Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Fede Valverde, el fichaje que pudo ser

El medio uruguayo, revelación de la temporada en el Real Madrid, pudo acompañar a Febas en verano de 2017 en su año de cesión en el Real Zaragoza.

Fede Valverde, en la Supercopa de España contra el Atlético.
Fede Valverde, en la Supercopa de España contra el Atlético.
EFE/Juanjo Martín

Federico Valverde (Montevideo, 1998) es la gota más representativa del elixir juvenil de este nuevo Real Madrid configurado con más promesas que certezas. El intrépido centrocampista uruguayo ha puesto pie y medio en los planes titulares de Zinedine Zidane hasta el punto de desafiar el trono de Luka Modric en las alineaciones del Real Madrid. Su fútbol de múltiples vértices y amplio depósito, valores exigidos y subrayados como nunca en el centrocampista moderno, se ha ganado los elogios y los titulares mediáticos como el futbolista revelación de la temporada en el equipo blanco. Tampoco le han faltado los focos en las últimas semanas, después de su sacrificada expulsión contra el Atlético en la Supercopa de España tras zancadillear a Morata. Este miércoles, tras descansar en liga, Valverde apunta a abanderado del centro del campo del Real Madrid en La Romareda, un estadio que pudo ser el suyo hace dos temporadas.

Lalo Arantegui y su equipo de trabajo habían seguido con frecuencia al Castilla de Solari, en Segunda B, durante la campaña 2016-2017, la primera de Valverde en España tras su incorporación, con solo 18 años, desde Pañarol. El Zaragoza buscaba refuerzos a la vez que se preparaba a fuego lento el proyecto comandado por Natxo González, aún entrenador del Reus, para la siguiente temporada. El modelo de juego en camino exigía unos mediocampistas muy concretos y completos, con virtudes como la resistencia física, la inteligencia posicional y el largo recorrido: jugadores de calidad, pero también de cantidad, indicados para adaptarse a los interiores del rombo o de un centro del campo de tres centrocampistas.

En ese patrón de búsqueda, encajó de pleno Fede Valverde. También otro jugador de tendencia vertical, en su caso mediante la conducción, como era Aleix Febas. Ambos se conjugaron en la sala de máquinas de Santiago Solari en el Castilla, en una categoría que empequeñecían con su fútbol de alto voltaje y largo alcance. Febas y Valverde compartían habitualmente un doble pivote de variados registros. El Zaragoza, acabada la temporada, solicitó la cesión de ambos jugadores de forma oficial.

Desde el principio, ambas operaciones presentaban aristas complejas, en parte, porque no solo el Zaragoza había detectado aspectos diferenciales en ese par de centrocampistas. Desde un principio, conoció que el Real Madrid aceptaría el préstamo de ambos, pero que el mercado de Primera División iba a prevalecer como destino. El paso de las semanas, fue despejando la incertidumbre: Febas se quedó entre el Zaragoza y el Almería. Y Fede Valverde recibió la llamada del Deportivo de La Coruña. Los gallegos garantizaron al Madrid protagonismo para su perla uruguaya y, ahí, se fueron desvaneciendo las opciones del Zaragoza. Al final, llegó Febas a La Romareda, mientras Valverde crecía en Primera jugando en muchas ocasiones acostado en banda izquierda. La dirección deportiva siguió atenta a futbolistas de un perfil semejante a Valverde, pero esa búsqueda apenas duró lo que tardó en comenzar la pretemporada: Natxo González vio a Raúl Guti y encontró varias de las cualidades que le iban a ser necesarias con Valverde: un motor infatigable, interpretación del juego, lectura posicional, un pie aseado, ida y vuelta, trabajo y agresividad… . Así, el Zaragoza no tuvo a Valverde, pero el fútbol, siempre incierto y travieso, le dio la oportunidad de descubrir y disfrutar de Guti. 

Etiquetas
Comentarios