Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

real zaragoza

Pombo, el primer señalado de la segunda línea atacante tras la llegada de Puado

Víctor Fernández, que lo dejó este viernes fuera de la lista para viajar a Madrid al partido contra el Rayo, fue muy claro en las razones: "estará en el lugar que corresponda a su rendimiento", sentenció el entrenador.

Pombo pasa con el balón por delante de Víctor Fernández en el último entrenamiento de la semana, este viernes en la Ciudad Deportiva, antes de saber que no iba a ser convocado para viajar a Vallecas.
Pombo pasa con el balón por delante de Víctor Fernández en el último entrenamiento de la semana, este viernes en la Ciudad Deportiva, antes de saber que no iba a ser convocado para viajar a Vallecas.
Francisco Jiménez

Jorge Pombo está de nuevo bajo la lupa de las dudas respecto de su rendimiento. El mediapunta aragonés se cayó este viernes de la lista de convocados para el partido de Vallecas, ante el Rayo, que tendrá lugar a las 16.00 en el estadio madrileño. Su mala racha de juego desde que volvió a contar para Víctor Fernández, su nulo acierto ante el gol (no ha marcado ninguno) y, sobre todo, su actitud en partidos concretos como el último ante el Albacete, han vuelto a sacarlo del carril totalmente. 

Además, este apartamiento puntual coincide con la llegada y el debut inminente de Puado, el fichaje extra ejecutado por el club para ocupar la ficha vacante dejada por Dwamena, tras la afección cardiaca que ha apartado al ghanés del fútbol sine díe. El nuevo jugador, que llega cedido del Espanyol, juega justamente de mediapunta. Así que en ese vagón de futbolistas van a estar los damnificados inmediatos de la incorporación de Puado, que llega con la obvia vitola de titular.

Víctor Fernández no se cortó a la hora de evaluar la situación de Pombo en estos precisos momentos. Lo hizo en la matinal del viernes en su rueda de prensa previa al viaje a Madrid. «Pombo, a partir de ahora... estará en el lugar que corresponda a su rendimiento. Simplemente", comenzó sentenciando el entrenador.

Y, a continuación, en una pequeña tesis ejemplarizante, Fernández ubicó con más concreción los acontecimientos que vienen para Pombo y, quizá, también para algún compañero más de la segunda línea atacante. 

"Si tenemos un delantero que mete 20 goles, que nadie se preocupe, que no iremos a gastar el dinero en otro delantero. Si tenemos un portero que nos para todo, el poco dinero que tenemos no nos lo gastaremos en un portero. Buscamos aquello en donde se ve que hay una carencia, una necesidad. Y esto afecta a una serie de jugadores cuya solvencia no corresponde con lo que exige el Zaragoza y las aspiraciones de estar arriba en la tabla. Hay que subir. Y hay que corresponder con el rendimiento necesario para ello. Nada más», concluyó con contundencia el técnico.

Pombo, camino de cumplir los 26 años en febrero, añade una nueva muesca a su particular montaña rusa de vivencias desde que ascendió al primer equipo procedente del filial, el RZD Aragón, en 2016 (hace ya 4 temporadas). En sus diferentes fases de juego y de relaciones con los entrenadores, solo encontró cierta regularidad en los pocos meses (apenas tres) que estuvo César Láinez al frente de la primera plantilla zaragocista. 

Antes, Pombo ya había tenido episodios de divorcio con Luis Milla; después con Raúl Agné; y después de su afianzamiento con Láinez, también padeció fluctuaciones en su actitud y comunión con técnicos como Natxo González o, el año pasado, en el triplete del curso: Idiakez, Alcaraz y Víctor Fernández

En esta campaña, la presencia de Pombo con el '8' a la espalda acabó siendo, en septiembre, una sorpresa para la mayoría del zaragocismo, pues desde la propia área deportiva del club se había anunciado en junio la necesidad de que Pombo saliera del equipo y rompiera su vinculación definitivamente con el Real Zaragoza tras muchos meses de dura polémica a cuenta de su renovación de contrato, maniobra que se enquistó de mala manera hasta el punto de provocar fricciones con Lalo Arantegui, el director deportivo, y su ámbito de representación, que llegó a sufrir cambios radicales durante los meses del litigio. 

Que Pombo se quedara, al final de muchos meses de rozamientos y chispazos elevados a públicos por Arantegui, fue algo inesperado. Víctor Fernández, que llegó a tener la sugerencia al inicio de temporada, en las jornadas disputadas en agosto (aún con el mercado estival abierto) de no convocar al jugador aragonés para forzar su decisión -la marcha a otro club era el mandato que tenía Pombo, pero con la condición de dejar un dinero de traspaso suficiente en las arcas zaragocistas-, acabó incluyendo al '8' en las convocatorias, incluso antes de que la dirección deportiva pusiera fin al conflicto interno. 

Ahora, tras un trimestre de pocos brillos en el juego de Pombo, surge este timonazo en los planes tácticos del equipo, que necesita matices técnicos que el jugador zaragozano no está sabiendo aportar. Parece que ha comenzado otro vaivén de fuertes bandazos para Pombo, como ya vivió el canterano en años precedentes. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión