Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Dwamena y Kagawa se unen al festival zaragocista

Luis Suárez por fin deja de monopolizar la amenaza zaragocista. El colombiano encontró ayer dos colaboradores para ejecutar a la perfección el plan de la victoria.

Real Zaragoza
Dwamena bate a Dani Jiménez, en el primer gol del Zaragoza en Alcorcón.
Enrique Cidoncha

El titular probablemente se queda corto... Dwamena y Kagawa no solo se unieron al festival, sino que fueron promotores básicos del meneo en toda regla que el Zaragoza le pegó ayer al Alcorcón en Santo Domingo. La jornada dejó altos beneficios para el Real Zaragoza, que durmió en puesto de ascenso a Primera como segundo clasificado, después de atrapar 10 puntos sobre 12 posibles en el arranque del curso. El dato de que solo haya encajado un gol llena la candidatura zaragocista de más razones estadísticas. Eso sí, números al margen, la asunción de un rol protagonista de Raphael Dwamena y Shinji Kagawa robustece de forma extraordinaria el ataque del Real Zaragoza, donde solo Luis Suárez había representado una amenaza real en el inicio liguero. Ayer, de uno se pasó a tres. Como el aceite Tres en uno: ‘psss’, ‘psss’. Onomatopeya preciosa este ‘psss, ‘psss’, que nada tiene que ver con decir chitón y solicitar silencio, sino con el fluido que, una vez presionado el pulsador, abandona el recipiente por la boquilla para abrir cerraduras. Ayer, otro tres en uno (Dwamena, Suárez y Kagawa) abrió el cerrojo del Alcorcón. La noticia, además de que el Zaragoza lo bordó, es que lo hizo con tres protagonistas en ataque. Luis Suárez ya no está solo.

#Dwamena llamó pronto al picaporte de la victoria. Se apreciaba óxido en el cerrojo alcorconero. Un central se queda, el otro no va, el portero sale pero no sale. En estas, apareció por allí Raphael para decir que sigue siendo aquel... Se lo curró Raphael Dwamena, que peleó la pelota regalada por la defensa del Alcorcón para batir a Dani Jiménez. Hubo error rival, pero mucha más virtud propia. El error lo forzó la presión zaragocista y lo concretó la voluntad de Dwamena, con un estreno goleador no solo fundamental en la victoria, sino en su bagaje personal.

Antes había marcado Romera un gol que habría sido precioso si no hubiera sido fuera de juego. Lo era. Era fuera de juego, me refiero... La ventaja consolidó al Zaragoza, muy firme atrás. Lasure y Nieto se intercambiaban en la banda. Lasure fue el apaño de Víctor para la baja de Igbekeme. El esfuerzo creador lo asumió el conjunto aragonés, que fue a por el segundo. Allí apareció Kagawa para barnizar la propuesta aragonesa, que ayer nació de Eguaras. En este contexto, sin noticias de Cristian Álvarez, era probable que llegara antes el segundo del Zaragoza que el primero del Alcorcón. Lo probable lo hizo posible Luis Suárez, que rentabilizó otro ostensible error de la defensa del Alcorcón. Lo de Luis Suárez no es nuevo. Ya lleva tres goles el colombiano. Ese tres es muy bueno. Pero, ‘psss’, ‘psss’, lo bueno de verdad en el mismo intermedio era que el ataque del Zaragoza lo abanderaban tres peligros reales: el de siempre, Luis Suárez, y los que ayer se unieron al festival, Dwamena y Kagawa.

En el inicio de la reanudación, un error de Grippo estuvo a punto de meter al Alcorcón en el sarao. Por fin nos dimos cuenta de que Cristian se había cortado el pelo y que defendía el portal. Víctor reaccionó y puso a Javi Ros por Lasure. Siempre es activo, ayer fue reactivo el navarro, que le metió sangre brava a un Zaragoza al que el 0-2 le sabía a poco. Por eso llegó un tercer gol para enmarcar. Cuando cualquier otro equipo de Segunda habría temporizado la bola esperando el pitido final, el Zaragoza se lanzó a por la portería rival. Elaboración de lujo, hilando de forma precisa, buscando la velocidad con pases muy sencillos, desbordando por completo la retaguardia rival. El hecho de que el contragolpe lo finalizara en gol el lateral derecho lo proclama todo. Broche de oro al triunfo aragonés, un gol de bandera de Vigaray con taconazo incluido de Kagawa. Victoria y muchas razones para creer. Una de las razones esenciales es triple: Dwamena, Kagawa y Luis Suárez.

Etiquetas
Comentarios