Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Víctor sigue invicto

Aunque en Oviedo dejó escapar una ocasión de victoria, el Real Zaragoza sigue sumando, y es el único equipo de Segunda que aún no ha perdido ningún partido

Jornada 8: Oviedo-Real Zaragoza
Víctor Fernández da órdenes en el Carlos Tartiere
Álvaro Campo / LOF

El Real Zaragoza es el único equipo de la categoría que ha sumado en todas las jornadas. Permanece invicto. Ocho jornadas de curso y sigue arriba en la clasificación, atornillado, pese a contar con un partido menos, en el pelotón destacado de Segunda División. Lleva ahí toda la temporada, en realidad, un síntoma de su capacidad competitiva y de su punto de madurez y oficio: le salgan bien o mal los partidos, es un equipo que ofrece garantías, muy complicado de ganar, sólido. En el Carlos Tartiere de Oviedo, emitió el conjunto de Víctor Fernández una de sus versiones grises, muy alejada de lo que puede dar y ya ha dado esta campaña.

La fragilidad del rival asturiano fue su mejor asidero, y solo con concesiones propias le dio vida durante los noventa minutos. El colista exhibió las razones de tal condición y abrió puertas que el Zaragoza no atinó a encontrar. El Oviedo se presentó como un adversario con la sintomatología clásica de un equipo perdido: debilidades defensivas, precipitaciones e imprecisiones, descontrol… Solo su pegada, el soberbio nivel de Alfredo Ortuño, se salva de ese naufragio y con eso le bastó para dejar al Zaragoza sin triunfo: el Oviedo remató más, lanzó más saques de esquina, obligó al portero de enfrente a más paradas, tiró más desde dentro del área...

Al equipo de Víctor Fernández le volvieron a faltar soluciones ofensivas a la hora de interpretar al rival en clave de victoria. Le sucedió contra el Lugo, en buena parte del encuentro frente al Extremadura -hasta su imponente arreón final- y frente al Oviedo: excesivas prisas y vértigo en su juego, desorden posicional (jugadores compartiendo espacios, jugadores pisando las mismas líneas de pase…), falta de precisión y claridad en sus ataques estáticos…

Desde su victoria frente al Alcorcón, su fútbol apenas ha evolucionado. Al Real Zaragoza aún le falta ser un equipo constante en su funcionamiento, mejor definido, algo con cierta lógica en un equipo en construcción. La calidad de sus hombres principales, las inspiraciones individuales, maquilla parte de esas carencias, pero esos hombres son aún demasiado irregulares. El Málaga y el Cádiz, esta semana, dirán hacia dónde va el Zaragoza tras su gran inicio liguero, en el que la cosecha de puntos es tan incuestionable como el margen de crecimiento de su fútbol.

De momento, los números son irrebatibles. Todo lo sujetan. Y el Zaragoza suma y suma, de uno en uno, de tres en tres… Eso siempre te conduce arriba. Después de esta jornada, a falta de jugar aún el partido pendiente contra el Fuenlabrada, Víctor es el único invicto: el Almería cedió su primera derrota de la temporada contra el Cádiz, el líder, un rival que asoma al fondo de la semana del Real Zaragoza.

La escuadra de Víctor es la menos goleada de la temporada (solo ha encajado cuatro goles, los mismos que el Huesca, aunque con un partido menos), es de las más realizadoras, es firme en su estadio de La Romareda… Presenta rasgos competitivos que marcan un buen camino. Tiene avales.

Desde la tercera posición, a cuatro puntos del líder pero con un partido menos, el conjunto aragonés afronta un tramo de campaña en el que su fútbol deberá estirarse: Málaga, Cádiz, Numancia, Fuenlabrada y Mirandés sobrecargan el calendario en las próximas tres semanas.

Está, así, en el momento de dar ese paso adelante que se viene intuyendo desde hace tres semanas en varias fases de sus partidos: el comienzo y el final contra el Extremadura, los primeros minutos de la correosa cita frente al Lugo, buena parte de la primera mitad contra el Oviedo en el Carlos Tartiere… El Real Zaragoza ha manifestado manejar buenos argumentos, pero lo ha hecho a ratos, a fogonazos. Como decía esta semana Kagawa, «hay que mejorar como equipo». Hasta entonces, el granero va creciendo, sumando y sumando. 

Etiquetas
Comentarios