Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Víctor Fernández todavía no descarta a Luis Suárez, que no entrenó este jueves

El ariete colombiano intenta acelerar la recuperación del traumatismo que sufrió en Elche en el tobillo derecho y el técnico aún cree posible que juegue ante el Dépor el domingo.

Luis Suárez, en la Ciudad Deportiva, sale en solitario del vestuario.
Luis Suárez, en la Ciudad Deportiva, sale en solitario del vestuario.
Francisco Jiménez

"Yo, a Luis Suárez, aún no lo descarto", dijo Víctor Fernández a las 23.15 de este miércoles en la sala de prensa del estadio de Anduva. La frase, rotunda, vino enmarcada en la valoración positiva que hizo el técnico de la tripleta atacante blanquilla ante el Mirandés, con Puado como ariete y Soro y Burgui en las bandas en un dibujo 4-3-3 muy elástico.

Y, por ello, el propio entrenador zaragozano ha introducido el futuro inmediato de Suárez, el que separa este jueves del partido de la sobremesa del domingo en La Romareda ante el Deportivo de La Coruña, en los terrenos de la máxima incertidumbre. ¿Llegará a tiempo Luis Suárez de jugar ante los gallegos? Ahí, en esa pregunta que es masiva entre el zaragocismo, está el tira y afloja entre el criterio médico y el futbolístico; entre la precaución y la valentía; entre las ganas intrínsecas del sudamericano por jugar y la cautela natural de quienes ven los 14 últimos partidos de liga que restan como finales decisivas en pos del ansiado ascenso a Primera.

El punto de partida es sabido: Luis Suárez cayó lesionado el pasado sábado en Elche por una dura entrada del lateral ilicitano Gil. Y las pruebas radiológicas llevadas a cabo al regreso a Zaragoza el domingo desvelaron algo más delo previsto en un principio, tras la exploración sobre el terreno de los médicos del club. "Un ligero edema del margen postero-superior del hueso calcáneo, junto a una pequeña bursitis preaquílea y un edema traumático del tendón aquíleo del pie derecho", fue literalmente el parte médico facilitado por el club de inmediato.

O sea, además del golpetazo en la zona afectada, la parte exterior del tobillo diestro, Suárez tiene un pequeño derrame sanguíneo interno que le afecta a zona ósea. Y ahí está el principal problema de esta lesión que, sin ser grave, sí es molesta e, incluso, dolorosa en sus primeros días.

Duda hasta el mediodía del sábado

A partir de este diagnóstico, el cuerpo técnico debió asumir de inmediato que Suárez no iba a poder estar presente en el partido extra de la noche del miércoles en Miranda de Ebro, que ponía al día la clasificación zaragocista tras la suspensión un mes antes por la lluvia y los charcos. Ahí, tan cerca en el calendario semanal, Suárez quedaba inequívocamente en la enfermería. Y no viajó.

El carácter de su dolencia, un traumatismo con derrame y bursitis asociados, también dice a bote pronto que Suárez no debe jugar este domingo ante el Deportivo en La Romareda, pues solo habrán pasado siete días y unas horas desde que recibió el impacto de Gil en su articulación dañada. Pero aquí, en este preciso instante de la película de los hechos, entra en juego el talante de futbolista. Suárez quiere jugar cuanto antes, aunque sea llevando el umbral de su dolor al límite. Y, claro, Víctor y el resto del vestuario ponderan como merece la importancia el delantero que ha anotado 15 goles en lo que va de liga y es el matador del equipo por galones ganados día a día sobre el césped.

Luis no ha entrenado ni un día de la semana con el resto del grupo. Este jueves por la tarde, tampoco. Lo hizo a solas, con los fisios y el recuperador, Ubieto. Resta el ensayo de hoy y un último mañana. Hasta entonces, Suárez será duda, dentro de este envoltorio.

Etiquetas
Comentarios