Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

El Real Zaragoza presenta un largo pliego de alegaciones al Comité de Competición

El departamento jurídico del club blanquillo, tras analizar el vídeo, inicia recursos solicitando la anulación de la expulsión de Guitián y de las amarillas que vieron Luis Suárez, Guti e Igbekeme.

Momento en el que Isidro Díaz de Mera, el árbitro del partido de El Alcoraz, expulsa a Guitián en el minuto 81.
Momento en el que Isidro Díaz de Mera, el árbitro del partido de El Alcoraz, expulsa a Guitián en el minuto 81.
Rafael Gobantes

El Real Zaragoza presentó al mediodía de este lunes un largo pliego de alegaciones al Comité de Competición de la Federación. El departamento jurídico del club blanquillo, tras analizar el vídeo del partido SD Huesca-Real Zaragoza de la tarde del domingo en El Alcoraz con detenimiento, no dudó en iniciar el procedimiento de recursos varios ante las decisiones disciplinarias adoptadas por el árbitro castellano-manchego Isidro Díaz de Mera Escuderos respecto de varios futbolistas zaragocistas.

En concreto, la entidad blanquilla solicita, en sus primeras alegaciones, la anulación de la expulsión de Guitián y de las tarjetas amarillas que vieron durante el partido Luis Suárez, Guti e Igbekeme.

Puesto en pasiva, el Real Zaragoza, con el minucioso estudio de las imágenes de televisión, solo considera bien arbitrada la expulsión de Delmás, ocurrida en el minuto 75 de partido por una entrada por detrás a Sergio Gómez junto a la banda. El resto de las tarjetas que Díaz de Mera mostró (todas en la segunda parte, curiosamente) a los futbolistas zaragocistas son discutidas desde el seno del club. 

La de mayor repercusión, obviamente, es la otra expulsión del choque -el Zaragoza sufrió dos rojas-, la que mandó a la ducha a Guitián en el minuto 81 y dejó a los de Víctor Fernández con solo 9 hombres sobre el césped, a merced del rival e imposibilitados por completo para ejecutar una reacción milagrosa que igualara el 2-1 adverso, que fue definitivo. 

Una roja que, en un principio, pareció ser origen de una doble amarilla, pues Guitián ya había sido amonestado por el colegiado de Daimiel en el minuto 67, en una falta leve muy lejos del área que, circunstancialmente, acabó siendo el origen del segundo gol del Huesca, el que le daría la victoria al final. Pero no fue así. Díaz de Mera sacó la roja directa en la segunda acción sancionada al central zaragocista, evaluando que su agarrón a un rival azulgrana, a muchos metros de la zona del área, cortaba una manifiesta ocasión de gol de los oscenses. Un punto de vista bastante alejado de la realidad.

Por otro lado, tanto la primera amarilla referida de Guitián, como las que el árbitro enseñó a Igbekeme (minuto 59), Luis Suárez (61) y Raúl Guti (89) fueron recogidas en el acta como derivadas de "disputas de balón de forma temeraria". No parecen ser tan graves ninguna de ellas, a criterio de los miembros del área jurídica del Real Zaragoza.

En el caso de Luis Suárez, el daño es importante para los intereses zaragocistas, pues el colombiano, estandarte goleador del equipo y segundo en la tabla de anotadores de la Segunda División, acumula con esta amarilla la cuarta de su segundo ciclo sancionador (le han mostrado 9 cartulinas en la primera vuelta, algo sospechosamente atípico tratándose de un delantero centro, que recibe muchos más golpes que da por motivos obvios) y, por lo tanto, de no serle retirada, quedará de nuevo advertido de un nuevo partido de suspensión.

Son las secuelas de este partido de máxima rivalidad aragonesa que, desde el prisma arbitral, Díaz de Mera torció llamativamente con sus decisiones en los segundos 45 minutos castigando en exceso a un Real Zaragoza que, sobre el césped, no dio muestras de ser merecedor de tanta fuerza arbitral mediante las tarjetas. 

La Navidad llega con tarea para el Comité de Competición (y probablemente también para el de Apelación) desde el buzón del Real Zaragoza. Visto lo ocurrido en Huesca, no es para menos. 

Etiquetas
Comentarios