Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Suspendido el Mirandés-Real Zaragoza por la fuerte lluvia y el pésimo estado del campo

Anduva presenta enormes lagunas a causa de las precipitaciones que no cesan desde las 4 de la tarde en Miranda de Ebro y el árbitro y los dos clubes acuerdan aplazar el partido.

Los árbitros revisan el césped de Anduva.
Los árbitros revisan el césped de Anduva.
Paco Giménez

No se jugará este sábado el Mirandés-Real Zaragoza de la 24ª jornada de liga a causa de la fuerte lluvia que ha dejado, desde las 4 de la tarde, el césped del estadio de Anduva en un estado impracticable para el fútbol, con enormes lagunas en muchas partes de su superficie. El partido estaba programado para las 21.00.

El árbitro, el vasco Sagués Oscoz, revisó a las 19.40 el estado del terreno de juego en compañía de su equipo arbitral y, ya desde ese momento, mostró un gesto contrariado cuando se dirigió de nuevo a la zona de vestuarios tras verificar in situ cómo se encuentra el césped y, sobre todo, la gran cantidad de lluvia que sigue cayendo sobre Miranda de Ebro (Burgos). Como el aguacero sigue activo, incesantemente, sobre esta parte del alto Ebro, 250 kilómetros aguas arriba de Zaragoza, las postura de ambos clubes fue, desde el principio, la de aplazar el partido dado que no se preveía que pudiera mejorar el estado del terreno de juego en lo sucesivo. Al contrario, la cosa tendía a empeorar de no mediar el cese de las precipitaciones, algo que no está previsto hasta la medianoche.

Anduva presenta enormes lagunas a causa de las precipitaciones que no cesan desde las 4 de la tarde en Miranda de Ebro y el árbitro y los dos clubes acuerdan aplazar el partido.

Sagués volvió a salir al césped media hora antes del horario previsto para el inicio del choque, las 21.00, y tras volver a consultar a los dos equipos, certificó la suspensión del encuentro. Ahora, queda en el aire la fecha en la que se podrá disputar. Mucho más cuando ambos siguen vivos en la Copa del Rey y, por lo tanto, será imposible dar una fecha próxima, siempre entre semana y en día laborable.

A esta cita en Miranda de Ebro se habían desplazado durante la jornada sabatina alrededor de 2.000 zaragocistas (más de 1.100 con entradas compradas en Zaragoza, bien a través del club o bien desde la Federación de Peñas) que, obviamente, tendrán mucho más complicado volver a viajar a esta localidad burgalesa cuando se reubique el partido más adelante

Etiquetas
Comentarios