Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

El Real Zaragoza juega su quinto partido en las alturas de la clasificación

Los de Víctor Fernández reciben al Extremadura a las 18.00 de este domingo en La Romareda, que presentará un aspecto magnífico en apoyo del equipo que mejor ha iniciado una liga desde el descenso de 2013.

Los jugadores del Real Zaragoza y Víctor Fernández, durante el tiempo de hidratación, mediada la segunda parte, en el último partido en La Romareda, que el equipo aragonés venció por 1-0 de penalti en el minuto 87.
Los jugadores del Real Zaragoza y Víctor Fernández, durante el tiempo de hidratación, mediada la segunda parte, en el último partido en La Romareda, que el equipo aragonés venció por 1-0 de penalti en el minuto 87.
José Miguel Marco

El Real Zaragoza acometerá este domingo, a las 18.00 y frente al Extremadura de Almendralejo, su tercera comparecencia en La Romareda ante su enfervorecida e ilusionada afición. Antes, cada paso en el viejo estadio acabó en fiesta, en sensaciones positivas: victorias ante el Tenerife, por 2-0; y contra el Elche, por 1-0. Y es que la temporada viene bien nacida. Mejor que nunca hasta ahora en este largo penar por Segunda, una vez tuvo lugar el último descenso, en junio de 2013.

El equipo que dirige Víctor Fernández está jugando en las alturas de la clasificación. Esto es así porque, además de esos dos triunfos como local, sufridos pero merecidos y rubricados con goles nada tempraneros -al contrario-, los blanquillos también lograron empatar en Ponferrada (1-1) y golearon el último día en Alcorcón (0-3). 

Así que esta 5ª estación de la liga puede poner a los zaragocistas en la cumbre de la competición cuando se cumpla el primer mes del largo vía crucis. Es un día de expectación máxima. De ansias por ver si el actual Real Zaragoza confirma lo que aparenta. Para que la afición blanquilla pueda irse a cenar con la certeza de que, este año sí, el hábitat natural de su equipo del alma va a ser la cabeza de la clasificación, en busca del añorado ascenso a Primera de principio a fin del largo torneo. 

Se prevé un domingo de ambiente positivo. De energía favorable desde la grada hacia el césped. Ese escenario ideal que hace días que no se vive domingo a domingo. Víctor Fernández sueña con hacer de cada partido en La Romareda un festejo como aquellos cíclicos de la época de la Recopa, de la Copa del Rey... en los mágicos noventa que él vivió y abanderó.

Para ello, es imprescindible no dejar resquicio al fallo. Es obligado doblegar al Extremadura que llega a Zaragoza con mala cara, pálido en su arranque liguero, aún sin una victoria en el estómago y penúltimo con solo 2 puntos en sus alforjas. Cuando la liga aún no ha hecho más que dar sus primeros pasos, estos síntomas suelen traer desengaños a quienes se confían de antemano. Así que Víctor se ha encargado de gritar a los cuatro vientos que ¡ojo!, mucho cuidado con este duelo ante los de Badajoz, no vaya a salir la nuez cocona. 

La 5ª jornada asoma, eso sí, como una primera reválida -sin presión alguna por ser todo engrasado y en buena lid- para los zaragocistas. Es una marca en el tiempo que, en años precedentes, empezó a torcer el colmillo cuando otros equipos blanquillos empezaron con aire amable (el de Milla, el del año pasado de Idiakez). Hasta aquí se llegó, como mucho, en los buenos propósitos. 

Así que si el Real Zaragoza vuelve a pasar con nota alta el envite ante el Extremadura y se va a dormir con otro triunfo en el haber (serían 4 victorias de 5 citas), lo que supondría pisar el primer puesto en la tabla, aunque fuera acompañados de otros ex aequo, el zaragocismo recibirá un nuevo input de ánimo y esperanza lleno de fundamentos y bien cimentado. Es, por esta razón, un partido de cierta importancia ya para los de Víctor Fernández, que hasta ahora han jugado bajo ese vacío y nulas referencias que tienen siempre los primeros lances de cada liga. 

Fernández no puede contar por segundo partido seguido con el lesionado Igbekeme. Y ha dejado fuera, por motivos técnicos, al titular del último día Lasure. Huele a que vuelve Soro a la titularidad. Quizá también Clemente. Y habrá que ver si también Ros. Víctor avisó de que, cada partido, habrá entre una y tres novedades durante el año. Es su pauta para tener a todos enchufados, al menos a la mayoría. 

El rival extremeño, con el aragonés Luis Oliver Albesa como responsable societario de la SAD de Almendralejo, buscará en Zaragoza la senda de la victoria, de la calma clasificatoria, que se le ha negado por completo en los primeros 4 partidos. Empataron, 0-0, en su estreno en Lugo. Y perdieron en su otra salida, por 2-1, en Cádiz. Como locales, no les fue mejor. También empataron una cita, 0-0 con el Numancia; y perdieron 1-2 con el sorprendente Fuenlabrada novel. 

Los de Manuel Mosquera, con el zaragozano Sergio Gil como uno de sus 14 fichajes de la renovación del vestuario, saben que, o ganan en La Romareda, o el segundo proyecto de plata, tras el estreno del año pasado salvado in extremis del batacazo del descenso, empezará a complicárseles de mala manera demasiado pronto. Por esto no se espera que el Extremadura sea un rival plácido para el Real Zaragoza. Llegan ya con prisas y exigencias. Les urge obtener rentas. No están para tonterías pese a ser aún mitad de septiembre. 

Este es el libreto previo de la sesión futbolística de La Romareda en la tarde de este día 15 del noveno mes del año. Interesante. Sugerente. Lleno de afanes por hallar en Zaragoza ese grado de felicidad tan perdido hace un par de lustros, por lo menos

Etiquetas
Comentarios