Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Y el roto de la semana es... la baja de Guti en La Coruña por cinco amarillas

El centrocampista del Real Zaragoza, piedra angular en el juego del equipo en los últimos meses, vio la quinta amonestación de su ciclo en el minuto 82 el partido ante el Girona y Víctor Fernández lo pierde para Riazor.

Raúl Gutiérrez lamenta una ocasión de gol clara que tuvo ante el portero del Girona, Juan Carlos, nada más empatar a dos el equipo.
Raúl Gutiérrez lamenta una ocasión de gol clara que tuvo ante el portero del Girona, Juan Carlos, nada más empatar a dos el equipo.
Toni Galán

No hay semana en la que Víctor Fernández no tenga un soponcio en torno a su plantilla. No hay partido, desde agosto, en el que alguna incidencia relevante afecte al día a día del equipo y, por derivación, a los planes técnicos del entrenador del barrio Oliver. Y, en los días previos al siguiente duelo liguero, el del domingo 8 de diciembre en La Coruña ante el Deportivo, no va a ser menos el devenir de este lacerado Real Zaragoza 2019-20. Una entidad que, si se sienta en el pajar, se clava siempre la aguja

Lesiones musculares de diferente grado y condición, enfermedades gastroenteríticas de súbito, patologías graves de consecuencias drásticas, convocatorias con las selecciones nacionales, detenciones policiales, procesos jurídicos en marcha... y, obviamente, asuntos más consuetudinarios, relativos a alguna expulsión y a los castigos eventuales por acumulación de tarjetas amarillas, conforman en catálogo de motivos por los que Víctor se ha venido viendo menoscabado en un año para vacunarse de todo y a todas horas. Porque, en el Real Zaragoza actual, el destino advierte de que puede suceder cualquier cosa, por extraña e inédita que parezca a priori. 

En este caso, de cara al viaje a La Coruña para afrontar un partido atípico, pues el Deportivo, en vez de ocupar una plaza entre los favoritos al ascenso (su rol pretendido) está hundido como colista (22º) y camino de un crac histórico y de imposible solución de producirse (el descenso a Segunda B), el Real Zaragoza pierde a su mejor futbolista en lo que va de campaña: el centrocampista aragonés Raúl Guti

Estaba advertido de sanción, con 4 tarjetas amarillas en su ciclo particular. Y ante el Girona, en la noche del sábado, vio la quinta. O sea, castigo a la vista. Un partido de suspensión. Se quedará en casa y no pisará Galicia en esta ocasión. Y Víctor Fernández deberá pensar cómo sustituir a su pieza más importante en la zona ancha del campo, el que más kilómetros recorre, el que más ayuda en defensa por delante, el que más llega al área rival desde atrás. El que más intercepta balones combinativos de los rivales. El que más fuelle tiene según pasan los minutos mientras los demás se acalambran o se ahogan. El que mejor punto físico y mental ha adquirido después de la crisis global del equipo el año pasado, que a punto estuvo de acabar en tragedia. 

El departamento jurídico del club, como hace siempre, mirará este lunes con detenimiento el vídeo. Y, en él,  la falta que generó la amarilla que mostró Ortiz Árias, el errático árbitro madrileño que pitó el Real Zaragoza-Girona, a Raúl Guti cuando el partido ya iba a concluir. Habrá que ver si cabe recurso, alegaciones previas y si existe algún resquicio por el que anular la amarilla. Pero no parece factible en una primera impresión. Los comités no están receptivos últimamente. Se vio con lo de Luis Suárez antes de Almería. Ni caso. 

Así que ya hay tema para la semana primera de diciembre: Guti, su baja forzosa y su sustituto en La Coruña. Otro devaneo de cabeza más para Víctor Fernández. No hay una semana tranquila en el Zaragoza contemporáneo. 

Etiquetas
Comentarios