Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

El volcán del Deportivo espera al Zaragoza

Al conjunto coruñés se le amontonan los problemas: no gana desde la primera jornada, sufre una profunda brecha social, su presidente está contestado, ya ha cambiado de entrenador, su jugador Peru Nolaskoáin ha protagonizado un vídeo polémico esta semana... 

Luis Suárez en el entrenamiento de este jueves del Real Zaragoza.
Luis Suárez en el entrenamiento de este jueves del Real Zaragoza.
TONI GALAN

El Deportivo es la viva representación de uno de los nuevos axiomas de la Segunda División: lo peor de un descenso no es tanto bajar como no regresar a Primera de inmediato al año siguiente. El Zaragoza se encontrará el próximo domingo un rival con toda la sintomatología propia de un club en colapso y de un equipo en descomposición. Si hubiera que elegir ahora un rival contra el que jugar, casi nadie rechazaría en Segunda al Deportivo.

En La Coruña, viven tiempos de pesadilla, en una temporada en la que la única alegría llegó en su comienzo: desde la primera jornada, cuando ganó 3-2 al Oviedo. Desde entonces, no gana, y, sobre la playa de Riazor, se ha abierto el cráter de un volcán que no para de escupir lava ardiendo. Primero, llegó la crisis de resultados, desencadenante de todo lo demás. El Deportivo, con el sexto tope salarial de la categoría (11,3 millones; casi el doble del Zaragoza), comenzó a perder partidos y a sufrir la inadaptación de sus fichajes. Su entrenador José Antonio Anquela no resistió más de diez partidos. Le relevó Luis César Sampedro, pero nada ha funcionado. El Deportivo es colista, solo suma 12 puntos, ha encajado 29 goles, solo ha marcado 14… Casi nada funciona. Esta deriva ha desencadenado todo lo demás. Su presidente Paco Zas, llegado al cargo en mayo gracias al respaldo de su antecesor Tino Fernández, está cuestionado y contestado.

Una agitación institucional facilitada, además, por la atomización accionarial de su capital social, de escasas mayorías relevantes (Tino Fernández tenía el 6%) y con 25.333 accionistas distintos. Su director deportivo, Carmelo del Pozo, tampoco escapa de la hoguera social que se ha instalado en las calles de La Coruña en la que ya es señalada como la peor temporada de la historia del club. De Pozo fue el encargado de convencer hace año y medio a Natxo González de que renunciara al Real Zaragoza y decidió comprar su libertad. El extécnico del equipo aragonés tenía al Deportivo segundo clasificado hace un año. Justo había ganado al Real Zaragoza en Riazor y su paso hacia el ascenso era firme. Pero su método, de fuego lento, pero eficaz, como se vio en La Romareda, fue abortado con su despido cuando el equipo estaba en puestos de promoción de ascenso: 12 victorias, 15 empates y cinco derrotas fue su bagaje.

Le relevó Pep Martí, ahora en el Girona, pero no mejoró en gran medida el equipo. No dio el salto al ascenso directo y se conformó con la promoción. El Deportivo pasó a la ronda final después de liquidar al Málaga. Le esperaba el Mallorca, le ganó 2-0 en Riazor y visitó Son Moix con un pie en Primera. Sin embargo, un 3-0 lo condenó, con un tercer gol en una acción desgraciada en defensa que no perdonó Abdón Prats. Aún tendría Pablo Marí una ocasión increíble en el descuento… Pero el Deportivo se quedó en Segunda.

Cuentan en La Coruña que el equipo sigue prisionero en Mallorca. Que no ha sido capaz de escapar de la cárcel de aquella derrota. Un fantasma que sigue ahí. El club, después, debió reajustar números, renovar la plantilla del año anterior -con elevados salarios y una base de Primera-, después de perder la ayuda del descenso y reducir su presupuesto. Pero no ha asimilado esa nueva planificación. Ahora, se teme con un descenso a Segunda B, categoría a la que ya cayó en 1980, la única vez en su historia. «Ahora mismo estamos a mitad de temporada y la situación es crítica. Una posibilidad real es bajar”, se sincero su mediapunta Ager Aketxe esta misma semana, también sacudida por las declaraciones privadas, luego publicadas, de Peru Nolaskoáin, el centrocampista elegido por Víctor Fernández en verano para potencial su equipo, pero que decidió irse al Deportivo. “Estoy jodido, no ganamos un partido ni a la ONCE, es increíble lo malos que somos, preocupante", dijo el futbolista vasco en su vídeo en Instagram. “Y aparte no salgo de fiesta... salir de fiesta para emborracharme y olvidar la puta mierda de año que estamos haciendo, me quedo en casa haciendo el subnormal", añadió el jugador de 21 años, que pidió disculpas un día después.

En estas, visita el Zaragoza el estadio de Riazor el domingo. Hace justo 20 años, el Deportivo le ganaba 3-2 al Rayo Vallecano, su cuarto triunfo consecutivo de una racha de siete que le puso líder y le propulsó hacia su único título de liga, derribando la hegemonía de los gigantes del fútbol español. Una conquista lograda en la jornada final tras resistir las acometidas, entre otros, del Real Zaragoza, rival directo entonces, que se quedó a las puertas de ganar la Liga por única vez en su historia. Ahora, el Zaragoza intenta escapar de la peor crisis de su historia y el Deportivo agota sus opciones para no confirmar la peor crisis de la suya. Siempre hubo tiempos mejores para todos.

Etiquetas
Comentarios