Despliega el menú
Real Zaragoza

REAL ZARAGOZA

El Zaragoza cierra el mercado invernal con la llegada de Dani Torres

El medio centro defensivo colombiano es el tercer y definitivo refuerzo del Real Zaragoza en enero. Lalo Arantegui, el director deportivo, intentó sin éxito fichar in extremis un interior diestro.

Dani Torres posa en las oficinas del club junto al presidente Lapetra.
Dani Torres posa en las oficinas del club junto al presidente Lapetra.
Real Zaragoza/Tino Gil

El medio centro colombiano Daniel Torres, de 30 años, 1,83 de estatura y procedente del Deportivo Alavés de Primera División, se convirtió este viernes, con el paso de las horas del último día del mercado invernal de fichajes, en el tercer y definitivo refuezo del Real Zaragoza. Firmó su contrato, según lo ya avanzado y pactado en la noche del jueves, a media mañana en la sede de La Romareda. Se hizo las fotos con el presidente, Christian Lapetra, y su camiseta serigrafiada ya con su dorsal elegido, el 3, y empezó su nueva vida en la capital aragonesa. El club lo anunció oficialmente a las 13.59.

Torres fue el tercer eslabón de la cadena de fichajes consumados por el área deportiva -Lalo Arantegui y José Mari Barba- en esta ventana invernal que se clausuró la pasada medianoche. Antes habían venido el delantero portugués André Pereira (aterrizó el día 10 desde el Oporto, tras jugar la primera vuelta en el Vitoria Guimaraes, de la Primera lusa), de 24 años y con 1,88 de altura; y el defensa central marroquí Yawad El Yamiq, de 27 años y 1,90, que arribó el martes pasado, día 28, cedido por el Genoa italiano.

Durante la mayor parte del tiempo de este último día de mercado (el de ayer), los ejecutivos deportivos del Real Zaragoza buscaron en exclusiva, sin otro asunto anejo que despistara su atención, la cuarta pieza que faltaba en el listado de prioridades de Víctor Fernández y que, definitivamente, se ha quedado en el limbo de los deseos del entrenador: un interior diestro. Hubo algunas negociaciones con trascendencia del interior hacia el exterior desde el mediodía: se tanteó a Larrazábal, del Athletic de Bilbao; a Borja Valle, del Deportivo de La Coruña; a Burgui, también del Alavés, como el sí fichado Torres. Sabedor el mundillo de los agentes -marabunta- de las ansias zaragocistas, ya con la noche cerrada se vinculó al Real Zaragoza a operaciones de precio caro, cuasi imposibles, como la del deseado retorno del hispano-brasileño Leo Baptistao, que intenta huir a toda prisa del Wuhan Zall FC, el club de la ciudad china origen del coronavirus, epidemia alarmante de calado mundial, en el que juega el extremo ex del Atlético de Madrid, Rayo Vallecano o Betis, entre otros.

Nada cuajó. Todo, con todos los citados y otros que quedaron en la oscuridad, anduvo siempre lejos de un acuerdo. El dinero fue el eje sobre el que gravitó siempre el problema básico, las cuentas, las sumas, las restas, las divisiones. Tras toda la tarde-noche sin noticias, sin movimientos visibles en el seno del club blanquillo, al rebasarse las 21.00 se advirtió desde la entidad zaragocista que se daba por cerrada la plantilla en ese hito del reloj. Las tres últimas horas de vigencia del mercado eran desdeñadas por el área deportiva, al considerar que resultaba un imposible cuadrar el fichaje del ‘7’, del interior-extremo derecho que ha pedido Víctor Fernández para paliar las salidas de Pombo y Papunashvili en este mismo tiempo de cambios invernales. Tendrá que valerse el entrenador sin esa pieza que, en torno a las 10.15, por la mañana, él mismo había considerado «obligatoria» en la rueda de prensa previa al viaje a Cádiz, reiterando lo dicho dos días antes.

Cinco bajas por tres altas en el Real Zaragoza

El mes de enero de 2020 lo cierra el Real Zaragoza, por lo tanto, con cinco bajas y tres altas respecto de la plantilla que armó Lalo Arantegui en agosto y que ha estado compitiendo hasta el parón navideño bajo ese formato.

Se han ido, bajo diferentes formatos de cambio de compromiso contractual, Papunashvili (al Racing de Santander), Pombo (Cádiz), Lasure (Tenerife), Bikoro (Badajoz) y Grippo (Oviedo). Y han llegado nuevos los ya referidos Pereira (Oporto/Vitoria Guimaraes), El Yamiq (Genoa) y Torres (Alavés). Es decir, Víctor tiene la plantilla dos piezas más corta, en términos numéricos, que hasta ahora. No cabe computar, con carácter retroactivo, la incorporación en su día -noviembre- de Puado, pues este punta llegó en un periodo extraordinario solicitado por la SAD a causa de la grave dolencia cardiaca sufrida por Dwamena, justamente para cubrir el vacío dejado un mes antes por el ariete ghanés.

Víctor se queda con 22 hombres. Que, con Ros lesionado y Zapater aún de baja, son de facto 20.

Etiquetas
Comentarios