico que comenzó el 11 de mayo de 2019.

Alberto Zapater, entrenándose en la Ciudad Deportiva.
Alberto Zapater, entrenándose en la Ciudad Deportiva.
Guillermo Mestre

Alberto Zapater está de vuelta. Una excelente noticia para el vestuario zaragocista. Una enorme sensación de alivio para el legendario capitán aragonés. El ejeano ha cubierto, con singular exactitud, 10 meses de ausencia de las rutinas del equipo. Un calvario de rehabilitación, con intervención quirúrgica incluida, de sus serios problemas en el tendón rotuliano de la rodilla derecha. 

En la mañana de este miércoles 11 de marzo de 2020, Zapater volvió a reintegrarse al grupo en el campo de entrenamientos. Su última aparición vestido de corto con el resto del equipo fue el 11 de mayo de 2019, en el partido Extremadura-Real Zaragoza de la pasada temporada. El cincovillés apenas aguantaba ya el dolor por entoces, pero quiso aguantar hasta el final, hasta que el cuadro zaragocista certificara su permanencia en Segunda y evitara el descenso a Segunda B, amenaza que merodeó durante largo tiempo la vida del casi nonagenario club blanquillo. Esa tarde en Almendralejo, el Zaragoza ganó 0-3 y prácticamente certificó su salvación. Y Zapater, por ganar semanas de cara a la pretemporada, optó por parar en seco e iniciar su proceso de reparación de la articulación maltrecha. 

Diez meses después, el de Ejea de los Caballeros fue recibido con algarabía por sus compañeros. En esta mañana casi primaveral, 'Zapa' pasó por el paseíllo de sus colegas, recibiendo collejas y golpes de cariño en la cabeza para celebrar su retorno. Fue la atracción principal en una matinal rara, con la crisis de coronavirus sobrevolando el presente del equipo, de la liga, de todo lo que afecta a la vida del equipo y de sus gentes. 

Zapater tiene, desde el principio, el objetivo de jugar algún minuto en la recta final del torneo liguero. Quiere ser partícipe del ascenso a Primera, su gran objetivo personal cuando decidió volver al Real Zaragoza hace tres temporadas. Es su afán. Su reto. 

"No me opero para jugar con mis hijos en el jardín, yo quiero jugar al fútbol", dijo hace cuatro meses antes de pasar por el quirófano en Londres para restaurar su rodilla y jugarse así la última bala médica, una vez fracasó el tratamiento conservador previo con células madre. El doctor Alfredson, sueco afincado en Inglaterra, es su mago. Andrés Ubieto, el recuperador del club zaragocista, su apoyo enorme y eterno en la soledad del día a día. En el último trimestre, lo ha pasado mayormente en Barcelona echándole horas a cada jornada para ponerse bien, bajo la tutela de un médico de confianza de Alfredson, una eminencia mundial. 

Empieza, pues, la cuenta atrás de Zapater. Quedan 11 jornadas, a expensas de lo que suceda con la liga bajo el feo toldo del coronavirus. Está a tiempo de cumplir su sueño. Todos le van a ayudar. Sus compañeros de plantilla han sido capaces de poner al Real Zaragoza en la 2ª posición de la tabla, de estar arriba todo el año. La Primera División, su empeño, está cerca, a mano. Y el '21' desea ser partícipe de la restitución del club entre los mejores, en la élite, de donde nunca debió salir a no ser por el tóxico agapitismo que lo arrasó. 

Y, si todo concluye felizmente, María, su mujer; Oliver y Alejandra, sus hijos; Pablo, su padre, desde el cielo; toda su gente querida, celebrarán con él lo más grande en la recta final de su carrera futbolística. En este 11 de marzo de 2020, con casi 20 grados en una mañana brillante, el sol calienta más que nunca para el de Ejea

Etiquetas
Comentarios