Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Papunashvili vuelve a probarse y Atienza pasa pruebas radiológicas en el hospital

El georgiano, tras 8 días de ausencia por el rebrote de las molestias en el tobillo dañado el año pasado, arrancó la semana en busca de la normalidad. El central cordobés, lesionado en Tarragona, evalúa su dolencia.

Papunashvili (en el centro de la imagen), participó en el entrenamiento del equipo este lunes después de una semana de parón por problemas en el tobillo dañado el año pasado.
Papunashvili (en el centro de la imagen), participó en el entrenamiento del equipo este lunes después de una semana de parón por problemas en el tobillo dañado el año pasado.
José Vidal

Lunes, inicio de la penúltima semana de pretemporada para el Real Zaragoza. O de la última, según se mire. Porque la que viene se entenderá ya como la previa al inicio liguero, en La Romareda el día 17 ante el Tenerife. Y en la Ciudad Deportiva, dos jugadores fueron protagonistas del inicio de la mañana: Papunashvili, por presencia, y Atienza, por ausencia. 

El extremo georgiano retornó al grupo después de una semana de preocupante baja, toda vez que hace 8 días le rebrotaron los dolores en el tobillo dañado la temporada pasada y que supuso la ruina de su participación con el equipo. Va a probarse de nuevo Papu a ver si puede entrar en los planes de Víctor Fernández de cara a la competición oficial que ya asoma tras la esquina. 

Y, por el contrario, el central cordobés, según lo previsto tras el amistoso de la noche del sábado en Tarragona, no se vistió de corto pues la cita principal del día era en el hospital Quirónsalud para ser revisado radiológicamente del muslo izquierdo, en cuya parte posterior sufrió un problema en el transcurso del duelo ante el Nástic, que obligó a sustituirlo antes del descanso. El parte médico, que se espera a lo largo del día, aclarará el alcance real de su mal y advertirá si puede debutar en liga contra los tinerfeños dentro de  12 días o si es una indeseada ausencia en una zona delicada del equipo en este verano, la de los centrales en el eje de la zaga, donde se acumulan demasiadas bajas por motivos físicos (Guitián, Grippo, Clemente).

Víctor Fernández comienza la recta final del verano futbolístico blanquillo. Con el Trofeo Ciudad de Zaragoza-Memorial Carlos Lapetra, que se jugará en 48 horas en La Romareda frente al Deportivo Alavés (el único rival profesional del calendario estival de pruebas) y el colofón atípico, el viernes día 10, en Tudela, frente al CD Tudelano de Segunda B, que será una guinda de menor fuste respecto de lo que ha sido habitual cada año, donde la presentación en casa era el cierre de la precampaña. 

Mientras tanto, Verdasca sigue trabajando con la plantilla zaragocista pese a no contar para nada en los planes técnicos. El central portugués debería cerrar su salida hacia otro equipo, en formato de traspaso con réditos para las arcas del club, antes del próximo fin de semana. 

Y el canterano Pombo, también incluido en junio en el paquete de transferibles, vive unos días de incertidumbre: ni encuentra acomodo fuera del Real Zaragoza, ni deja de contar para Víctor Fernández, en contra del aviso del entrenador en Boltaña, cuando advirtió de que los prescindibles no formarían parte de los amistosos. De hecho, Pombo estuvo brillante en Calahorra y pegó al ojo de la gente su actitud. De momento, sobre él, hay silencio oficial.

Etiquetas
Comentarios