Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

El rocambolesco partido en Fuenlabrada termina... con el Zaragoza subcampeón de las fiestas patronales

El aplazamiento del encuentro, programado originalmente el 18 de septiembre, acaba con los madrileños festejando su propio trofeo como campeón de fiestas locales un mes después. 

Los jugadores del Fuenlabrada, con el trofeo de campeón de sus fiestas patronales.
Los jugadores del Fuenlabrada, con el trofeo de campeón de sus fiestas patronales, en la noche de este miércoles tras ganar 2-1 al Real Zaragoza.
Fuenlabrada CF

El Fuenlabrada-Real Zaragoza de la primera vuelta de la temporada 2019-2020 nació cruzado, vivió cruzado y murió cruzado para los intereses zaragocistas. El encuentro, que originalmente estaba programado para el pasado 18 de septiembre, terminó siendo aplazado un mes por petición del club madrileño, que solicitó no jugar aquel día por no disponer de suficientes jugadores tras sufrir su plantilla una gastroenteritis aguda colectiva. 

Entonces, el Real Zaragoza vivía en la cresta de la ola de su particular temporada: venía de golear 0-3 en Alcorcón, estaba en ascenso directo y a tiro del liderato del Cádiz. Llegaba eufórico a una cita que nunca se llegó a jugar por el citado problema de los madrileños. El partido, finalmente, se disputó en la noche de este miércoles y el Real Zaragoza perdió 2-1. No jugaron de titulares, por lesión o acumulación de cansancio, Dwamena, Vigaray, Kagawa, Luis Suárez o Eguaras, futbolistas que llegaban en plenas condiciones de disputar el partido hace un mes, en su fecha original. En este sentido, el perjuicio para Víctor Fernández ha sido evidente. Mayúsculo. 

Por el camino, justo hace una semana, el Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol rechazó la petición del Málaga de aplazar su encuentro frente al Cádiz por circunstancias de fuerza mayor que, según los malacitanos, habían reducido la plantilla a menos de once jugadores por la marcha de futbolistas con sus selecciones y otras bajas. Competición rechazó aquel recurso y el partido se jugó, con triunfo, por cierto, 1-2 para el líder Cádiz. 

Para rematar la rocambolesca historia del Fuenlabrada-Real Zaragoza de la primera vuelta, la última imagen del partido de este miércoles es el equipo al completo del club madrileño (familiares y empleados del club incluidos) festejando sobre el césped del estadio Fernando Torres el trofeo que les acredita como campeón de las fiestas patronales de Fuenlabrada, que se celebraban en la localidad del sur de Madrid a mitad de septiembre, cuando estaba previsto originalmente el partido. Un trofeo conmemorativo, simbólico, que al parecer también se aplazó a este miércoles. Al Real Zaragoza se le premió, según anunció previamente el club, con la copa de subcampeón. En caso de empate, según las reglas, "por cortesía se entrega al equipo visitante". Un detalle extraño cuanto menos, un último asterisco más que colocarle a este sui géneris partido que se disputó un mes después de lo previsto, en condiciones diferentes y que, además de los tres puntos, tenía en juego el trofeo de fiestas locales de Fuenlabrada. Ver para creer. 

Etiquetas
Comentarios