Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

UD Almería-Real Zaragoza, un partido para nota

El equipo aragonés afronta este domingo (16.00) un duelo de alta dificultad ante el equipo de moda de la categoría a causa de su propiedad. Los de Víctor Fernández llegan con bajas relevantes pero con gran ilusión.

Vigaray, una de las novedades del Real Zaragoza en Almería, en el penúltimo entrenamiento de la semana.
Vigaray, una de las novedades del Real Zaragoza en Almería, en el penúltimo entrenamiento de la semana.
Francisco Jose Gimenez Vidal

Afronta el Real Zaragoza este domingo un partido para nota en Almería. Es una prueba dura, que servirá para medir la calidad y la longitud de onda de la reacción experimentada por los aragoneses el pasado fin de semana, cuando ganaron 3-0 a Las Palmas para poner fin a una racha negativa de peligrosos ademanes.

El Almería es la atracción mediática de esta liga 2019-20. Es el equipo llamativo y curioso, que provoca chanzas y envidias al cincuenta por ciento, desde la llegada del ministro de Arabia Saudí Turki bin Abdulmohsen bin Abdul Latif Al-Sheikh para convertirse en su propietario, previo pago a la anterior SAD de 20 millones de euros. Porque este singular personaje, además de elevar el presupuesto del club andaluz hasta el tercer escalón de la categoría (solo superado por los ‘ex Primeras’ Girona y Huesca), hace y deshace a su libre albedrío, ficha, despide, sortea coches antes de los partidos y hasta propuso –sin éxito, de momento– un cambio de uniforme de los rojiblancos, porque no le gustan las rayas.

En la capital de la Alcazaba, tras varios años de penurias clasificatorias en la áspera Segunda División, han vuelto a soñar de la mano del excéntrico Turki. Hubo muchos recelos en agosto, cuando aterrizó con unos modales bien alejados de lo ordinario. Pero el equipo, a base de fichajes con talonario en mano, se colocó arriba desde el inicio y ahí sigue. Empezó esta 15ª jornada en el 2º puesto, en ascenso directo, su único objetivo. Víctor Fernández dijo en su rueda del viernes que «Almería es el escenario más exigente de esta temporada» en la división de plata. No parece una excusa del técnico aragonés, pues todo el envoltorio del cuadro almeriense invita a pensar que, en efecto, esta plaza es este año un baluarte difícil de expugnar para ‘los normales’.

El test es para nota porque, asimismo, el Almería vive horas calientes. Con muchos alicientes para sus piezas claves. La semana pasada, el jeque saudí no aguantó más a su anterior entrenador, el portugués Pedro Emanuel, al que él mismo trajo de la mano por decreto tras la compra accionarial (despidió entonces a Óscar Fernández, quien había hecho toda la pretemporada, en un minuto de ordeno y mando). Y, sorprendentemente, el dirigente ha generado una crisis de gobierno que deberán superar ante el Real Zaragoza, pues en el banquillo rojiblanco debutará hoy el exmadridista José María Gutiérrez ‘Guti’, una moneda al aire por su poca experiencia en los banquillos. En las últimas horas, aquí en la capital almeriense, se percibe cierto aturdimiento en el entorno del equipo, una sensación de extrañeza que podría afectar a los jugadores si las cosas no les salen bien desde el inicio.

Ahí es donde entra en juego el Real Zaragoza, el convidado a este festival de rarezas en el abierto y sui géneris estadio de los Juegos Mediterráneos. Los de Víctor están en disposición de sacar tajada de este batiburrillo que sufre en sus entrañas el rival sureño. Es un día para estar listos. Para tener un poco de fortuna y agitar el árbol de los nervios de los de enfrente, que se saben superiores pero que no están en un punto adecuado de calma y pulso firme. Al contrario.

El problema añadido para el cuadro zaragozano es que acude a Almería muy mermado en piezas claves. No estará Cristian Álvarez, el portero de primer nivel que posee la plantilla, pues se lesionó para días el último domingo. Y tampoco podrá jugar el goleador, la estrella de este año, el delantero Luis Suárez, castigado con cinco amarillas y al que, pese a intentarlo, el club no ha podido indultar tras pasar por todos los comités y tribunales posibles. Por esto, también, el choque en Almería es para nota para el Real Zaragoza actual.

Viene, además, el equipo de Fernández de un 4-0 adverso en el último viaje, aquel terrible de Gijón hace 15 días. Un antecedente tan reciente y doloroso que, por un lado pide revancha y reparación inmediata, pero, por otro, origina miedos a una posible repetición o semejanza, dado el potencial del anfitrión almeriense.

En este variopinto envoltorio, los zaragocistas van a presentar un once inicial con novedades importantes. Volverá Vigaray al lateral derecho, una buena noticia, después de su segunda convalencencia por lesión muscular. También parece que Kagawa puede regresar a la mediapunta, tras su ausencia significativa (por baja forma) el último día. Y, por causa de fuerza mayor, se estrenará como titular en la portería el gallego Ratón. Y, en punta, toca jugar de postizo y Pombo tiene muchos numeros para ejercer de ‘falso 9’.

El Almería será el de los fichajes caros: Darwin Núñez, comprado al Peñarol uruguayo por 4,5 millones (el 80 por ciento del presupuesto zaragocista);Petrovic, serbio llegado del Sporting de Lisboa; Maras, otro serbio, captado del Chaves luso; Silva, traído del Botafogo brasileño; Lazo, cedido por el Getafe; Juan Muñoz, del Leganés; Coric, croata del Roma...

Etiquetas
Comentarios