Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Linares, el ídolo aragonés en Oviedo que no ha debutado aún este año en Zaragoza

El delantero de Fuentes de Ebro vivió 4 temporadas inolvidables entre 2014 y 2018, en el resurgir del club carbayón que venía de un calvario en Tercera División y la muerte vegetativa. Ahora, apenas cuenta en su casa.

Linares, hace dos temporadas, con la camiseta del Oviedo en el Carlos Tartiere en el partido ante el Real Zaragoza, pugna por el balón con Javi Ros.
Linares, hace dos temporadas, con la camiseta del Oviedo en el Carlos Tartiere en el partido ante el Real Zaragoza, pugna por el balón con Javi Ros.
HA

Miguel Linares Cólera es el zaragocista más reclamado esta semana desde los medios de comunicación de Oviedo. Todos quieren hablar con él. El delantero de Fuentes de Ebro tiene categoría de ídolo entre el oviedismo gracias a sus goles y su carisma en una fase crucial del reverdecer del histórico club carbayón, entre 2014 y 2018, cuando el club asturiano renació y volvió a tomar cuerpo en el fútbol profesional después de haber pasado un calvario de más de un trienio en la Tercera División (4 ligas, en dos fases distintas), jugando por los pueblos de Asturias, estando prácticamente muerto como SAD varios meses hasta que apareció, milagrosamente, la mano y el dinero del multimillonario mexicano Carlos Slim para sacarlo del coma y dotarlo de vida de nuevo. 

Linares es uno de los estandartes en el campo de esa época reciente. El goleador bandera de aquel Oviedo de Segunda B y del fulgurante ascenso, una década larga -muy larga- después, a Segunda División en 2015. El punta aragonés dejó el Carlos Tartiere al inicio de la pasada temporada, ya con 35 años. Y se fue al Reus para encarar la recta final de su carrera, ya cerca de casa. Se despidió de Oviedo con lágrimas, con una sentida carta a la afición. Sabía que allí ha calado su paso, que no es un futbolista cualquiera para los restos. 

En Oviedo celebraron con sidrina 52 goles suyos en esos 4 excelentes años con el '10' azul a su espalda. Los 28 primeros, claves para salir por fin del pozo negro de la Segunda B. Había llegado al Tartiere ya veterano, con 31 primaveras, después de un largo caminar por Huelva, Salamanca, Elche, Alcoyano, aquellos inicios en el Zaragoza B, el Utebo, el Fuentes, el Barbastro, el Huesca... pero allí alcanzó el cénit de su carrera en plena madurez extrema como delantero centro. 

En Reus, el año pasado, comenzó el curso como siempre: anotando tantos. Hasta 4 firmó en una primera parte de la liga accidentada en el club catalán, primero sin fichas diligenciadas (entre ellas, la suya), luego amenazado de liquidación y, finalmente, expulsado para siempre de la liga en enero. A Miguel Linares lo reclamó entonces un desesperado Real Zaragoza, que se hundía en el fango camino de esa Segunda B de la que él sacó al Oviedo a base de goles y goles a capazos. No dudó, con 36 tacos, en venir a echar una mano al club de su tierra, con los suyos, a casa, a Fuentes. Le dio al Zaragoza 2 goles vitales, ganadores, en Lugo y ante el Elche en La Romareda. Quizá la vida, como al Oviedo, aunque fuese en menor medida, con cuentagotas. 

Ahora, en el remozado Real Zaragoza, Linares cuenta poco. Casi nada. Solo ha ido convocado una vez. Víctor Fernández, el entrenador zaragozano, ya se lo advirtió en agosto: que se buscara salida, que aquí iba a tener poco espacio. No lo hizo. Prefirió quedarse con todas las consecuencias. Tiene por delante a Luis Suárez y Dwamena, los dos goleadores franquicia de Fernández de cara a la pelea por el ascenso. Ahí anda la estrella Kagawa, otro punta, este de lujo. No se ha estrenado. Cero minutos en 6 partidos. 

Y, en estas, llega el viaje a Oviedo. Allí lo esperan con los brazos abiertos. Ya fue el año pasado con la camiseta rojinegra del Reus, extraña sensación en 'su' Tartiere querido. Perdió 3-0 como reusense, pero fue aclamado por los 'suyos' de Asturias. Quizá esta vez, con el Real Zaragoza, Linares no tenga la oportunidad de pisar de nuevo la siempre húmeda -y a veces maltrecha- hierba del nuevo Tartiere. Salvo que Víctor Fernández haga una citación diferente a lo habitual, parece que el de Fuentes deberá seguir esperando en casa nuevas circunstancias. Quién sabe. Igual, tratándose de Oviedo y por otras coincidencias de índole deportiva (sobrecarga de Luis Suárez), Linares sí que tiene un sitio entre los 18. El sábado, la respuesta.

Etiquetas
Comentarios