Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

La expectación y el escepticismo de Víctor Fernández sobre el fichaje exprés de un '9'

El entrenador del Real Zaragoza dejó otra dosis pública de su sentir en los últimos días respecto de la maniobra del club para intentar paliar la baja forzosa del delantero Dwamena por su problema cardiaco.

Víctor Fernández, este viernes en la Ciudad Deportiva.
Víctor Fernández, este viernes en la Ciudad Deportiva.
Toni Galán

Entre la expectación y el escepticismo vive Víctor Fernández el paso de los días desde que el Real Zaragoza se puso en marcha, hace dos semanas, para peinar el reducido mercado nacional y de futbolistas en paro en busca de un fichaje urgente para la delantera. Se trata de una maniobra súbita de los ejecutivos del club una vez asumido que Dwamena no volverá a jugar en el Real Zaragoza a causa de la seria dolencia cardiaca que ha aconsejado a los médicos a parar en seco la trayectoria del delantero ghanés mientras los análisis y chequeos clínicos dan luz definitiva a su patología.

Víctor palpa el problema con la implicación profesional de quien es el primer damnificado por el caso Dwamena, en términos deportivos, pero con la lejanía de quien no está en el primer plano de las negociaciones ni, tampoco, en el punto de decisión definitiva de lo que acabe sucediendo al respecto.

"El club está mirando las posibilidades. Son posibilidades muy reducidas, muy limitadas. Hay que valorarlas y calibrarlas muy bien. El coste que suponen y lo que te pueden maniatar de cara al futuro. Pero no puedo pensar mucho a medio o largo plazo porque, de aquí al mercado de enero, nos quedan 10 o 12 partidos todavía", volvió a avisar Víctor Fernández, que cada pocos días emite sus mensajes como sujeto paciente de un agujero tremendo que se ha ocasionado en su plantel en un puesto crucial: el delantero centro estrella, el jugador más caro del vestuario, un goleador.

De refilón, una vez más, Víctor recordó lo que ya advirtió algunas veces en verano, durante la pretemporada y al acabar el mercado estival el 2 de septiembre: "Yo sé que me faltan varios jugadores. Varios. No uno. Me faltan varios, no me voy a reiterar en lo mismo", dejó dicho un día más.

Es una situación delicada y, se haga lo que se haga finalmente ahora entre octubre y noviembre, en un plazo especial que concederían la Liga y la Federación para inscribir un fichaje extraordinario por una lesión grave (la enfermedad de Dwamena), va a ser un caso de difícil valoración apriorística: tan malo puede resultar fichar deprisa a un ariete que luego no resulte y lastre el presupuesto de enero e, incluso, el del año que viene, como esperar hasta enero cuando el mercado se abra y el escaparate sea mucho más nutrido de piezas, pues para entonces el equipo puede estar ya lejos de sus objetivos.

"Si esperamos a enero, eso no quiere decir que el 1 de enero ya vayan a estar aquí para jugar el primer partido, para Reyes. No será así. Los jugadores no quieren venir al principio de enero. Los que están en Primera se esperan... una, dos, tres semanas para ver cuál es el mejor destino que pueden encontrar", avisó Fernández a los ejecutivos, mostrando así su resquemor y sus dudas sobre el momento exacto de la posible llegada de los refuerzos.

Víctor, en esa disyuntiva, es partidario de apostar, de arriesgar por la primer opción: fichar enseguida y no quedarse incompletos durante muchos partidos oficiales. "Por todo esto, yo creo que, si se puede hacer algo ahora, se va a hacer. Hay algún elemento que pudiera incorporarse, pero tampoco lo veo fácil. Y no es fácil ahora, ni lo será luego en enero", volvió a reincidir con su mezcla anímica de expectación y escepticismo a partes iguales.

En cierto modo, a Víctor le fastidia mucho verse ahora (él y el Real Zaragoza en global) en estas circunstancias que, de haberse cumplido su ruego a finales de agosto, con la contratación de otro delantero y de un centrocampista de primer orden, la baja de Dwamena estaría siendo menos dañina futbolísticamente para el grupo. "Llevo muchos días sin traumatizarme con este asunto. Este es un tema que, desde el mes de agosto, yo ya pasé página. En agosto ya dije lo que tenía que decir. Y no lo voy a volver a repetir. No voy a decir nada más porque, lo que es, es; y lo que será, será", concluyó su nueva petición, con cierto desdén.

Etiquetas
Comentarios