Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Paso al frente de la segunda línea del ataque del Zaragoza

Con la llegada de Javi Puado, que se estrenó en labores goleadoras frente al Girona, han mejorado Alberto Soro y Álex Blanco. Luis Suárez tiene compañeros de viaje.

Antes de su presentación, Javi Puado ya se ha unido al equipo y ha protagonizado su primer entrentamiento con el Real Zaragoza en la Ciudad Deportiva.
 Javi Puado, en un entrenamiento en la Ciudad Deportiva..
TONI GALAN

La injusta e inexplicable derrota frente al Albacete Balompié, hace ya tres jornadas, marcó un punto de inflexión en lo que a la aportación de la segunda línea del ataque zaragocista se refiere. Víctor Fernández lamentó el desacierto de los acompañantes de Luis Suárez en las tareas del gol -"no podemos depender sólo de él, dijo"- y expuso lo ocurrido como razón del fichaje de Javi Puado, encontrando respuesta inminente en el propio atacante barcelonés y en otros dos compañeros de viaje que se han sumado a la causa tras su llegada.

Se trata de Alberto Soro, cuya aportación de cara a puerta venía siendo discreta, y Álex Blanco, que al fin parece haberse hecho con un hueco en el once. El de Ejea de los Caballeros fue decisivo en la visita a Vallecas, dando una magnífica asistencia a Suárez que derivó en el penalti de la victoria, y el pasado domingo repitió protagonismo frente al Girona, participando en otra jugada que acabó en penalti -Suárez recogió el relevo de Ros como ejecutor desde los once metros- y fabricando un nuevo pase de gol que Puado convirtió en oro a través de un sublime taconazo. 

Además, el canterano se mostró muy participativo en el juego asociativo desplegado por el equipo en la segunda mitad, generando peligro entre líneas y estirando el campo por banda derecha cuando hizo falta, favoreciendo también la entrada por el otro costado de un Álex Blanco que, en su segundo encuentro consecutivo como titular, firmó su mejor actuación con la zamarra del Real Zaragoza. 

El futbolista cedido por el Valencia fue un incordio permanente para la defensa planteada por José Luis Martí, haciendo lo que se esperaba de él desde su incorporación en los meses de verano: transformar su innegable calidad en mayor peligro hacia los metros finales. 

Así, con este paso al frente del trío de actores secundarios del ataque, Luis Suárez puede sentirse más respaldado, si bien su protagonismo hacia el gol no tiene por qué verse mermado. Ahora es necesario recuperar a Shinji Kagawa, cuyo rendimiento ha caído en las últimas semanas hasta el punto de quedar apartado de los planes de Víctor. Circunstancia -o lujo- que, por caché y emolumentos, el club no puede permitir. El japonés debe conectarse y ofrecer su mejor versión cuanto antes.

Etiquetas
Comentarios