Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

El Real Zaragoza, atado de pies y manos por el virus FIFA

La próxima ventana de partidos internacionales son fechas oficiales y el club no puede oponerse a ceder a sus futbolistas convocados, tal y como recoge la normativa, por mucho que la Segunda División no pare. Hasta cinco jugadores del equipo aragonés podrían perderse el partido contra el Almería. 

Luis Suárez celebra el 2-0 ante el Sporting de Gijón en la noche del pasado martes, su último tanto anotado, el 14ª.
Luis Suárez celebra el 2-0 ante el Sporting de Gijón en la noche del pasado martes, su último tanto anotado, el 14ª.
Oliver Duch

El Zaragoza conocerá dentro de unas dos semanas los nombres de los futbolistas que, finalmente, reciben la convocatoria de sus selecciones nacionales, un asunto que ha envuelto de preocupación e incertidumbre a todos los estamentos del club. La posibilidad -muy real- de que Víctor Fernández pierda de golpe a varios jugadores, todos ellos trascendentales en sus planes, para el partido del fin de semana del 28 y 29 de marzo en La Romareda contra el Almería ha encendido las alarmas en el cuerpo técnico ante semejante amenaza y contratiempo.

El Real Zaragoza ya sabe de forma más o menos directa que Marruecos tiene planeado citar a El Yamiq, que Colombia maneja el nombre de Luis Suárez como una de las novedades para el inicio de la fase de clasificación del Mundial de Catar y para el proyecto de selección que acuda el próximo junio a la Copa América, y que Luis de la Fuente, entrenador de España sub 21 maneja con fuerza los nombres de los tres zaragocistas susceptibles de convocar, Soro, Clemente, pero, sobre todo, Javi Puado.

Quedarse sin Luis Suárez y Puado al mismo tiempo sería un duro revés para el equipo aragonés y obligaría a Víctor Fernández a trabajar en alternativas. La baja de El Yamiq, aun con su impactante relevancia en la defensa del equipo, tendría una mejor solución en una demarcación bien guarnecida. Si la sub 21 cita también a Clemente, aún tendría Víctor a Pichu Atienza y Guitian, aunque, eso sí, todo quedaría en manos de que ningunos de ellos sufriera contratiempo alguno.

Ante este panorama, el Zaragoza poco puede hacer. La próxima ventana FIFA son fechas oficiales -entre el 25 y el 31 de marzo- y el club no puede oponerse a ceder a sus futbolistas convocados, tal y como recoge la normativa, por mucho que la Segunda División no detenga su curso como sí hacen la Primera División. España es de los pocos países en los que no para su segunda categoría en periodo de selecciones. Por ejemplo, en Alemania no hay jornada de la Bundesliga 2, en Inglaterra hay parón en la Championship, en Italia el programa de partidos de la Serie B también abre un paréntesis, lo mismo que sucede en Francia con la Ligue 2... Como se ve, de las potencias europeas, solo la Segunda División española sigue en marcha. 

El Almería, por ejemplo, rival en esas fechas críticas, también está pendiente de que su máximo artillero, Darwin Núñez sea convocado o no por Uruguay como en la anterior ventana de selecciones. Entre sus jugadores relevantes, también Wilfrid Kaptoum ha acudido en el último año a alguna lista de Camerún.

De este modo, el Zaragoza se encuentra atado de pies y manos, sin capacidad legal para defender sus intereses como sí ha hecho en ocasión de otros compromisos internacionales, como cuando la selección sub 23 colombiana sondeo la convocatoria de Luis Suárez para el torneo Preolímpico del pasado mes de enero: esa competición no estaba dentro del calendario oficial de la FIFA y el Zaragoza no estaba obligado a dejar ir al delantero. La otra vía, la voluntad del futbolistas, como es obvio, también está descartada, por todo el valor deportivo y sentimental que conlleva. Aunque, por ejemplo, Papunashvili solicitó por su propia iniciativa no asistir el pasado mes de octubre con Georgia para ayudar al Zaragoza en un periodo en el que se intuía necesario por bajas; lo hizo tras conversar con el entrenador y como solución extraordinaria, pues es una pieza asentada en su selección. No es el caso ahora con los presumibles afectados, todos ellos incipientes internacionales, como Clemente o Puado, o el mismo Luis Suárez, o en vías de ganarse un puesto, como El Yamiq con su regreso a los planes de Marruecos.

El único clavo al que se puede agarrar el Zaragoza sería retener a sus futbolistas sub 21, pero solo en el caso de que los equipos de Segunda División -donde puede haber varios clubes perjudicados- hagan un frente común y se acuerde con la RFEF una excepción y un desagravio, como ya ha sucedido en alguna ocasión que la categoría no ha parado en un momento culminante de la temporada. Más, cuando solo en España, la segunda categoría del fútbol del país no se para. 

Etiquetas
Comentarios