Real Zaragoza

real zaragoza

El Alavés, 15º equipo español invitado al Trofeo Ciudad de Zaragoza en 49 años

El rival vasco de la noche de este miércoles se estrena en el histórico torneo veraniego del Real Zaragoza, que nació en 1971 en tiempos futbolísticamente bien diferentes al actual.

El zaragocista Sergio García intenta superar en el área a los centrales del Real Madrid, Iván Helguera y el inglés Woodgate, en el Trofeo Ciudad de Zaragoza-Memorial Carlos Lapetra de 2005 (2-2 y victoria por penaltis de los aragoneses).
El zaragocista Sergio García intenta superar en el área a los centrales del Real Madrid, Iván Helguera y el inglés Woodgate, en el Trofeo Ciudad de Zaragoza-Memorial Carlos Lapetra de 2005 (2-2 y victoria por penaltis de los aragoneses).
Guillermo Mestre

Español (aún con eñe), Osasuna, FC Barcelona, Selección Aragonesa, Betis, Athletic de Bilbao, Atlético Madrid, Real Madrid, Getafe, Huesca, Teruel, Villarreal, Real Sociedad, Eibar y... desde este miércoles 7 de agosto de 2019, Deportivo Alavés. Este es el elenco de equipos españoles que, durante 49 ediciones del Trofeo Ciudad de Zaragoza (Memorial Carlos Lapetra desde mediados los años noventa del siglo pasado). Sin contar la permanente y obvia presencia del Real Zaragoza cada año, hasta ahora eran 14 los invitados con divisa nacional. La cifra aumenta a 15 con los vitorianos.

Porque, en efecto, el Alavés se estrena este año en el Trofeo de verano en La Romareda. Nunca participó del evento, que va ya camino del medio siglo de vida, con diferentes criterios, formatos y valoraciones desde el propio club. Con épocas doradas, fases de hundimiento y, ahora, con un sostén emocional adecuado a los tiempos que corren, con este tipo de torneos estivales de capa caída y sin los valores emocionales de antaño (basta dar un vistazo a los legendarios Carranza, Colombino, Teresa Herrera, Gamper...).

El 'glorioso' club de Vitoria viene a ocupar el rol en el partido de presentación del Real Zaragoza ante la nueva campaña que, en los años precedentes, han ostentado el Eibar (por dos veces), la Real Sociedad, el Villarreal o el Getafe (también dos veces): es decir, un rival de cercanías geográficas, con fácil desplazamiento hasta la ciudad aragonesa de ida  y vuelta en el día, con vitola de Primera División, que venga a dar los mínimos de nivel y enjundia para dar cierto lustre al arranque oficial de la temporada en cada caso.

Esta vez, incluso, este Alavés asentado en la élite hace un tiempo viene a resultar el único rival profesional con el que va a enfrentarse el Real Zaragoza en un atípico verano, este de 2019 de pretemporada de latón, ante adversarios aficionados, de Regional, y de Segunda B en su ras más alto, casos del Ebro, Calahorra, Nástic de Tarragona y el Tudelano (al que se visitará el viernes). 

No ha sido lo normal ver a equipos españoles por Zaragoza en la disputa del torneo. Porque el Ciudad de Zaragoza nació con el 'apellido' de INTERNACIONAL en su nomenclatura oficial. En los setenta, además, no fue un torneo de verano cuando comenzó a organizarse, sino que su disputa era en mayo, cuando la liga (y la Copa) concluía. Venía a cubrir un espacio vacío previo a las vacaciones entre temporadas. Poco después, según la moda imperante, ya sí pasó a ser una cita ineludible en la segunda quincena de agosto: con equipos mayoritariamente extranjeros y en formato cuadrangular, con tres días de fútbol en el estadio. Y así fue durante largos años. 

En los últimos 30 años, salvo excepciones muy puntuales (algunas estrambóticas), el torneo zaragocista se jugó siempre a partido único. Los presupuestos no daban para más ya a mitad de los ochenta. Se buscaba un rival con cierto gancho, a poder ser de fuera de España, y se le daba color al final del verano: Colonia, Peñarol de Montevideo, la selección nacional de Checoslovaquia, Dinamo Bucarest, Vasco da Gama, CSKA Moscú, Nacional de Montevideo, Hamburgo, Parma, Feyenoord Rotterdam, Twente Enschede, Chievo Verona, Livorno, Juventus de Turín, Lazio de Roma... siempre se encontraba una gatera para pactar este partido, bien mediante traspasos de algún jugador de por medio, bien a través de los activos agentes organizadores de estos bolos de cierto rango. 

Entremedias, también surgieron oportunidades, por la misma vía de las relaciones de traspasos o cesiones, de traer un par de veces al Barcelona, o al Real Madrid, o al Atlético de Madrid, o al Athletic de Bilbao... En los tiempos más recientes, con el Real Zaragoza en Segunda, el compromiso del torneo de verano se ha cubierto con el grado de prestancia que se ha podido hallar entre las enormes dificultades financieras de la SAD. Y ahí han ido desfilando los Espanyol (dos veces), Getafe, Villarreal, Real Sociedad y Eibar (los dos últimos años). Ahora toma el testigo el Alavés.

El día a día, el presente del Real Zaragoza, no da para más y los torneos de agosto tampoco. Es una especie en extinción. Aquellos tiempos de los Manchester United, Borussia Moonchengladbach, West Ham United, Palmeiras, Boca Juniors, Nottingham Forest, Sporting de Lisboa, Aston Villa, América de México... con equipos campeones de Europa o de América recientes, difícilmente volverán. Esto forma parte ya del cajón del romanticismo de los amantes del fútbol en pura esencia. Ni tangencialmente se toca con el actual negocio e industria del fútbol moderno, donde el grifo del dinero está en las giras asiáticas, por los Estados Unidos, por Oriente Medio...

Etiquetas
Comentarios