Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Raúl Guti: "Estoy preparado para abanderar el zaragocismo"

Antes de visitar al Huesca, el joven centrocampista de Torrero se marca objetivos ambiciosos, tanto a nivel personal como en lo colectivo

Raúl Guti, posando en la Ciudad Deportiva.
Raúl Guti, posando en la Ciudad Deportiva.
Toni Galán

El Real Zaragoza más aragonés de los últimos tiempos encara el derbi territorial. ¿Qué se siente como canterano?

Me considero un privilegiado por poder disfrutar de algo así. Cuando eres niño, sueñas con jugar este partido, y es evidente que los de la casa tenemos una motivación especial.

Debutó con Láinez, Natxo González le asentó en el equipo y con Víctor se ha convertido en indispensable. ¿Con qué se queda de cada técnico?

Los tres me han mostrado ése plus de confianza que te hace creer que puedes llegar lejos. Con Láinez me costó entrar en el equipo porque no llegaba a dar el máximo de mí mismo, pero le estaré eternamente agradecido por haberme hecho debutar contra el Tenerife (junio de 2017). Natxo es el entrenador que más admiro, el que apostó por mí desde el primer día, y siempre estará presente en mi vida. Y con Víctor me sucede igual; desde que llegó me transmitió su confianza.

Y usted, ¿cómo ha evolucionado en estos dos años y medio?

Destacaría la madurez. He aprendido a posicionarme mejor en el campo, a cuidarme… Además, el hecho de compartir vestuario con jugadores de la talla de mis compañeros me ha hecho crecer.

En el último tramo de la temporada, coincidiendo con su asentamiento en el doble pivote, parece haber encontrado su mejor versión.

Me siento cómodo pero creo que todavía puedo dar más. Soy joven y no me pongo techo. Sé que el día de mañana puedo hacerlo mejor porque me quedan muchas cosas por aprender. 

Está siendo uno de los jugadores más utilizados. ¿Se ha resentido de la lesión de pubis que arrastró la pasada campaña?

Sí que es cierto que son muchos partidos. Además, mi estilo de juego acarrea mucho esfuerzo y sacrificio. Pero al final somos futbolistas y estamos preparados para eso y más.

¿Dónde estuvo la clave de su recuperación?

Quisiera agradecer la labor de Andrés Ubieto -preparador físico y recuperador del equipo- porque fue la persona que estuvo apoyándome en el día a día, transmitiéndome esa tranquilidad necesaria para superar un bache así. Fue una lesión de larga duración que me hizo ver el otro lado de la vida, pero de todo se sale.

¿Fue el peor momento de su carrera?

Está claro que fue un periodo duro. Mi cabeza no estaba bien y necesitas ésa ayuda psicológica que me transmitió Andrés -por Ubieto- y también mi familia. 

Más allá de los entrenadores mencionados anteriormente, ¿quiénes han sido las personas que más le han influido?

Destacaría a Alberto Zapater. Desde los primeros días me acogió muy bien, me dio grandes consejos que he tratado de utilizar y es una de las personas con las que más me identifico. Ojalá pueda seguir su trayectoria.

¿Está preparado para recoger su testigo como abanderado del zaragocismo?

Estoy preparado para todo. Trabajo en el día a día para ser como él y ocupar un puesto de esa entidad en el equipo. Siendo de Zaragoza y zaragocista, sería un orgullo. 

En El Alcoraz, los canteranos afrontan una nueva prueba de fuego. ¿Sienten la presión social?

Sí, esa presión existe. Los amigos nos piden que ganemos al Huesca, que salgamos con el cuchillo entre los dientes… Es normal que la gente de nuestro entorno quiera que vayamos a muerte, pero no dejan de ser tres puntos. Hay que competir como en el resto de partidos.

Ya conoce lo que es jugar en territorio oscense. ¿Cómo espera el ambiente?

Por desgracia, van a poder acompañarnos pocos aficionados porque nos han dado un número reducido de entradas, pero seguro que se genera una atmósfera bonita. El horario (mañana, 16.00) es ideal, a las puertas de la Navidad… Será especial para todos.

El Huesca llega en el peor momento de la temporada, tras dos derrotas consecutivas que han generado dudas. ¿Son más peligrosos por ello?

No hay que fiarse. Tampoco creo que ellos estén en crisis; sólo han perdido dos partidos seguidos y tenemos que pensar que contra nosotros se querrán dejar la vida para ganarnos y demostrarle a su afición que la mala racha ha terminado. 

¿A qué rivales ve más peligrosos hacia el ascenso?

Después de haber jugado recientemente contra ellos, hay dos equipos a los que veo muy fuertes. Tanto el Girona como el Rayo, por plantilla y presupuesto, considero que son rivales que llegarán con opciones al final. 

¿Ve al Real Zaragoza más capacitado para regresar a Primera que en anteriores campañas?

Lo que percibo es que hay mucha más ilusión. Desde el primer día, veo al equipo más convencido de llevar al Real Zaragoza a donde se merece. Solo pedimos que la gente esté con nosotros hasta el final porque es lo que más necesitamos. 

En caso de no ascender, ¿replantearía su futuro y escucharía posibles ofertas?

Ahora mismo sólo pienso en ganar al Huesca y que lleguen las vacaciones de Navidad para descansar junto a mi familia. El día 3 de enero, tendremos otro partido muy importante. Después, lo que tenga que venir, vendrá. Mi gran objetivo es subir al Real Zaragoza a Primera División.

Etiquetas
Comentarios