Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Un importante partido de liga a 30 de agosto, a 72 horas del cierre del mercado

El fútbol, la competición pura y dura, acomete en España su 3ª jornada dentro de un alterado orden de las cosas, con muchos jugadores fuera de sitio, con fichajes y ventas por cerrar y con la mente dispersa sin remedio.

Víctor Fernández, en el entrenamiento previo a recibir al Elche, en la tarde de este jueves, bromea con Kagawa y Nieto, sonrientes.
Víctor Fernández, en el entrenamiento previo a recibir al Elche, en la tarde de este jueves, bromea con Kagawa y Nieto, sonrientes.
José Miguel Marco

El partido Real Zaragoza-Elche CF de la 3ª jornada de liga, que se disputa este viernes en La Romareda (21.00) es, probablemente, el partido más raro del año que acaba de comenzar. Una cita que denuncia la aberrante normativa que sigue rigiendo en el fútbol español, para desesperación de técnicos, jugadores y muchos clubes (quizá no todos) y, seguramente, para beneficio de agentes, representantes y demás apoderados que abundan por el mundillo del fútbol profesional en franco progreso numérico. 

Que la liga esté en marcha desde el día 16 (allá por las fiestas de la Virgen de Agosto en la mitad del país) y el mercado de traspasos no se cierre hasta el 2 de septiembre, ya con tres jornadas de liga transcurridas en su integridad, es una barbaridad extemporánea que no admite justificación cabal. Excepto, claro está, que tenga su vínculo con los réditos económicos de uno de los sectores más activos del macronegocio del balompié profesional, esa 'industria del fútbol' (Tebas dixit hace días) a la que el vértigo de los clubes, las situaciones extremas de límites salariales de muchas entidades, los métodos de presión contractual de determinados futbolistas (aquí, el caso Pombo es palmario) y los trueques y maniobras de compro-vendo-cambio de última hora, con el cronómetro llegando al 00.00.00 en la medianoche del último día, alcanzan operaciones de enorme repercusión dineraria para quienes las consuman.

Mientras todo esto sucede, aumentando la temperatura de los teléfonos móviles, las videoconferencias y los ordenadores portátiles de una manera brutal en las últimas horas de mercado, resulta que los equipos se juegan hace días sus primeros puntos de la liga, puntos que en junio pueden llegar a ser claves para un ascenso, para una permanencia, para lo que sea

Tan importantes son, para el Real Zaragoza, los puntos dirimidos el primer día ante el Tenerife, el segundo en Ponferrada o, en la noche de este 30 de agosto, ante el Elche, como lo serán en mayo los de las últimas tres jornadas, o los de febrero o marzo. Cuentan lo mismo. Y, sin embargo, no se ponen en liza en las mismas condiciones que los que vengan en adelante. Estas tres primeras jornadas se juegan en un escenario con mucho suelo falso, con una evidente dosis de adulteración. Y las consecuencias son ahora mismo incalculables.

Ejemplos a mano, unos cuantos: Gallar, marcó el primero gol del Huesca en Las Palmas para ganar 0-1. Ahora está en el Girona y no será más azulgrana. En Almería, Nkaka anotó un tanto en la victoria primera de los andaluces ante el Albacete.... ahora ha fichado por el Rácing de Santander. El citado Las Palmas va a dirimir en mantillas las primeras jornadas por sus problemas presupuestarios y, a partir de la 4ª jornada, contará con un fichaje estrella, Jonathan Viera, que han eludido en frente los primeros rivales de los canarios. Y así sucesivamente hasta poder citar decenas y decenas de casos que hacen diferentes estas tres primeras fechas de la liga de las consiguientes. 

El Real Zaragoza, en este contrahecho ámbito de la liga de Segunda División, ha de hacer un paréntesis en sus vicisitudes particulares para cerrar la plantilla dentro de 72 horas de la mejor manera posible y centrar la mente en el Elche y en La Romareda. A martillazos. Los 3 puntos contra los ilicitanos son de oro, como todos este año en el que se pretende aspirar con fuerza al retorno a Primera. Ha de dejar aparcado en doble fila el lío con Pombo; los dimes y diretes sobre Bikoro, Linares, Lasure, Igbekeme... Las pretendidas incorporaciones, pedidas abiertamente por Víctor Fernández, de un delantero veterano y de un centrocampista táctico, de fuelle y envergadura, que pueda ayudar en el sostén de la medular y ayudar en defensa. 

Ante el Elche, en esta forzada tregua de despachos, hay que adoptar el modo competición, aunque cueste un mundo para algunos olvidar su presente y su futuro inmediato, que puede ser radicalmente diferente al que rige a 30 de agosto. Es algo tan pernicioso para los protagonistas del núcleo básico del fútbol (jugadores y entrenadores) como evitable si quienes gobiernan la industria decidieran un día de lucidez, como ya ha ocurrido en Inglaterra (vanguardia siempre en este negociado), que el mercado se cerrase justo 24 o 48 horas antes de que la liga dé comienzo. Es sencillo.

Así pues, si frente al Tenerife, el día 17 de agosto, ya hubo chirridos en el engranaje del Real Zaragoza porque hubo que jugar con varias cosas en el aire; si el otro día, en el envoltorio del choque en Ponferrada, se palparon chispazos porque varias cuestiones aún siguen sin resolverse; esta vez, a 30 de agosto, con solo 72 horas por delante para rematar la obra de todo el verano en el vestuario blanquillo, esta anomalía va a volver a sentirse en la epidermis de muchos: en unos casos por presencia en el césped, en otros por ausencia singular (los no convocados, de nuevo, Bikoro o Linares, además del transferible Pombo), en otros por las dudas que solo se disiparán en la madrugada del martes, día 3 de septiembre, cuando todo esté cerrado en la Liga de Fútbol Profesional y la Federación... como debería estar clausurado desde mitad de mes para que estas primeras jornadas no sonaran raro y no se tuviera la sensación de que el aire no es del todo puro en la pelea por los primeros 9 puntos del torneo

Si, de estas, el Real Zaragoza logra derrotar al Elche y acaba este peculiar tramo de la liga con 7 puntos de 9 en sus alforjas, del mal, el menos. Ese es el objetivo. No queda otra mientras la normativa no se acerque al sentido común.

Etiquetas
Comentarios