Real Zaragoza

real zaragoza

Blanco y Clemente, los más tocados por un virus estomacal en Boltaña

El extremo no pudo entrenarse este sábado y el central canterano abandonó el ensayo enseguida con molestias intestinales. Se trata de algo pasajero y no se le da ninguna importancia médica por sus síntomas.

Enrique Clemente, con el doctor Ireneo de los Mártires, se marcha del entrenamiento matinal de este sábado en Boltaña aquejado de problemas gastrointestinales.
Enrique Clemente, con el doctor Ireneo de los Mártires, se marcha del entrenamiento matinal de este sábado en Boltaña aquejado de problemas gastrointestinales.
José Vidal

Álex Blanco y Enrique Clemente no pudieron entrenarse este sábado por la mañana en Boltaña con normalidad. Blanco se quedó en el hotel y Clemente abandonó el ensayo tras unos minutos de ejercicios aquejados ambos por un virus gastrointestinal que, eso sí, en principio no parece nada serio vistos los primeros síntomas. 

Hay algún miembro más de la expedición zaragocista con los mismos problemas (diarreas, algún vómito, malestar general), también en el cuadro técnico, pero se trata de un proceso leve, que no enciende ninguna alarma. 

Ya en días anteriores, otros casos semejantes se vivieron durante 24 horas entre el grupo de periodistas y otros visitantes esporádicos de la concentración en el Sobrarbe. Algo compatible con el agua, con el calor, con alguna cuestión mediambiental, sin mayor preocupación inicial. 

Así que, mientras se utilizan paliativos para los ya afectados y se ejerce un plan preventivo para el resto (los sanos son mayoría), el equipo ha trabajado con normalidad en el campo de Villaboya, con más balón, con más fútbol ensayado por Víctor Fernández siempre mirando a las porterías, al gol y a las combinaciones a aprender por mimetismo y repetición. 

Después del primer ensayo con rival en frente, la victoria anecdótica por 0-13 ante la Peña Ferranca de Barbastro (de Regional Preferente) acaecida en la tarde del viernes, no ha surgido ninguna novedad en el terreno físico y muscular. Prácticamente todos los futbolistas del Real Zaragoza están aptos para el esfuerzo diario. Solo tienen mermas Eguaras, que sigue recuperándose del golpe en el tobillo izquierdo que recibió el miércoles; Guitián, que avanza a buen ritmo en la rehabilitación tras ser operado el día 2 en Mallorca de una apendicitis; y Grippo, que juega como comodín en algunos ejercicios con balón dentro de su progresión después de venir de una grave lesión de rodilla hace ya 9 meses. 

Como curiosidad, cuando Clemente se ha marchado al hotel con mala cara por su proceso gastroenterítico, quien se ha colocado de defensa central ha sido el portero juvenil Azón, que lo ha hecho de maravilla en esa atípica posición para él. 

Etiquetas
Comentarios