Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Papu, paradigma de las salidas del Real Zaragoza

El Racing no pagará la cláusula del miedo del georgiano y no jugará este sábado. Los demás descartes invernales tampoco están teniendo protagonismo.

Giorgi Papunashvili, en la Ciudad Deportiva.
Giorgi Papunashvili, en la Ciudad Deportiva.
Aránzazu Navarro

El salto cualitativo que los refuerzos invernales han otorgado al Real Zaragoza -a excepción del casi inédito André Pereira y un discreto Dani Torres- contrasta con el nivel que vienen mostrando los jugadores descartados por el club aragonés en ese mismo mercado. Como mejor ejemplo, un Giorgi Papunashvilli que estaba llamado a hacer olvidar a Karim Yoda -salió de manera repentina con destino a la Liga de Arabia Saudí- en el Racing de Santander, pero, ni mucho menos, lo está logrando. 

Al poco de aterrizar en tierras cántabras (13 de enero) y debutar, el georgiano sufrió una lesión muscular en el oblicuo interno que lo mantuvo apartado varios encuentros y, a su regreso a los terrenos de juego, ni siquiera ha terminado de asentarse en los esquemas de José Luis Oltra. 

En su presentación, celebrada con un mes de retraso (13 de febrero) por las extrañas cincunstancias de la incorporación, Papu aseguró que estaba en condiciones de jugar contra el Sporting, pero su entrenador no apostó por incluirle en el once titular. Partió desde el banquillo y acabó jugando un discreto cuarto de hora, antes de que el pasado fin de semana sí entrase en la alineación inicial y acabase siendo sustituido en el minuto 53 en la derrota de los verdiblancos en Málaga. 

El próximo sábado, el Racing recibe al Real Zaragoza en El Sardinero, pero Papunashvilli no estará en el encuentro. Su contrato de cesión incluye una cláusula que los cántabros no están dispuestos a pagar en estos momentos, probando la escasa relevancia que ha alcanzado en un equipo que marcha colista.

No mucho mejor (penúltimo) está otro histórico, el Oviedo de un Simone Grippo que tampoco está teniendo continuidad. Tras firmar con los asturianos (31 de enero), sufrió una inoportuna gripe y el pasado domingo, ya partiendo como titular, vio la quinta amarilla frente al Lugo y causará baja ante el Tenerife de Daniel Lasure, que a su llegada emergió como titular pero después ha visto como otro exzaragocista, Álex Muñoz, le gana la partida en el lateral izquierdo. 

Algo similar ocurre con Jorge Pombo. Su protagonismo en el Cádiz se reduce a 20 minutos jugados, precisamente, ante el Real Zaragoza. Después, la presencia del atacante zaragozano se ha ido diluyendo hasta verle desaparecer de las convocatorias de Álvaro Cervera. 

Y la lista de descartes zaragocistas en el zoco invernal la completa un Federico Bikoro que, en el Badajoz de Segunda División B, goza de la confianza que no le pudo ofrecer un Víctor Fernández que en verano tuvo que prescindir de algunos hombres importantes. Principalmente, de un Pep Biel que completó el grueso de la pretemporada con el Zaragoza y después marchó al Copenhague danés. 

La salida del mediocampista mallorquín, aún dejando cinco millones fundamentales para la economía del club, fue muy lamentada por Víctor Fernández. Todo lo contrario que la de un Diogo Verdasca que desde el principio no entró en sus planes -a pesar de que llegó a jugar tres encuentros de pretemporada- y terminó marchando al Beitar Jerusalén de la liga israelita, competición que dista mucho del fútbol español. 

La excepción de Raí

Raí Nascimento es el paradigma contrario. El brasileño hizo las maletas en julio para jugar en calidad de cedido en Ibiza, donde ya lo había hecho durante varios meses la pasada temporada, y está ofreciendo su mejor fútbol en un equipo que marcha segundo en el grupo 1 de la Segunda División B y peleará por ascender a la categoría de plata. La Copa del Rey, que midió a los baleares con el Barça, fue el mejor escaparate para un jugador que podría regresar al Real Zaragoza en un futuro próximo.

Etiquetas
Comentarios