Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

El sueño imposible de fichar a Riqui Puig

El Real Zaragoza ha tanteado recientemente de manera formal la incorporación del prometedor centrocampista del FC Barcelona, pero la negativa del jugador a salir cedido hacen ahora inviable la operación

Riqui Puig, en un partido del FC Barcelona contra el Girona
Riqui Puig, en un partido del FC Barcelona contra el Girona
FC Barcelona

Más allá de Darío Poveda (Atlético de Madrid), el nombre y apellido que el Real Zaragoza desea para completar el ataque de Víctor Fernández en el próximo mercado de enero, y siempre y cuando alguna salida libere techo salarial, la intención del club aragonés es, además, la incorporación de un centrocampista. En este sentido, el Real Zaragoza ha tanteado en los últimos días de manera formal la cesión de Riqui Puig, mediocentro-interior de 20 años del Barcelona B. Es la gran aspiración del club aragonés -ya el pasado verano se valoró su llegada, aunque no se fue más allá de eso-, y se ha posicionado para ofrecerle al club azulgrana y al jugador un destino ideal: por cercanía, ciudad, filosofía de club, idea de juego y relevancia social. El Barça quiere que el jugador bandera de su cantera acumule minutos y un notable bagaje competitivo, por eso entiende la Segunda División como el marco apropiado para el desarrollo del centrocampista, aun conociendo que es un futbolista que también tiene un mercado en Primera y en el fútbol holandés, como el Ajax o el Utrecht.

Y ahí radican los problemas para que esta operación haya progresado más allá de esos contactos iniciales: en la competencia que constituyen clubes de superior categoría y de mayor atractivo deportivo, pero sobre todo en la posición del jugador. El Zaragoza ha conocido la negativa de Riqui Puig a salir cedido del Barcelona. Ahora mismo, no contempla marcharse ni desligarse de la dinámica del Barça B por mucho que el club le haya aconsejado lo contrario. Esta postura, ahora firme, es la que, a día de hoy, imposibilita que la negociación avance hacia un acuerdo, y así se le ha trasladado al Zaragoza, donde se observa la operación como un sueño imposible que solo un giro radical de los acontecimientos, las posturas personales y el mercado pueden habilitar conforme se acerque el mercado invernal. En este sentido, el Zaragoza mira otras opciones.

Para la incorporación de un centrocampista, el Real Zaragoza debería acordar un contrato muy favorable en lo económico y, además, aligerar su masa salarial con la salida de alguno o algunos de los futbolistas de la actual plantilla. Como aseguró este miércoles Lalo Arantegui en el acto de presentación de Javi Puado, al club apenas le queda margen para el fichaje de un futbolista más, una porción del presupuesto (en torno a las 250.000-300.000 euros) que está reservada para un delantero de unas características técnicas, físicas y tácticas concretas, con Darío Poveda como objetivo.

La voluntad del Real Zaragoza, con la dirección deportiva de Lalo Arantegui como vértice de decisión en este caso, es servirle a Víctor Fernández un centrocampista más, una de sus solicitudes del pasado mes de agosto. No obstante, el perfil de Riqui Puig, un futbolista creativo, de talento mayúsculo, gestor del juego, desequilibrante, pasador y con un físico menudo (1,69), contrasta con aquella petición de Víctor Fernández de un mediocentro que mezclara calidad física, defensiva y técnica (Peru Nolaskoain era su prototipo de refuerzo en este sentido).

El Zaragoza, ante todo, ha intentado aprovechar la rendija que el Barcelona ha abierto decidiendo la conveniencia de ceder a Riqui Puig. Este mismo martes, en una entrevista en el diario Sport, el responsable del fútbol formativo del Barça, Patrick Kluivert, lo dejó claro: “Si ves los centrocampistas del primer equipo (De Jong, Arturo…), ¿dónde vas a poner a Riqui? Con todo el respeto. Es difícil. Es mejor para Riqui irse cedido para competir a un nivel diferente y que pueda volver”. Sin embargo, el pensamiento del jugador, ahora es otro, es quedarse. Si cambia su opinión y el Barcelona lo considera el destino apropiado, Riqui Puig ya sabe que tendría la puerta del Real Zaragoza abierta en enero. 

Etiquetas
Comentarios