Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

El Real Zaragoza jugará el domingo en un polvorín anímico de los locales: el Oviedo

La cúpula directiva, los ejecutivos deportivos, técnicos y futbolistas del Real Oviedo, colista con 2 puntos y anfitrión del equipo zaragocista en el Tartiere dentro de 6 días, dieron una rueda de prensa en la pasada noche en busca de unidad.

Saúl Berjón (izda.), capitán del equipo; Jorge Menéndez Vallina, presidente del club (segundo por la izda.); Joaquín del Olmo, hombre fuerte del grupo CARSO, propietario de la SAD con el multimillonario mexicano Carlos Slim a la cabeza (tercero); y Javi Rozada, nuevo entrenador ovetense, en la rueda de prensa súbita que dieron pasadas las 21.00 de este domingo, al regreso de Ponferrada.
Saúl Berjón (izda.), capitán del equipo; Jorge Menéndez Vallina, presidente del club (segundo por la izda.); Joaquín del Olmo, hombre fuerte del Grupo CARSO, propietario de la SAD con el multimillonario mexicano Carlos Slim a la cabeza (tercero); y Javi Rozada, nuevo entrenador ovetense, en la rueda de prensa súbita que dieron pasadas las 21.00 de este domingo, al regreso de Ponferrada.
Real Oviedo TV

Tal y como se preveía desde que, en el partido del mediodía del domingo el Real Oviedo perdió por 2-1 en Ponferrada, el Real Zaragoza jugará la próxima jornada un partido especial, extraordinario, fuera de lo común, por las circunstancias extremas que concurren en el presente de su rival de turno: el oventese.

Los azules llegan a la 8ª jornada como colistas. No unos colistas cualquiera. Los peores colistas desde hace décadas en Segunda. Y en el peor arranque de su historia en cualquier liga. Solo han sumado 2 de los 21 puntos disputados. Han caído derrotados en 5 de los 7 partidos jugados. Los otros dos que faltan, fueron empates. 

Que el estadio Carlos Tartiere va a ser el domingo próximo, 29 de septiembre, a las 18.30, un lugar sensible para con los suyos era algo que se daba por descontado en el seno zaragocista desde primera hora de la tarde del domingo. Es natural cuando un equipo empieza la liga tan erráticamente como el Real Oviedo actual. Pero la rueda de prensa nocturna, convocada súbitamente por todos los estamentos de la entidad carbayona cuando el domingo ya terminaba, pasadas las 21.00, escenificó lo excepcional del caso que se vive en la capital de Asturias. 

El presidente del club, Jorge Menéndez Vallina estuvo acompañado por Joaquín del Olmo, el hombre fuerte del Grupo CARSO, propietario de la SAD astur y cuyo dueño es el multimillonario mexicano Carlos Slim, cuyo yerno, Arturo Elías, es quien lleva en primera persona la gestión de la sociedad desde México. En el estrado también se sentaron el capitán del equipo, Saúl Berjón, y el nuevo entrenador, Javier Rozada (reciente sustituto del despedido Sergio Egea).

Fue una llamada desesperada a la unidad en medio de un lío monumental entre el oviedismo. El acto de contrición, solo 7 horas después de haber caído ante la Ponferradina y al poco de volver a Oviedo por carretera, supuso un arrodillamiento de los máximos responsables de la desesperada situación del equipo azul ante quienes pueden estar cerca de una postura de fuerza: la afición, que no da crédito al estrepitoso fiasco que está siendo el arranque liguero de su equipo, en principio candidato a estar en la zona de ascenso, como cada año. 

Todo -o casi todo- fueron asunciones de culpas. Propósitos de enmienda. Ruegos para lograr apoyos y comprensión general. La solicitud de miles de flotadores desde las gradas, ya en el partido con el Real Zaragoza de este domingo, para ayudar a salvar el peligro serio que se cierne sobre el futuro deportivo del Oviedo y disolver cualquier atisbo de algarada interna. Lo de siempre en estos casos. 

En el Tartiere ya se ha escuchado, en el último duelo ante el Elche, el "Del Olmo, vete ya!, destinado al embajador de Slim en la entidad. Antesala de lo que puede estar larvado y que el ex internacional con México (es decir, Del Olmo) se teme en caso de no ganar al Real Zaragoza en la próxima estación liguera. "No me planteo mi continuidad", abundó el azteca para dejar clara su intención aunque la bola de nieve pudiera seguir creciendo en el Tartiere. 

"No es grato que te piten: mi hijo estaba en el palco... Pero ojalá las críticas fuesen todas para mí, para que los jugadores estuviesen tranquilos. Tengo el apoyo del consejo y tenemos una gran relación. La gente inventa cosas que son mentira", apostilló Del Olmo, destilando esas gotas del divorcio que reina ahora mismo entre las gradas y el palco en Oviedo. 

En la primera fila de la comparecencia también se sentaron el vicepresidente del Consejo de Administración del Real Oviedo, Manuel Paredes; el consejero Fernando Corral; el director de relaciones institucionales, César Martín; el secretario técnico, Michu; y los otros capitanes de la plantilla; Christian Fernández, Tejera y Champagne. La solemnidad de la cita elevó a estado de excepción la situación del Real Oviedo. 

O sea, puso en coordenadas concretas el medio ambiente que se va a encontrar el Real Zaragoza en la ciudad ovetense el domingo por la tarde, factor de máxima relevancia a manejar por los zaragocistas en su próximo partido de liga. 

"Estamos haciendo el peor arranque de la historia, con muy pocos puntos, y estamos muy preocupados. Hay que buscar soluciones. La responsabilidad es muy grande, hemos puesto a disposición del equipo lo que pueda necesitar, un coach, big data...Tenemos que salir de esta situación y estar todos unidos", admitió Menéndez Vallina, el presidente, en su alocución. Una buena muestra del estado de las cosas. 

 "Queremos dar la cara, que la gente nos vea y que sepan que vamos a pelear hasta la última gota de sangre", añadió el dirigente. Trascendente. Hondo. Un termómetro de lo que es el Real Oviedo a estas alturas de liga y, por ello, descripción perfecta de lo que tendrá que lidiar el Real Zaragoza en su estación en Asturias.

Por todos estos detalles, deportivos y extradeportivos, y por los que, a buen seguro, acontecerán durante la semana recién comenzada, el Real Oviedo-Real Zaragoza se disputará en un escenario inusual dentro de 6 fechas. Habrá un partido sobre el césped del Tartiere y, simultáneamente, según discurra el juego y el marcador, otro paralelo en las tribunas y la zona VIP. En cierto modo, del Real Zaragoza dependen bastantes matices de la realidad que pueda ocurrir. Un prueba de madurez para los chicos de Víctor Fernández.  

Etiquetas
Comentarios