Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Adiós al refuerzo de Darío Poveda

El delantero centro del Atlético de Madrid B, que iba a fichar por el Getafe de forma inminente y a venir cedido al Real Zaragoza posteriormente para jugar ya el 3 de enero ante el Sporting, tiene rota la rodilla.

Darío Poveda celebra uno de los goles que ha anotado con el Atlético de Madrid B en la primera vuelta en Segunda B.
Darío Poveda celebra uno de los goles que ha anotado con el Atlético de Madrid B en la primera vuelta en Segunda B.
Atlético de Madrid Web

Darío Poveda no jugará en el Real Zaragoza dentro de 20 días, tal y como estaba previsto desde hace alrededor de un mes. El delantero centro del Atlético de Madrid B cayó lesionado el domingo por la mañana en el partido de liga del filial colchonero y las pruebas radiológicas a las que fue sometido este lunes fueron terribles para el jugador y, por derivación del plan que estaba hirviendo hace un tiempo alrededor de él, también para el Zaragoza.

El parte médico oficial se conoció a mitad de la jornada de ayer lunes y fue demoledor: «Darío Poveda, delantero del Atletico B, sufre una rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha y en los próximos días será intervenido quirúrgicamente», publicó el club rojiblanco en su página web para desazón de todo el mundo implicado en el presente y el futuro del goleador.

Las consecuencias de esta lesión son obvias e inevitables. El joven ariete, de 1,87 de estatura y 22 años, sufre una de las peores lesiones que puede tener un futbolista y, por ello, tiene ante sí un tiempo largo de rehabilitación y baja médica, que le impedirá jugar en al menos ocho o nueve meses. Traducido: Poveda ha dicho adiós a la presente liga y, probablemente, también a la pretemporada del curso venidero. Y, por esta secuela tan drástica, el Real Zaragoza acaba de perder al que iba a ser, con un alto porcentaje de posibilidades, el fichaje clave para ocupar el rol que dejó vacante Dwamena en octubre al conocerse el problema cardiaco grave que lo ha apartado del fútbol: el de delantero referencial, el tanque de área.

La maniobra, que iba a ser a tres bandas, ha saltado por los aires imprevistamente por esta fatal lesión. El Atlético de Madrid iba a vender los derechos de Poveda al Getafe de manera inminente, en las próximas 48 o 72 horas, pues el club getafense, cuando el Real Zaragoza escarceó la posibilidad de contratar en propiedad al delantero hace un mes (ofreció 300.000 €), le puso un cero más a la oferta y elevó el precio hasta los 4 millones. Y, de ahí, de la SAD de Getafe, hubiera jugado cedido Poveda en el Zaragoza hasta junio. Este era el plan, que ya no es plan.

El destino ha sido caprichosamente cruel. Poveda se rompió la rodilla en la matinal del domingo precisamente en un partido Getafe B-Atlético de Madrid B.

Los percances, las incidencias súbitas y extremas, los accidentes imponderables y cualquier tipo de inconveniente que pueda surgir alrededor del Real Zaragoza y sus protagonistas no cesan. El mal fario de los últimos tiempos en infinidad de casos particulares, con lesiones, enfermedades, dolencias incompatibles con la práctica del fútbol, intervenciones quirúrgicas atípicas... ha recaído en las últimas horas sobre la figura del que estaba en camino de ser el delantero centro ansiado por Víctor Fernández para la segunda vuelta. Poveda, que ha eclosionado desde agosto hasta aquí con 10 goles en 10 partidos en el filial rojiblanco y que debutó hace nada con el equipo profesional en Primera División a las órdenes de Simeone, ha de parar en seco su prometedora progresión, que pasaba por Zaragoza unos meses.

El área deportiva obligada a reaccionar con celeridad

Arruinadas desde ayer todas las opciones de que Darío Poveda se convirtiera en el ‘9’ del Real Zaragoza en la segunda vuelta, el área deportiva, junto con los dirigentes y técnicos de los ámbitos relacionados directamente con la plantilla y la composición del vestuario, están en la obligación perentoria desde hoy mismo de reaccionar a toda velocidad.

Hay que buscar otra alternativa. Y, además de los condicionantes deportivos y de los económicos (no hay más allá de 200.000 € en las arcas para gastar en este menester), el matiz de la inmediatez es también crucial: Víctor Fernández, según pidió ya en su día, contaba con Poveda para la última semana de este diciembre, o sea, para ya mismo, de modo que así pudiese debutar como blanquillo el 3 de enero, ya dentro del mercado invernal, frente al Sporting de Gijón en La Romareda. Cumplir este epígrafe se antoja complicado, derive hacia donde derive la nueva búsqueda de un ariete.

Para poder contar con más techo salarial a invertir en enero, tras este inconveniente surgido con Poveda, ganan más importancia las posibles salidas de hombres como Pombo, Papunashvili o Bikoro.

Etiquetas
Comentarios